TODOS LOS TEMAS
Viajar con perro

Riesgos y consejos a la hora de viajar con un perro en la bodega del avión

Compartir

Si viajar en avión es estresante para la mayoría de humanos, no es difícil imaginar cómo lo deben de vivir los perros, más aún cuando tienen que ir en la bodega. Por eso compartimos esta batería de consejos y de noticias relacionadas con la experiencia de volar con perro, porque aunque lo recomendable sea evitarlo por completo -es lo que aconsejan desde la Humane Society de EEUU- a veces no hay otra alternativa posible y en ese caso hay que prepararse bien (y con tiempo, sobre todo) para intentar que la experiencia sea lo menos traumática posible.

Animales de apoyo emocional, perros que sí pueden volar junto a sus dueños (en EEUU)

El triste relato de un trabajador del Aeropuerto de Barajas para concienciar sobre los riesgos de llevar perros en bodega

Viendo los vídeos que algunos viajeros comparten en youtube, viendo los reportajes de informativos y las noticias al respecto da la impresión de que llevar a los perros en la bodega del avión es una lotería: si no hace demasiado calor, si tienes la suerte que el personal de la línea aérea sea algo perruno, si no hay retrasos o problemas... entonces es posible que el can viaje y llegue bien.

Pero si se tuerce alguna de las anteriores cuestiones, el viaje puede ser una pesadilla, o peor.  

En EEUU hay líneas aéreas que han decidido eliminar el riesgo, ya no permiten a los perros viajar en la bodega de sus aviones tras demasiadas muertes y demasiadas polémicas.

Y hay otras que velan por la seguridad de los canes de otra manera: no aceptan perros cuando hace demasiado calor y podría ser peligroso para ellos. También hay organizaciones como la Humane Society recomiendan no viajar con los perros en la bodega de un avión salvo que sea indispensable.

En España varias líneas aéreas han optado por no permitir a perros braquicéfalos -los que son más proclives a tener problemas de respiración o golpes de calor- viajar en bodega.

Los riesgos están ahí, cada año mueren perros: en EEUU, donde las líneas aéreas tienen la obligación legal de compartir la información sobre muertes o incidentes con animales que viajan con ellos podréis ver que prácticamente cada mes muere alguno. En España es menos frecuente (pero sucede, como sabemos todos) sencillamente porque el volumen de viajeros caninos también es considerablemente inferior.

Empezamos en positivo para tratar de ver y vivir la experiencia desde el punto de vista de los perros. Una cámara oculta en el transportín de este Corgi nos permite eso mismo, hasta cierto punto puesto que no vemos el momento del vuelo.

Y aquí se puede ver el cuidado que ponen al sacar del avión a un perro en su transportín. Si siempre fuera así... 

Pero, ¿qué pasa cuando esa lotería juega en nuestra contra?

Esta mujer lo comprobó a su pesar. Aunque había contratado un servicio específico para que cuidaran bien de su Galga y de su gato, ambos estuvieron expuestos al sol y a temperaturas excesivas.

La perra, ya lo veréis, llegó medio muerta a su destino: sufría un golpe de calor, tenía heridas, estaba sangrando... 

Se pudo recuperar, ella tuvo suerte. Y ha denunciado lo sucedido para intentar que no vuelva a pasar.

 

Dado que ni siempre es posible evitar esos viajes, compartimos los consejos de la Humane Society al respecto

- Viaja sólo en vuelos directos.

- Compra un transportín de primera calidad y asegúrate que tu perro no pueda abrir la puerta del mismo. 

- Viaja en el mismo vuelo que tu perro y pide a ver si es posible que te dejen ver cómo meten su transportín en el avión y cómo lo bajan.

- Trata de evitar las fechas en las que los aeropuertos están a tope. Entonces es más probable que los animales se tratados con poco cuidado.

- Al subir al avión, notifica al capitán y a al menos un auxiliar de vuelo que tu perro está en la bodega. 

- Si tu perro es braquicéfalo, evita directamente llevarlo en la bodega.

- No es recomendable llevar a un cachorro en la bodega.

- Si tienes que volar en verano o invierno, trata de elegir horas en las que la temperatura no sea extrema. Por la tarde en invierno, por la mañana o por la noche en verano.

- Mucho cuidado con el collar de tu can, que no se pueda enganchar en las rejillas del transportín.

- Lleva al perro extra bien identificado con una chapa en el collar y también con la información sobre el viaje y la dirección y teléfono donde te puedan contactar.

- Coloca etiquetas en el transportín también con esos datos para que sea muy fácil localizarte.

- Asegúrate que han cortado las uñas de tu can para que no se pueda enganchar.

- Al menos un mes antes de viajar deberías acostumbrar a tu can a pasar tiempo en el transportín para que así se reduzca al mínimo su estrés durante el viaje.

- Salvo que te lo recete tu veterinario, no le des tranquilizantes.

- No des de comer cuando queden cuatro - seis horas para el viaje. Sí le puedes dar agua. Y se recomienda poner cubitos de hielo en su bebedero en el transportín.

- Al llegar al destino, comprueba que tu can está bien. Si no es así, si piensas que tiene cualquier problema, al veterinario de la misma.

¿Cuándo puede ir un perro en cabina? 

Resumiendo mucho, cuando pesa en torno a 7kg porque la gran mayoría de las líneas aéreas admiten en cabina canes que -incluyendo el transportín- no superen los 8kg.

Este vídeo contiene muchos consejos prácticos avalados, igualmente, por la Humane Society:

 

También hay otras cuestiones a tener en cuenta, por lo que es importante leer siempre la letra pequeña de las condiciones en cada caso. 

En en Iberia, por ejemplo, pueden viajar en cabina perros guía, perros de asistencia a las personas sordas y también, aunque solo en trayectos limitados, "animales de soporte psiquiátrico o emocional", es decir, los perros que acreditan convenientemente "que ofrecen apoyo terapéutico a quien padece algún daño psíquico o emocional diagnosticado". 

Esto algo relativamente común en EEUU porque allí es un derecho protegido por la ley desde hace ya muchos años, pero no es para nada habitual en España, de ahí estas fotos de la perra de un conocido y ultra perruno decorador que tantos suspiros de envidia han desatado.

Posteriormente, Iberia modificó las normas y ahora en Iberia solamente pueden volar animales de soporte emocional en vuelos con origen o destino EEUU.

Te puede interesar

>> Viajar con un perro en avión: repaso a normas y requisitos

>> Transportín homologado IATA en Tiendanimal

 

COMENTARIOS

hola vivo en chile y tengo un perrito chiquito de 4 años y quiero ir a irlanda pero nose si para el seria bueno ya que es un largo viaje

Hola, vivo en Suiza y mi perro, un labrador de 9 años, esta en A Coruña. Lo quiero llevar con migo a Suiza y no se muy bien como transportarlo para que sea lo mejor para el y que tenga lo menos posible estres. No se si para el es mejor que lo lleve en avion o que lo lleve en mi coche (que serian 2000 KM)?? El nunca se ha mareado en coche, pero nunca a viajado en avion y la verdad que me da algo de respeto meterlo en una jaula y que lo metan abajo en la bodega del avion. ¿Que me aconsejais para que sea lo mejor posible para el, llevarlo en coche o en la bodega del avion? Gracias a todos por vuestro feedback! Saludos, Javi

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar