• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

La batalla de un hombre -con cárcel incluida- para no ser separado de su perra

La batalla de un hombre -con cárcel incluida- para no ser separado de su perra

Empezamos con un gran spoler: esta historia tiene final feliz. Sí, Roxy, la Bull Terrier a la que veis en la foto, vivirá el resto de su vida con su familia, con el humano que tanto ha luchado por ella, incluso pasando una noche en la cárcel para no tener que devolver al can a la empresa que se la entregó.

La historia de Barry y Roxy comenzó hace poco más de cinco años: Barry trabajaba para M and M Environmental, una empresa de control de plagas, y fue esta compañía la que, tras entrenar a la perra para detectar chinches, se la entregó a Barry.  

Desde ese momento, Roxy ha vivido y trabajado todos los días con Barry. A lo largo de todos esos años han estado juntos las 24 horas del día.

Hasta que llegó la pandemia, hasta que todo se paralizó y en marzo 2020, la empresa despidió a Barry.

En ese momento él tenía que devolver a la perra, a la que había sido su compañera de vida y trabajo durante casi cinco años pero Barry y su mujer, Joana -que se habían mudado a Filadelfia- se negaron.

La empresa les acusó de robar al can y ahí comenzó su batalla legal. 

Barry incluso regresó a Nueva York y pasó una noche en la cárcel debido a este caso, mientras organizaba una campaña para intentar lograr recaudar dinero para luchar por Roxy en los tribunales.

No ha sido fácil, muchos meses de follones legales y sobresaltos...

Gracias a que su historia saltó a los medios, en todo el mundo, un hombre decidió echarle una gran pata y aportar 15.000 dólares a la campaña de Roxy para que así pudieran pagar a la empresa el coste del entrenamiento que recibió la perra.... y de esta manera han logrado resolver esta historia que podría haber acabado muy mal.

Gracias a la solidaridad de un hombre, un abogado llamado E. Powell Miller que además de eso es humano perruno y entendió que la mejor forma de solucionar el problema de esta familia era contentar a la empresa, Roxy y Barry no tendrán que separarse. 

Un caso que ha resonado con las miles de personas que han entendido que Roxy no era una herramienta de trabajo que podía ser devuelta sin más, Roxy era parte de la familia y ahora seguirá siéndolo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Roxy (@fightforroxy)

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar