TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

La salud de los perros en verano: el golpe de calor, la importancia de la hidratación, las almohadillas...

Compartir

Hay momentos en todos los veranos en los que sube el termómetro hasta niveles que a nosotros nos resultan bastante insoportables. Eso quiere decir que para nuestros perros es aún peor, aún más peligroso, porque ellos gestionan peor el calor. Compartimos aquí una serie de consejos prácticos para evitar que alguno de nuestros canes pueda sufrir un golpe de calor y también consejos específicos para cuidar de nuestros perros en verano.

Hemos hablado con Julio Cerrada, Veterinario de Elanco, para que nos ofreciera consejos prácticos para saber cómo cuidar a nuestros perros cuando suben las temperaturas.

¿Por qué el calor es más peligroso para los perros?

El sistema de termorregulación de los perros funciona de forma diferente al de los humanos. Nosotros perdemos mucha temperatura por el sudor y los canes, sin embargo, sudan muy poco, prácticamente solo a través de las almohadillas: su principal método para perder temperatura es el jadeo. Y esta no es una forma muy eficiente para perder calor.

Si además hay calor en el ambiente, como por ejemplo si están dentro de un coche, no pueden compensar la temperatura externa con la interna y esto empeora aún más el problema.

 

¿Qué hemos de hacer para prevenir problemas?

No hay que dejar nunca a un perro solo dentro de un coche, ni con la ventana bajada. Es muy peligroso.

Si estamos de paseo, hay que estar pendientes de nuestro perro: un golpe de calor no es algo repentino, no pasa de un momento a otro, por lo que si ponemos cuidado, será más difícil que suceda.

Lógicamente es mejor salir a la calle en las horas en las que hace menos calor y en cualquier caso siempre llevar agua para nuestro can, incluso pulverizadores.

Durante el paseo es bueno ir ofreciendo agua a nuestro can a cada rato, si no quiere alguna vez no pasa nada, ya beberá la próxima. Y también puedes refrescarle en momentos de más calor, poniéndole algo de agua en la nuca, en la barriga...

Cuidar y proteger sus almohadillas: puedes mojárselas un poco o ponerles cremas protectoras, hay quien les pone botitas... Pero si están hidratadas y protegidas, mejor.

Pero realmente lo primero que hemos de intentar es evitar que tengan que pasear cuando hace mucho calor y les quema las almohadillas. Si tú pones la mano en el suelo y te quema, a tu perro también le va a quemar.

En casa nuestro perro siempre tiene que tener agua a su disposición, para que beba cuando quiera. 

Si ves que tu perro no bebe mucha agua puedes ofrecerle cubitos de hielo con algo de caldo o con frutas para animarle a que se hidrate así, de forma divertida. 

Es mejor evitar hacer ejercicio con tu perro en las horas del día en las que hace mucho calor. A lo sumo limitarlo a muy temprano por la mañana o por al caer la tarde, cuando la temperatura sea más manejable. Lo contrario podría ser arriesgado.

En la playa o en la piscina

Recuerda siempre lavar con agua dulce a tu perro después, tanto si se ha bañado en la playa como en la piscina. Si no lo haces, a la larga puede provocar problemas dermatológicos en tu can. E, idealmente, hay que secarlos después.

Puedes consultar aquí otros consejos para un buen día de playa o piscina.

Cómo detectar que un perro está en peligro por golpe de calor

Lo más evidente es el jadeo, jadeo extremo.  

También es posible que el can no se quiera mover, que esté aletargado, que se tumbe... 

Igualmente, los vómitos y la diarrea son síntomas del golpe de calor. Y puedes notar que cambia el color de sus mucosas. 

 

¿Qué es lo que hay que hacer si tu perro sufre un golpe de calor?

Lo más importante es tratar de bajar su temperatura, de manera paulatina. Y después, al veterinario.

Puedes poner toallas mojadas sobre su cuerpo, con agua no excesivamente fría, poco a poco... Nada de ponerle hielo, sería demasiado drástico.  

No es útil abanicar, algo puede reducir, pero realmente no ayuda.

Y un consejo claro por parte de Julio: si el perro está muy mal, por supuesto que habrá que ir al veterinario, pero antes de nada hay que intentar rebajar un poco la temperatura. 

Es decir, si estaba dentro del coche, sácalo fuera y empieza a refrescarlo... una vez que empiece a bajar su temperatura, es cuando puedes llevarlo de inmediato al veterinario. Esos 10 minutos pueden ser cruciales para su superviviencia.

 

 Mosquitos, flebótomos y el gusano del corazón

Puede que en la zona donde vives no sea común el gusano del corazón, por ejemplo, pero es algo endémico en ciertas áreas de la geografía española.

Por eso si vas a viajar en verano es muy recomendable hablar con tu veterinario antes para que te indique cómo proteger a tu perro. O, incluso, sugiere Julio Cerrada, no está de más consultárselo a un veterinario en la zona en la que estés de vacaciones puesto que ellos sabrán mejor que nadie las posibles enfermedades que hay en la zona. Y es que, como explica Julio, basta con que estés un solo día en un área donde haya mosquitos que transmiten esta u otra enfermedad.

En todos los casos el problema no es el mosquito en sí sino la enfermedad que transmite. Y en todos los casos la prevención, la profilaxis es clave y hay muchos métodos que funcionan muy bien.  

Podéis escuchar la charla comoleta con Julio aquí:

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar