TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

El frío y la forma en que los humanos procesan las proteínas: nueva teoría sobre la domesticación de los perros

Compartir

Los perros, nos recuerdan los responsables de este estudio, son los primeros animales domesticados por humanos y los únicos domesticados por cazadores-recolectores móviles. Tanto los lobos como los humanos eran cazadores en manada de grandes presas, es decir, competían por los mismos recursos... Por eso a los investigadores de la Finnish Food Authority y de la Universidad de Helsinki, entre otras organizaciones académicas, no les encajan las teorías existentes sobre la domesticación: no alcanzan a comprender cómo los humanos pudieron domesticar una especie con la que competían. Su hipótesis es que, debido a la forma en la que los humanos procesan las proteínas, aprendieron a compartir la carne magra con los lobos en un momento en el que había un exceso de ella.

Los lobos fueron domesticados durante la última edad de hielo hace al menos 15.000 años o incluso antes. Alguna evidencia sugiere que la domesticación ocurrió varias veces en Eurasia.

Hay (al menos) dos teorías sobre cómo sucedió ese proceso: hay quien opina que los lobos menos temerosos se fueron acercando a los humanos atraídos por los restos de comida mientras que otros creen que los humanos se apoyaron en ciertos lobos como compañeros de caza.

Para los investigadores finlandeses, sin embargo, “ambas explicaciones tienen sus problemas, porque la gente durante la era del hielo era móvil y no dejaba residuos constantemente en el mismo lugar. Sin un vertedero permanente, es difícil argumentar que los perros fueron domesticados a partir de lobos que vivían de la basura generada por los humanos ”.

Y en cuanto a la teoría de la caza, solo un lobo ya domesticado podría ser realmente útil en esa tarea, tener a un depredador cerca no parece algo muy lógico para los humanos que necesitaban cazar su comida.

La nueva teoría que propone este estudio se basa en las diferencias entre humanos y lobos a la hora de procesar las proteínas, la carne, en un entorno de frío. Compartir es (sobre)vivir, este podría ser el resumen de lo que proponen los investigadores finlandeses.

Los humanos no están completamente adaptados a una dieta carnívora: el consumo humano de carne está limitado por la capacidad del hígado para metabolizar proteínas. Los lobos, sin embargo, pueden nutrirse de carne magra durante meses.

Todos los sitios arqueológicos del Pleistoceno en los que se han encontrado restos de perros o de perros incipientes son de áreas que eran análogas a ambientes subárticos y árticos. Los humanos que viven en esas zonas no pueden consumir grandes porciones de carne magra de presas cazadas. La capacidad de los lobos para digerir proteínas es significativamente mejor que la nuestra, por lo que los perros primitivos y los humanos del Paleolítico no habrían competido por la comida durante los meses de invierno críticos para la supervivencia.

“En el estudio, llegamos a la conclusión de que en climas fríos, la competencia ecológica entre humanos y lobos por la comida disminuyó durante los meses de invierno. Por lo tanto, la falta de competencia entre las dos especies significa que los cazadores-recolectores podrían haber mantenido a los lobos como compañeros durante varias generaciones haciendo posible el proceso de domesticación ”, resume la investigadora principal Maria Lahtinen-Kaislaniemi de la Autoridad Alimentaria de Finlandia y la Universidad de Helsinki.

"Nuestra teoría de la partición explica cómo la competencia pudo haber mejorado durante la fase inicial de la domesticación del perro. Después de este período inicial, los perros incipientes se habrían vuelto dóciles, siendo utilizados en una multitud de formas, como compañeros de caza, bestias de carga y guardias, así como pasando por muchos cambios evolutivos similares a los humanos."

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar