• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

¿Tu perro tiene coronavirus? Otro ejemplo de lo mucho que nos queda por avanzar con respecto a los canes en España

¿Tu perro tiene coronavirus? Otro ejemplo de lo mucho que nos queda por avanzar con respecto a los canes en España

Hay mucho por mejorar en España con respecto al trato que reciben los perros. Sin entrar en temas tan graves como el maltrato o el abandono, hay cuestiones relevantes que son un termómetro de cómo se percibe a los canes en nuestro país. El transporte es un claro ejemplo: afecta considerablemente a las personas perrunas, limita sus opciones de forma cotidiana y es llamativo lo poco que hemos avanzado en la última década.

Si hablamos de transporte urbano, es cierto que poco a poco los perros han ido subiendo al metro y que pueden viajar en Cercanías en toda España aunque, salvo excepciones, sigan sin poder ir en autobús.  

Por necesidad, muchos recurren al taxi o a las VTCs. ¿Cuáles son las normas? En el caso de los taxis, elige el conductor y aunque la mayoría no sean particularmente pet friendly, no es misión imposible e incluso hay algunas empresas que apuestan por ese nicho de mercado (cautivo y de lo más agradecido, por otro lado). Con respecto a las VTCs, Cabify indica que acepta perros en transportín y Uber, en teoría, acepta perros sin transportín también si el conductor está de acuerdo.

Decimos en teoría porque lo que le ha sucedido a la periodista Purificación Beltran es el termómetro de la realidad. Su perro Abril, adoptado a comienzos de ese mes, iba tan pancho y tan tranquilo en su transportín y aún así el conductor del Uber casi se niega a llevarlo (un viaje con destino al veterinario, precisa Puri).

No contento con eso, preguntó -y no precisamente en broma- si el can tenía coronavirus. Insistió varias veces, ante la sorpresa y el lógico enfado de su humana que, por supuesto, se quejó públicamente y también trasladó su queja a la empresa. 

 

Ese es uno de los problemas más frecuentes: en demasiadas ocasiones, más allá de las normas, dependemos del talante (o educación) de una persona. Y para muchos los perros siguen siendo algo que molesta, sucio, incontrolable, o directamente una cosa (aunque está más cercano el cambio, aún no ha sucedido y los perros aún son considerados cosas legalmente).

Se puede comprobar también al tratar de viajar en un BlablaCar: aquí, como es normal, es cada conductor quien decide si permite que en su coche viaje algún perro. Y... a falta de estadísticas oficiales, basándome en los muchos viajes que he hecho o he intentado hacer con Tía diría que un 70-80% no quiere canes en su coche. Da igual cómo sea el perro, pequeño, grande, peludo o pelón, nervioso o tranquilo: casi todos los que eligen compartir su vehículo marcan de antemano la opción de prohibido perros.  

Y si hablamos de viajar con perro en trayectos de larga distancia las opciones son muy limitadas o más bien inexistentes si tienes un perro mediano o grande: en Renfe, por muchas peticiones y recogidas de firmas que se haya lanzado, sigue permitiendo solamente a perros de hasta 10kg.

Algo que, por desgracia, ha emulado Ouigo, la empresa gala "curiosamente", permite viajar a perros de cualquier tamaño en Francia y en España solamente acepta a canes de hasta 10kg.

 

Te puede interesar

 

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar