TODOS LOS TEMAS
Viajar con perro

El transportín: un aliado imprescindible para muchos viajes con perro

Compartir
Whatsapp de SrPerro

Última actualización del articulo el día 29/07/2022

Ya sea en coche, en tren o en avión, el transportín es una de las opciones que mayor seguridad ofrece para los perros y, en algunos casos, es incluso la única alternativa; es obligatorio.

Por eso desde Tiendanimal, especialistas en productos para animales de compañía, han querido compartir algunas claves sobre cómo realizar esos trayectos de una manera segura. Y también compartimos información útil para saber cómo acostumbrar a los perros a ir felices en su transportín, de manera positiva.

Aun siendo un espacio reducido, siempre y cuando este sea el adecuado y el acercamiento del animal se haya realizado de la manera oportuna, tanto perros como gatos pueden llegar a sentirse protegidos, relajados y seguros dentro de un transportín.

Tal y como explican expertos de Tiendanimal, uno de los aspectos principales es elegir bien el transportín  para que se adecúe a las necesidades de cada animal y, en especial, a su tamaño.

Es de especial relevancia favorecer que el animal se sienta cómodo y pierda el miedo a ese espacio que, inicialmente, le será algo extraño. Una de las claves es proponérselo con mucho tiempo antes del viaje en el que tengamos que utilizarlo y hacerlo de manera gradual.

Lo primero sería dejar el transportín abierto en algún lugar de nuestra casa, de manera que pueda olerlo y familiarizarse con él, con calma.

Cuando el acercamiento ya sea natural y lo que necesitemos sea que lo asocien con experiencias agradables, podremos ofrecer premios en su interior o colocar sus juguetes favoritos dentro, pero sin cerrar la puerta hasta que nos cercioremos de que hacerlo no desata el miedo o el nerviosismo.

A partir de ahí, se debe colocar el transportín con el perro o gato dentro del coche, primero parado y luego en marcha, en periodos cortos, hasta que nuestro compañero esté listo para realizar un viaje.

En estos dos vídeos, de  Patricia Guerrero, Pat Educadora Canina & Adriana, de Hiro Border Collie, nos explican también cómo habituar a los canes a ir tranquilos y contentos en el transportín.

En el caso de los viajes en coche, debemos tener en cuenta que el bolso de transporte se pueda sujetar al cinturón de seguridad, aunque, en el caso de los perros más pequeños, lo que recomienda el RACE es colocar el transportín en el suelo de los asientos traseros o en el maletero.

Para los trayectos en avión, los perros y gatos podrán viajar en cabina siempre en transportín y si no superan los 8 o 10 kilogramos de peso, según la aerolínea, recuerdan desde Tiendanimal. Si su tamaño es mayor, deberán bajar a bodega, generalmente en un transportín rígido especial. 

En cualquier caso, lo recomendable, siempre, es haber habituado a nuestro can a estar en ese habitáculo con tiempo suficiente antes del primer viaje.

En los autobuses, barcos y trenes, son las compañías las que establecen las condiciones para que los perros y gatos puedan viajar junto a los pasajeros, casi siempre dentro de su transportín.

Aquí podéis ver a Tía en el AVE (En RENFE el tamaño máximo de transportín es de 60x35x35 cm) Ella se acostumbró rápido a meterse en el transportín y va tan pancha. 

Los canes tienen que ir dentro del transportín, cerrado: Tía suele ir dormida casi todo el viaje pero a veces le dejo un poco abierta la parte superior de su transportín y saca la cabeza, como se ve en el vídeo. Es un momento, a propósito en este caso para grabar el vídeo. En realidad las normas indican que debería mantener siempre cerrado su bolso.

Te puede interesar