TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Una visita anual al veterinario (como mínimo) es clave para detectar cualquier posible dolencia

Compartir

¿Cada cuanto hay que ir al veterinario? ¿Por qué ir al veterinario si a mi perro no le pasa nada? Pues... porque la prevención es clave para detectar a tiempo incontables enfermedades. Los perros muchas veces no se quejan, no muestran que se encuentran mal o no lo hacen de una manera que sus familias puedan entenderlo. No es infrecuente que el dolor pueda causar problemas de comportamiento. O que se achaque a la edad unos síntomas que en realidad están relacionados con alguna dolencia concreta y tratable.

Por eso es tan importante planear -como mínimo- un chequeo anual para nuestros canes: es primordial que nuestro veterinario pueda explorar al perro a conciencia para confirmar que sigue estando estupendo.

Y, por otro lado, para perros nerviosos o que lo pasan mal en el veterinario es también muy útil tratar de ir muchas veces más, tan solo entrar y salir, con muuuchas chuches, para que así no asocien que cada vez que entran en ese lugar pasan cosas "raras" o desagradables. Esto es importante porque así no estarán tan estresados, algo que puede ser peligroso porque podría "ocultar" los síntomas de otras dolencias. Tenéis muchos consejos más sobre cómo lograr que los perros vayan felices al veterinario aquí.

Compartimos el consejo al respecto de Clinicanimal, la red de centros veterinarios de Tiendanimal, el especialista en productos para todo tipo de animales:

“Del mismo modo que las personas nos sometemos a chequeos rutinarios que permiten detectar posibles enfermedades en fases tempranas, necesitamos tomar conciencia de que nuestros mejores amigos tienen que visitar el centro veterinario de manera periódica con el fin de detectar posibles problemas de salud”, explican los veterinarios de Clinicanimal.

Según lo que han podido comprobar en sus consultas, existe un número importante de personas que lleva a sus perros al especialista únicamente para cumplir con el calendario de vacunas o cuando es absolutamente imprescindible. Esto, afirman, “es una muestra de que todavía tenemos una gran labor de concienciación por delante para que todos entendamos que la detección precoz es de vital importancia también para nuestras animales de compañía”.

En este sentido, los especialistas establecen distintas frecuencias en función de la edad del animal:

Durante el primer año de vida las revisiones deben ser más frecuentes, con el fin, entre otros, de llevar al día el calendario de vacunación. Desde el primer año hasta los 6 o 7, se recomienda realizar un chequeo anual en caso de perros y gatos. A partir de entonces, a partir de los 7 años, lo ideal es que las revisiones no estén espaciadas por más de seis meses.

La labor de los equipos veterinarios no es útil únicamente en caso de enfermedad o para la prevención de enfermedades, sino que también es fundamental como prescriptor de los productos más apropiados para el cuidado de cada animal en su etapa vital concreta y atendiendo a sus peculiaridades. 

Así, desde Clinicanimal hacen hincapié en que las familias con perro (o cualquier otro animal) deberían consultar a un veterinario de referencia ante cualquier duda: son los profesionales los que realmente pueden dar la voz de alerta ante situaciones cuyas consecuencias desconocemos como, por ejemplo, la toxicidad de ciertas plantas o alimentos humanos.

Te puede interesar

¿Qué cuidados necesita un perro que se va haciendo mayor?

13 Consejos para que las visitas al veterinario sean menos estresantes para tu perro

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar