TODOS LOS TEMAS
Perro Urbano

13 Consejos para que las visitas al veterinario sean menos estresantes para tu perro

Compartir

En EEUU hay un buen número de veterinarios que empiezan a poner en práctica medidas diversas para que sus consultas sean "Fear Free", es decir, "Sin Miedo": cuidan el bienestar no sólo físico sino también emocional de sus pacientes porque saben que ambas cosas están íntimamente relacionadas. Los propios veterinarios pueden aplicar cambios de diversa índole en sus consultas para reducir el estrés en los perros pero también podemos hacerlo nosotros.

Estos consejos que han compartido desde BarkPost con estupendas ilustraciones de Kelly Angel son realmente útiles. Como veréis, los hemos "reordenado" y es a propósito :-)

1. Practica en casa. Sí, si tocas a tu perro por todo su cuerpo, como hace el veterinario para verificar que todo va bien, así se va acostumbrando.


2. Practica el sienta y el quieto en casa. Siempre viene bien y será útil cuando estés en el veterinario también.


3. Visita a tu veterinario de cuando en cuando sólo para que le den chuches o mimos a tu can, sin más. Así asociará ese lugar a algo agradable y no sólo al momento de los pinchazos o los toqueteos. Pregúntales a ellos por momentos tranquilos para que puedas pasar sin que sea un incordio para nadie; tu perro, a la larga, te lo agradecerá.


4. Pide cita. Así -al menos en teoría- tendrás que esperar menos tiempo para ser atendido.


5. Si pides cita a primera hora de la mañana o justo después de comer así es más probable que tu vete te pueda atender sin demora. A lo largo del día siempre hay imprevistos, urgencias, etc. y las citas se van postergando inevitablemente.



6. Es mejor que tu can no coma antes, los nervios pueden afectarle al estómago.


7. En el coche, si tu perro se pone nervioso, puedes probar con algún difusor de feromonas como el adaptil.


8. Si pese a haber pedido cita te toca esperar es buena idea hacerlo en el coche, que te avisen cuando ya puedas pasar a la consulta. Así tu can no se pondrá tan nervioso.



9.  Si te puede acompañar alguna otra persona que se lleve bien con tu can, mejor que mejor.


10.  Y si te puede acompañar un educador canino de confianza, seguro que te puede ofrecer un buen número de pautas para mantener calmado y tranquilo a tu can.


11. Trae el juguete favorito de tu can o alguna chuche o hueso que le suela tentar particularmente.


12. Mantén la calma: tu perro se contagiaría si nota que tú sientes temor o nervios en ese momento.


13. Las drogas, en este caso, pueden ser "tus amigas". Si tu can lo pasa demasiado mal esto afecta a su estado físico. Los picos de estrés pueden hacer que el veterinario no detecte algún otro problema de salud. Por eso mismo tu vete te podría recomendar algún tipo de calmante.


Aquí, en versión vídeo montaje, casi los mismos consejos :-)



Te puede interesar

Los veterinarios que cuidan el bienestar físico y emocional de los canes: los veterinarios "Fear Free"

Un buen perro: el maravilloso homenaje de una ilustradora a su can

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar