TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

¿Qué cuidados necesita un perro que se va haciendo mayor?

Compartir

Las personas perrunas nos chocamos con una realidad inamovible: nuestros canes viven menos tiempo del que nos gustaría. Por eso es tan importante ofrecerles los cuidados específicos que necesitan en cada etapa vital, de una forma especial al hacerse mayores, para que tengan la mejor calidad de vida posible.

Aunque el envejecimiento sea un proceso natural, hay formas de hacerle frente y ayudar a mantener la vitalidad de nuestro perro.

Es clave dejarnos guiar por los consejos de nuestro veterinario para prevenir o retrasar posibles enfermedades asociadas con la edad. Hay que estar atentos ante cualquier cambio en el comportamiento, aspecto o hábitos del can puesto que algunas manifestaciones clínicas que podríamos tomar por un signo más del envejecimiento, pueden ser indicadores de alguna dolencia subyacente.

Por eso mismo, repasamos aquí, también, los síntomas y tratamientos de algunas de las enfermedades que son más comunes en la tercera edad canina.

Un consejo elaborado en colaboración con Royal Canin

¿Cómo sé si mi perro es senior?

No hay una edad concreta en la que todos los perros pasen a ser considerados senior. En el proceso de envejecimiento influyen factores clave como la raza, la genética, el estilo de vida y sobre todo el tamaño del can puesto que los perros más grandes comienzan a envejecer antes y los más pequeños, por el contrario, suelen tener una esperanza de vida más larga.

Hay diversas señales que nos indican que un perro se está haciendo mayor, como explican con más detalle desde Royal Canin: tienden a ganar peso y a perder masa muscular, pueden tener diversos problemas dentales, el tránsito intestinal se vuelve más lento, van perdiendo movilidad, vista…

De nuevo es muy importante no confundir los efectos inevitables del envejecimiento con alguna posible dolencia o discapacidad, por lo que las revisiones veterinarias son cruciales para los perros senior.

¿Qué podemos hacer para cuidar de un perro senior?

Siguiendo las pautas concretas que nos dé nuestro veterinario, podemos ofrecer los cuidados específicos que requiera nuestro can porque, como comentábamos al comienzo, no todos envejecen de la misma manera o con los mismos “achaques”:

- Es importante estimular su mente: hay muchísimos ejercicios / juegos de inteligencia o de olfato que puedes poner en práctica en casa para que tu can se entretenga y ejercite su cerebro.

Un perro nunca es demasiado mayor para aprender, es cuestión de encontrar ejercicios que se adapten a su etapa vital y estado físico.

Aquí, en este enlace, podéis encontrar un buen número de opciones divertidas y muy sencillas.

- Es importante adaptar la duración de los paseos para que siga disfrutando y se mantenga activo. Paseos más cortitos, pero más frecuentes, a ritmo más tranquilo…

- La artrosis y los problemas articulares son frecuentes en los perros de edad avanzada, más aún cuando sufren sobrepeso.

Si a tu can le cuesta, por ejemplo, subir las escaleras quizá puedas colocar una rampa. Si se resbala puedes colocar alfombrillas en el suelo…

La natación puede ser un ejercicio recomendable para perros con problemas osteoarticulares.

- Hay que tener presente que las necesidades energéticas de un perro de edad avanzada son en torno a un 10 o un 20% menores que las de los perros adultos. Por eso es recomendable ofrecerles alimentos bajos en grasa y de alta palatabilidad.

Su alimentación ha de ser específica para su edad y necesidades nutricionales: se ha demostrado que nutrientes como los betacarotenos, las vitaminas E y C y los minerales como el zinc, contribuyen a mantener saludable el sistema inmunitario, que es más débil en los perros de edad avanzada.

Así mismo, la glucosamina y el sulfato de condroitina y EPA/DHA ayudan a mejorar la movilidad de los perros senior.

- Es crucial controlar su peso para que no engorde y así evitar, entre otros problemas, las enfermedades relacionadas con la obesidad. Ofrécele una alimentación completa, equilibrada y adaptada a las necesidades calóricas del perro mayor, que son menores que las de un adulto joven y siempre en las cantidades adecuadas.

- La salud dental es una de las claves de la longevidad canina, según muchos expertos, por eso mismo es tan importante mantener una correcta higiene dental.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes? ¿Ante qué síntomas debemos actuar?

Hay una serie de dolencias asociadas al envejecimiento, explican en Royal Canin. Se trata de enfermedades complejas pero se pueden tomar medidas y existen tratamientos, sobre todo si las detectamos a tiempo. Consulta a tu veterinario si tienes cualquier duda al respecto.

Enfermedad renal crónica

Los riñones desempeñan funciones como eliminar residuos de la sangre, controlar la presión sanguínea, estimular la médula ósea para generar glóbulos rojos y producir hormonas. Con el paso de los años pueden perder su eficacia y nuestro can puede desarrollar una insuficiencia renal crónica.

Al principio no hay indicios claros de esta enfermedad: los signos de la ERC solo se hacen visibles tras la pérdida del 75 % de la función renal.

En esta última etapa, a menudo se observa que el animal bebe más, orina más, come menos, tiene un apetito caprichoso, pierde peso y es menos activo.

El tratamiento se basa en frenar la progresión de la enfermedad y mantener la calidad de vida del can, con el apoyo indispensable de una dieta específica. Las dietas renales se caracterizan por unos niveles de proteína y fósforo controlados, así como un refuerzo de ácidos grasos omega 3 (EPA y DHA) y antioxidantes, siendo un factor clave su capacidad para estimular el apetito de los perros.

Cataratas y pérdida de visión

En el caso de las cataratas el proceso es similar al que se da en las personas: el cristalino pierde transparencia y con el tiempo se vuelve opaco. Los ojos adquieren un tono azulado y la visión comienza a deteriorarse.

Hay muchos síntomas que pueden indicarnos que nuestro perro tiene problemas de visión: puede que le cueste más encontrar sus juguetes o incluso que se desoriente en los paseos si va sin correa, se choca con objetos en casa o en la calle, especialmente cuando hay poca luz o si han cambiado de lugar, no reconoce a personas conocidas…

Le puede pasar a cualquier can al hacerse mayor, independientemente de su tamaño o raza, pero los perros con diabetes desarrollan cataratas con mayor rapidez: dado que la diabetes es más frecuente en canes con problemas de sobrepeso, una manera de intentar ayudar a evitar esta dolencia es mantener a tu perro en un peso saludable.

La detección temprana es importante puesto que, por un lado, las cataratas (especialmente las diabéticas) pueden avanzar con mucha rapidez y por otro, en el 80 % de los casos la cirugía de cataratas en sus primeras fases ofrece resultados satisfactorios.

Disfunción cognitiva

A medida que un perro se va haciendo mayor puede comportarse de forma diferente y no hay que ignorar esos cambios por completo: podrían estar asociados a la disfunción cognitiva, una dolencia que se manifiesta en los canes de forma parecida al alzhéimer en las personas y que, se calcula, puede afectar hasta al 68% de los perros más mayores.

Los vasos sanguíneos se deterioran y esto reduce el flujo sanguíneo y de oxígeno al cerebro.

Las consecuencias de la disfunción cognitiva pueden traducirse en desorientación, ansiedad, irritabilidad, incontinencia, pérdida del apetito y también en cambios en el ciclo del sueño (perros que están inquietos de noche, que no paran de andar de un sitio a otro). Estos síntomas pueden angustiar mucho a tu perro y aunque no tienen cura, si se pueden mitigar, como te explicará tu veterinario, también a través de una alimentación con nutrientes específicos.

La rutina en su vida diaria es muy importante porque así se sentirá más tranquilo y seguro. Igualmente, el enriquecimiento ambiental, seguir estimulando su mente de forma constante, es otra herramienta útil. En casa puedes darle juguetes dispensadores de alimento para que se mantenga activo…

Enfermedades cardiacas

En los últimos años se han realizado grandes progresos en el estudio científico de las enfermedades cardíacas y hay nuevos medicamentos para los perros que las sufren, pero lo cierto es que la mayor parte de las cardiopatías caninas no pueden curarse y tienden, más bien, a irse agravando con el tiempo

La cardiopatía suele estar relativamente avanzada cuando el propietario detecta por primera vez algunos signos como tos, dificultad para respirar o síncopes, pero nuestro veterinario puede sospechar la existencia estas dolencias mucho antes de la aparición de los síntomas clínicos.

Por eso son importantes los chequeos periódicos para poder detectar de forma precoz estas enfermedades y poder administrar el tratamiento adecuado junto con una dieta específica para enfermos cardiacos.

Hipotiroidismo

Esta es la enfermedad hormonal más común en los perros (sobre todo en algunas razas como los Golden Retriever y Doberman Pinscher, Setter Irlandés o Teckelaunque puede afectar a cualquier can) y se da cuando la glándula tiroides comienza a debilitarse y se vuelve hipoactiva, es decir cuando no secreta suficientes hormonas. Un signo de hipotiroidismo es un aumento de peso, aunque siga con su alimento de siempre.

También se puede que observar al perro más cansado que de costumbre, que duerma más, que se muestre reacio a hacer ejercicio, que pierda más pelo de lo normal o que su pelaje se vea seco y apagado, que le afecte más el frío…

Todos estos síntomas podrían hacernos sospechar que sufre hipotiroidismo, una dolencia que es tratable a través de una medicación específica pautada por el veterinario.

Osteoartritis

La osteoartritis es una causa común de cojera en los perros mayores (aunque puede surgir a cualquier edad) y está causada por el deterioro gradual del cartílago que cubre las articulaciones. De hecho, el principal síntoma de esta enfermedad es el dolor crónico que se traduce en diversos cambios en el día a día: dificultad para subir escaleras o incluso al andar o cuando se sienta…

Se trata de una enfermedad degenerativa y progresiva, no existe ninguna cura, pero el tratamiento ayuda a aliviar el dolor y a retrasar la progresión de la enfermedad.

Los perros con sobrepeso son más propensos a sufrir osteoartritis debido a la presión adicional sobre sus articulaciones: es una razón más por la que es importante que nuestros canes mantengan su peso ideal.

Puedes darle alimentos específicos para ayudar a mejorar la movilidad, con nutrientes que contribuyan a la salud de las articulaciones (como los ácidos grasos omega 3, con efecto antiinflamatorio) o complejos de nutrientes específicos con eficacia clínica, glucosamina y condroitina. Tu veterinario podrá asesorarte.

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar