TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Las razones científicas por las que los perros no contagian el COVID-19 a las personas

Compartir

La OMS, los Colegios de Veterinarios y, en general, todos los organismos oficiales pertinentes coinciden: no hay ninguna evidencia de que los perros puedan enfermar debido al COVID-19 y tampoco de que puedan transmitírselo a los humanos.

Dado que ha habido dos casos de perros que, en teoría, han dado positivo, conviene explicar bien la cuestión, para evitar malos entendidos o bulos: El Pomerania que estuvo en cuarentena en Hong Kong tras detectarse que tenía un nivel bajo de COVID-19 nunca desarrolló la enfermedad. Cuando, pasado un mes, le volvieron a hacer pruebas y se comprobó que ya no daba positivo salió de la cuarentena y regresó a casa. Por desgracia el can, que tenía 17 años, murió a los pocos días -pero nada indica que lo hiciera por alguna dolencia relacionada con el coronavirus.

Ahora otros dos perros que convivían con una persona que ha resultado contagiada (también en Hong Kong) han sido aislados y las muestras orales y nasales tomadas a uno de los canes, un Pastor Alemán de dos años, han dado positivo en coronavirus. El perro no está enfermo. Igual que en el caso del Pomerania, la razón más probable -en opinión de los expertos- es que se trata de un contagio ambiental: es decir, es como si hubieran tomado muestras de una corbata o un jersey de la persona enferma, por entendernos.

¿Por qué? Para tener una respuesta científica y fiable, a continuación compartimos la traducción de un artículo de una investigadora británica, la Dra Sarah Caddy, publicado originalmente en The Conversation:

Un Pomerania en Hong Kong captó la atención de los medios internacionales después de que los científicos encontraron rastros de coronavirus en el can. Luego de la confirmación de que la dueña del perro había dado positivo en el virus que causaba COVID-19, el perro fue llevado a un centro de cuarentena de animales. Pruebas posteriores realizadas en hisopos recogidos de la nariz y la garganta del perro revelaron inesperadamente coronavirus.

Estos resultados han generado muchas preguntas e inquietudes. ¿Pueden nuestros perros realmente contraer el virus? ¿Deberíamos preocuparnos de que nuestras mascotas se enfermen? ¿Podrían los perros transmitir el coronavirus entre las personas?

Una prueba positiva para el coronavirus en este perro simplemente significa que se detectó un pequeño trozo de genoma viral en una muestra. La PCR (una prueba utilizada para detectar material genético) es un método de prueba altamente sensible, pero no puede determinar si el coronavirus se estaba replicando en el perro o si simplemente había chupado alguna superficie contaminada en su hogar.

Se desconoce cuánto tiempo exactamente puede sobrevivir en el ambiente el virus que causa la enfermedad COVID-19, llamada SARS-CoV-2. Un estudio de otros coronavirus sugiere que pueden permanecer infecciosos durante varios días si la temperatura y la humedad son adecuadas. Dado que ni siquiera sabemos si el virus detectado fue infeccioso o no, no podemos saber si el virus llegó a replicarse en este perro en concreto. 

Sabemos que el SARS-CoV-2 se transmite por gotitas, por lo que es posible que los perros puedan actuar como "fómites", que transportan el virus si no se mantiene una higiene adecuada.

Mientras que el SARS-CoV-2 es el centro de atención en la actualidad, en realidad hay muchos tipos diferentes de coronavirus, y los coronavirus que infectan a los perros no son nada nuevo. El primer coronavirus canino se detectó en 1974. Más recientemente, en 2003 se identificó un nuevo coronavirus canino que causó una enfermedad respiratoria en los perros de una protectora en el Reino Unido. Este virus ha sido reportado desde entonces en todo el mundo.

Aunque los coronavirus caninos son distintos del SARS-CoV-2, los perros son claramente susceptibles a esta familia de virus. A pesar de esto, no hay casos previos de coronavirus humanos que infecten perros o viceversa.

Para que un virus salte especies, debe superar una serie de obstáculos. 

La barrera principal que impide que un virus infecte a un nuevo tipo de animal es la superficie de la célula huésped. Para infectar las células caninas, el SARS-CoV-2 debe poder unirse a los receptores caninos. Gracias a una rápida investigación, ahora sabemos que el SARS-CoV-2 usa las proteínas ACE2 y TMPRSS2 para colarse dentro de las células. Los perros tienen ambas proteínas, pero no son idénticas a las versiones humanas, por lo que es posible que el virus no pueda usarlas de manera tan eficiente.

Si elegimos suponer que el virus puede colarse y replicarse dentro de las células caninas (algo que sigue siendo improbable), entonces sí habría que preocuparse de que los perros pudieran enfermarse. Es tranquilizador que el Pomerania de Hong Kong nunca haya mostrado signos de enfermedad. Aunque solo es un caso, sigue sin haber razón alguna para creer que el virus humano pueda enfermar a los perros.

¿Podrían los perros transmitir SARS-CoV-2 a los humanos? 

Para transmitir el coronavirus, el virus debe replicarse en perros a niveles suficientemente altos para ser liberados del cuerpo. Los informes indican que solo se pudieron detectar niveles bajos del virus en el Pomerania. ¿Cuánto virus se necesita para infectar a una persona? De nuevo, aún no lo sabemos.

Sabemos por varios virus diferentes que, aunque la transmisión de persona a perro es teóricamente posible, la propagación de persona a persona es mucho más eficiente.

Nosotros y otros hemos demostrado que los perros pueden ser susceptibles al norovirus humano, una de las principales causas de vómitos y diarrea en todo el mundo. Sin embargo, a pesar de que hay millones de casos de este virus cada año, solo se conoce un solo caso de transmisión de humano a perro. La secuenciación completa del genoma fue instrumental en ese caso particular, y también se requerirá para demostrar de manera concluyente un papel para los perros en el brote actual de SARS-CoV-2.

Incluso poniéndonos en el peor de los casos (en que el coronavirus pueda replicarse en perros a niveles razonables) sería mucho más probable que nos contagiara nuestro vecino que nuestro perro. 

Sin embargo, es esencial practicar una buena higiene alrededor de los canes. Esto evitará que inadvertidamente porten virus en su pelaje y lo propaguen de persona a persona. Tose en tu codo, no sobre tu perro. 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar