TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

La esterilización temprana de perros grandes aumenta el riesgo de que sufran patologías articulares

Compartir

La esterilización tiene incontables ventajas para la salud y el bienestar de los perros, además de ser una de las medidas recomendadas para acabar con el sacrificio de animales sanos, pero cada vez más estudios demuestran que es clave la edad a la que se realiza. Como también recalca este completo análisis del Colegio de Veterinarios de Málaga: "La edad a la que se realiza la cirugía también es determinante; muchos de los problemas de una castración prepúber se pueden evitar realizando la cirugía, siempre que sea posible, cuando el animal haya alcanzado la madurez física."

Tanto en EEUU como en Europa es bastante habitual castrar o esterilizar a los perros en torno a los 6 meses de edad, cuando alcanzan la madurez sexual, o incluso antes, lo que se conoce como esterilización temprana. Pero eso no quiere decir que sea necesariamente la edad más idónea en todos los casos.

Investigadores de la Universidad de California han analizado 15 años de datos de más de 3000 canes que han pasado por el Hospital Veterinario de UC Davis y sus conclusiones son llamativas, útiles e interesantes.

"La mayoría de los perros son de razas mixtas", explica el autor principal del estudio, Benjamin Hart, profesor emérito de la Escuela de Medicina Veterinaria de UC Davis. Y esto es significativo porque pese a ello, pese a que no son canes de una sola raza, los datos reflejan uniformidad en la relación del peso corporal y la asociación de la esterilización con un mayor riesgo de trastornos articulares.

Castrar o esterilizar a un perro mestizo de tamaño grande demasiado pronto podría aumentar el riesgo de que sufra problemas de salud. En concreto, los perros (mestizos) que pesan más de 20 kilos de adultos tienen un mayor riesgo de tener uno o más trastornos de las articulaciones si son castrados antes de cumplir 1 año. 

El objetivo del estudio era analizar los datos para identificar la prevalencia, en cinco categorías de peso distintas, de trastornos comunes de las articulaciones como displasia de cadera, displasia de codo y desgarros del ligamento cruzado craneal, una lesión de rodilla. Y, en paralelo, también se estudió el riesgo de que los perros pudieran desarrollar algún cáncer dependiendo de su peso.

El riesgo de trastornos de las articulaciones para perros más grandes, a partir de 20kg, ​​puede ser hasta varias veces mayor en comparación con perros no castrados. En el caso de las perras mestizas de más de 19,5kg, la probabilidad de que tengan problemas articulares aumentó del 4% hasta el 10-12% si habían sido esterilizadas antes del año de edad.

En cuanto a los canes de menos de 20kg, no se detectó un aumento significativo en la incidencia de trastornos articulares en los que habían sido esterilizados antes de cumplir un año.

De los cánceres analizados, la ocurrencia en perros no esterilizados alcanzó un 15% (mayor en las categorías de perros de mayor peso). No hubo aumentos evidentes con la esterilización en ninguna de las categorías de peso o sexo.

La esterilización antes de la adopción es un requisito o política común de muchas protectoras tanto en EEUU como en Europa y los autores de este estudio sugieren que esa política debería revisarse para que la edad estándar de esterilización sea más de un año de edad para perros que crecerán hasta alcanzar tamaños grandes.

Esta es la recomendación de los autores del estudio en cuanto a la edad más idónea para la esterilización de los perros, en función de su peso y sexo:

Otro estudio previo de los mismos investigadores en el que sí se analizaron datos de 35 razas concretas de perros también ofreció conclusiones interesantes:

Los investigadores encontraron que la incidencia de cánceres en perros más pequeños era baja, ya fuera castrados o no. En dos razas de perros más pequeños, el Boston terrier y el shih tzu, hubo un aumento significativo de cánceres con la esterilización.

A veces, sin embargo, el sexo del perro marca una diferencia considerable: las hembras Boston terriers esterilizadas a los seis meses de edad, por ejemplo, no tenían un mayor riesgo de trastornos articulares o cánceres en comparación las perras no esterilizadas pero en el caso de los machos, los riesgos eran significativamente mayores.

PD Como comentábamos al comienzo, este análisis del Colegio de Veterinarios de Málga es particularmente detallado y completo:

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar