TODOS LOS TEMAS
Perro Urbano

La tenencia responsable: convivir con un perro no es una obligación, es una elección y un compromiso

Compartir

¿Qué es la tenencia responsable? Es una frase que se usa con frecuencia, que aparece en las campañas de civismo que impulsan diversos ayuntamientos e incluso el Gobierno (http://eresresponsable.es/) y, quizá por ello, a veces termina por pasar desapercibida. Pero es un concepto importante, incluso crucial, por eso hemos pensado que sería buena idea “darle al botón de pausa” para analizar, de la mano de Royal Canin y con un poco más de detalle, lo que significa la tenencia responsable al hablar de los perros.

Un consejo patrocinado por Royal Canin

¡Quiero un perro!

Ese podría ser el comienzo de una bonita amistad, de mucho más que eso en verdad, pero es un paso que ha de ser plenamente meditado y por toda la familia si en ese hogar hay más de un adulto, con énfasis en esta última palabra.

Un can, y menos aún un cachorro, no es una herramienta educativa para niños, no es la forma de que demuestren que pueden ser un poco adultos y responsables.

Un perro es un ser vivo que necesita muchos cuidados y por mucho tiempo. Por supuesto que los niños pueden ayudar y disfrutarán muchísimo junto a este animal, pero no debería recaer sobre ellos la tarea de garantizar el bienestar del nuevo miembro de la familia.

La tenencia responsable pasa, en un primer lugar, por entender que compartir tu vida con un perro es una decisión que no debe ser tomada por impulso o a la ligera. Hay que informarse muy bien antes de dar el paso, asegurando que entendemos muy bien las necesidades que tendrá el animal.

¿Cachorro o adulto? ¿De alguna raza en concreto? Hay muchas preguntas clave a las que dar respuesta antes de pensar en tener perro, como podréis leer aquí.

¿Conoces los cuidados y atenciones que necesita un can?

Un perro tiene unas necesidades concretas que van mucho más allá de estar bien alimentado o salir a pasear para hacer sus necesidades. Y si tienes suerte, esos cuidados y atenciones los necesitará por muchos, muchos años.

Para cuidar su salud, desde el principio, es imprescindible apoyarse en los consejos de nuestro veterinario y acudir a revisiones anuales, como mínimo.

El microchip, el registro, las vacunas, la posible esterilización, la protección contra los parásitos internos y externos, contra la leishmaniosis, cuidados adicionales para su pelo, sus dientes o sus articulaciones…

Lógicamente, estos cuidados médicos implican un gasto, igual que su alimentación y todo lo que necesitará para estar a gusto en casa (cama, arnés y correa, juguetes…) Hay que tenerlo presente desde antes de ese primer día dado que a los 800 euros anuales de media se le pueden sumar muchos imprevistos.

Dentro de las atenciones que requiere un perro está la socialización -con sus congéneres y con los humanos. Los canes lo pasan muy mal si tienen que estar solos muchas horas o si sus paseos cotidianos se limitan a una vuelta a la manzana a toda prisa.

La tenencia responsable implica dedicarle tiempo de calidad a nuestros perros.

Estar con ellos tranquilamente, también jugar o proponerles estímulos adecuados, permitirle olfatear y ladrar; ser perros. Y ser conscientes de que, desde el principio, son un miembro más de la familia, también en fines de semana, en vacaciones, cuando llueve y hace frío… Un perro requiere mucho tiempo todos los días de la semana.

¿Conoces el lenguaje de los perros, su forma de comunicarse?

Puede que los perros no hablen pero indudablemente se comunican. Y, sí, es nuestra responsabilidad aprender a entenderlos. Las señales de calma -algo que debería conocer todo dueño de perro- permiten a los canes decirle a sus congéneres y también a nosotros cosas tan importantes como que están estresados o que necesitan espacio.

Sin duda, hemos de enseñar a nuestro perro cómo queremos que se comporte en casa y fuera de ella, algo que podrá requerir más o menos esfuerzo dependiendo de cada perro y sus circunstancias.

La educación canina en positivo es la forma de hacerlo, desde el respeto, de manera eficaz y sin castigos. Quizá, dependiendo de cómo sea tu can, puedes apuntarte a cursos grupales o contar con algún profesional que te de pautas para encarrilar bien ese proceso desde el principio.

Las normas de convivencia están para ser respetadas

Más allá de que lo diga la normativa en tu localidad, el civismo más básico indica que hay que recoger siempre los excrementos de los perros y tratar que no manchen portales, edificios o zonas comunes. Empieza a ser obligatorio en cada vez más municipios llevar una botella con agua y vinagre para verterlo sobre los orines.

¿Sabes que aunque tu can no sea PPP puede ser obligatorio contratar un seguro de responsabilidad civil? Si vives de alquiler o estás pensando mudarte, ¿sabes que el contrato podría impedirte tener animales de compañía? Además, por norma general, en las ciudades, los perros deben ir atados, salvo en lugares o zonas específicas para ellos.

Y ¿eres consciente de la cantidad de espacios donde los perros están prohibidos? desde hoteles a edificios de la administración pública, autobuses y, dependiendo del tamaño de tu can, hasta en el tren.

Por eso mismo es necesaria una web como SrPerro.com, porque, por desgracia, no podemos asumir que nuestros canes son bienvenidos en los mismos sitios que nosotros algo que, seguro, condicionará tu día a día y tus vacaciones si has elegido tener perro. La “letra pequeña” que afecta al día a día con los perros, la normativa, también hay que conocerla y forma parte de la tenencia responsable.

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar