TODOS LOS TEMAS
Perro Urbano

Guía de consejos y preguntas útiles antes de adoptar a un perro

Compartir

Convivir con un perro puede ser fuente de bienestar y satisfacción y tiene efectos beneficiosos para la salud y el ánimo, como han constatado incontables estudios. Pero también es una enorme responsabilidad a nivel práctico, económico y emocional: implica gastos inesperados, requiere mucho tiempo y buenas dosis de paciencia… Los perros no tienen botón de OFF y dependen por completo de nosotros. Es decir, se trata de una elección que debe ser muy meditada porque nadie nos obliga a tener perro. Es importante reflexionar e informarnos a conciencia antes de dar este paso. Y cuantas más preguntas nos hagamos al respecto, mejor.

Patrocinado por Royal Canin

 

Aquí compartimos una serie de recomendaciones elaboradas en conjunto con los expertos de Royal Canin para ayudar a cualquiera que esté considerando adoptar un can.

“El compromiso de tener un perro debe asumirse tras realizar un análisis riguroso y honesto, nunca por un impulso momentáneo frente al escaparate de una tienda, porque un conocido nos proponga perros de una camada o porque hemos visto un anuncio en internet. Ni siquiera por haber visitado una vez una protectora con un largo listado de perros en adopción.

Al contrario, antes de tener un perro o cachorro debemos pensarlo bien para así elegir lo mejor posible y que no llegue el arrepentimiento.

Es más, si tenemos la intención de regalar un perro, antes debemos tener la plena certeza de que la persona que lo va a recibir lo desea de verdad y que sea el perro adecuado a su tipo de vida y sus gustos.

En Royal Canin creemos que un can no es un regalo, pero si tú no lo crees así, nuestro consejo es que sea el futuro propietario quien elija directamente el perro más idóneo para su familia.”

¿Qué preguntas debes hacerte? No todos los perros son adecuados para todo el mundo y es importante tenerlo presente para no tomar la decisión equivocada.

 

¿Un perro adulto o un cachorro?

 

Lo bueno de elegir adoptar es que en las protectoras hay perros de todos los tamaños y edades. En su mayoría mestizos, sí, pero también hay muchos perros de raza, sobre todo adultos.

Pregunta en la protectora si puedes sacar a pasear al perro, dedícale tiempo, acude –con toda la familia- a visitar al can y a pasar tiempo con él o ella.

Si adoptas un perro adulto te pueden dar información sobre su carácter y nivel de actividad, sobre si se lleva bien con gatos o le gusta interactuar con niños pequeños, si es sociable con otros canes o si, por el contrario, tiene algún problema de miedos, etc. Esto es realmente útil para que la adopción sea un éxito.

En caso de adoptar un cachorro, lógicamente tendrás que dedicar más tiempo a su educación pero ese proceso suele ser más fácil que con un perro adulto, sobre todo si acudes a clases de socialización con otros cachorros. Es más complicado saber a priori cómo será su carácter, su nivel de actividad, sociabilidad, etc. pero siempre puedes acudir a la protectora con un educador canino para que te asesore.

Y, por supuesto, recalcan desde Royal Canin, preocúpate por su salud: normalmente en la protectora te indicarán si tiene algún tipo de dolencia que debas tener en cuenta. Puedes fijarte en su pelo, en su peso…

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by El Campito - Salvando Peludos (@salvandopeludos_elcampito) on

 

Preguntas, preguntas y más preguntas

 

Entre las preguntas clave que debemos considerar con tranquilidad está nuestro tipo de vida, el tiempo que pasamos en casa o la cantidad de fines de semana que salimos de viaje, nuestro nivel de actividad física cotidiana, el tamaño de nuestro hogar, si alguno de los miembros de la familia es alérgico…

Es más, conviene incluso tener en cuenta si estamos pensando cambiar de trabajo –podría significar cambios de horario- o mudarnos –si vives de alquiler, con un perro siempre se complica mucho la búsqueda de piso.

También es bueno ser realista en cuanto a nuestros conocimientos sobre cómo tratar y educar a los canes: nadie nace sabiendo “hablar perro” y la educación canina ha evolucionado considerablemente en los últimos años.

Quizá lo que viste y escuchaste siendo niño ya no es recomendable y hay métodos mucho más efectivos para enseñar a los canes.

¿Tienes tiempo y presupuesto para trabajar con un educador canino profesional?

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by protectorabcn (@protectora.bcn) on

 

Consenso familiar

 

Algo clave es que todo el entorno familiar esté de acuerdo en convivir con un animal. Hay que escuchar atentamente las opiniones y gustos de cada uno de los miembros de la familia para estar seguros de que tener un perro no es un capricho, sino que es un deseo consensuado y compartido por todos.

En el caso de los adultos, es crucial ser conscientes de que la realidad es que gran parte de la responsabilidad recaerá sobre nosotros, independientemente de que involucremos a los niños para que también les sirva de aprendizaje. 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by ANAA (@asociacion_anaa) on

 

Un hogar con niños

 

Los pequeños de la casa suelen ser los grandes beneficiados de tener un amigo perro: les ayuda a centrar su atención, a asumir responsabilidades, aprenden a compartir y también entienden el valor de la vida de otros seres.

Aún así, la elección del tipo de animal no puede depender en ningún caso del niño. Los padres, como adultos, deben tener en cuenta aspectos como la edad de los niños o si sufren algún tipo de alergia porque, si llega el can a casa y se descubre la alergia después, esto puede causar un daño emocional importante para el niño.

Por encima de todo, hay que enseñar a los niños a respetar el espacio del perro para evitar problemas.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by AMIGOS DEL PERRO (@amigos.del.perro) on

 

Casa de acogida: la opción solidaria

 

Si llegas a la conclusión de que no es el mejor momento para compartir tu vida con un perro aún así podrías considerar ser casa de acogida, algo así como una adopción temporal.

Es una forma estupenda de coger experiencia y de ayudar puesto que la mayoría de protectoras se apoyan en este sistema que tanto beneficia a los animales (que dejan atrás el estrés de los cheniles y van aprendiendo a vivir en familia).

Además, hay asociaciones como Fundación Bocalán –que entrena a Perros de Asistencia para Niños con Autismo, personas con discapacidad física y personas con diabetes- que se apoyan en las familias de acogida. De hecho, algunos de sus canes viven con los asociados de Royal Canin y van a la oficina de forma cotidiana.

En su caso, los voluntarios conviven con estos labradores durante aproximadamente un año y durante ese tiempo desde Bocalán ofrecen la posibilidad de aprender sobre socialización, cómo aplicar enriquecimiento ambiental, manejo veterinario, entrenamiento básico…

 

 

PD: Tía, en la foto, fue adoptada de El Campito Salvando Peludos. Y ella es un buen ejemplo de porqué es tan importante tener en cuenta todas estas consideraciones. Tía, antes se llamaba Mica, fue adoptada y solo pasó unos meses con esa familia... eligieron devolverla a la protectora. Entonces fue cuando llegó su nueva adopción y su nuevo nombre, Tía.

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar