TODOS LOS TEMAS
Educación canina

El (mito) del líder de la manada y los riesgos reales de aplicar esas teorías en la educación canina

Compartir

Llega un nuevo programa de educación canina a Netflix (Terapia Canina) y, una vez más, el estilo del educador estrella se basa en la teoría de que debemos convertirnos en el líder de la manada ante nuestro perro, ejercer el rol de alfa para que nos respete.

De hecho, antes incluso del estreno del programa, miles de personas ya han sumado su firma en una petición de Change.org para que Netflix cancele Terapia Canina / Canine Intervention por el tipo de métodos utilizados por el protagonista del programa.

Los efectos de ese tipo de teorías y métodos son realmente dañinos para los perros y por ello hemos charlado con Ángela Gonzalez Martínez, etóloga y veterinaria, responsable del Servicio de Etologia del HVU Rof Codina, en la Facultad de Veterinaria de Lugo sobre uno de los mitos más extendidos -y más peligrosos- en educación canina, el que asemeja el comportamiento de los perros a teorías obsoletas basadas en el estudio de lobos en cautiverio para decirle a las personas perrunas que, para educar a su can, han de ejercer de líderes y dominarlo.

Gonzalez Martínez nos aclara de dónde viene este mito y cómo afecta a los perros. Su conclusión es clara: "He visto muchos casos, por desgracia, que no solo empeora mucho el vínculo perro-propietario y el perro viene peor, sino que el dueño viene peor porque ha pasado por el hospital. Tengo muchos casos en los que estoy segura que se podía haber evitado un mordisco importante si no hubieran seguido este tipo de tratamientos."

¿De dónde viene el concepto del líder de la manada y el macho alfa? ¿Cuál es el problema de educar a los perros utilizando métodos inspirados en esas teorías sobre los lobos, teorías que además han sido descartadas hace ya muchos años?

De todo esto hemos charlado con la etóloga y veterinaria Ángela González Martínez. En el vídeo podréis ver gran parte de la entrevista y aquí destacamos algunas de las cuestiones centrales de lo que ha compartido con nosotros.

Es importante, sobre todo, porque este tipo técnicas son dañinas para los perros, además de peligrosas:

- "Cuando adoptamos el rol de alfa, esto de ser el jefe de la manada, y adoptamos esas técnicas que nos indican en este tipo de programas como poner al perro patas arriba, o cada vez que el perro hace algo malo le damos toques en el cuello, le damos pataditas, o gritos, ese tipo de enfrentamiento se ha visto en diversos estudios, y esto sí que es irrefutable y toda la comunidad científica está de acuerdo: es absolutamente contraproducente.

Puede ser que en algún caso funcione, en el sentido de que como es un castigo y el castigo por definición interrumpe las conductas, puede interrumpir la conducta. Pero puede tener efectos adversos muy importantes. Esos perros después pueden mostrar agresividad hacia sus propietarios, hacía otras personas o perros. Esos perros tienen miedo."

- Si el perro tiene miedo y encima lo estamos poniendo patas arriba, le estamos dando toques, le estamos gritando, nos estamos imponiendo... ¡peor va a ser la situación! Va a haber una pérdida de bienestar animal muy importante.  

- De hecho se ha visto que los métodos punitivos hacen que el animal no solo lo pase mal durante la ejecución del método punitivo sino todo el día, esos animales son más pesimistas. Y desde luego es riesgoso para el propio propietario, para personas y otros animales. No son métodos que debamos utilizar."

Normas claras y rutinas, pero nada de ejercer de jefe de la manada

- Tú sí tienes que tienes que tener unas normas claras en casa pero que el perro un día se las salte no quiere decir que te falte al respeto, simplemente que es un perro y se las ha saltado, igual que un niño de dos años se puede olvidar de darte las gracias cuando le das algo o de pedir por favor. Sin más, no pasa nada.  

- No vamos a pensar en ningún momento si el perro nos falta o no nos falta al respeto. Y desde luego esos puntos cardinales que nos decían siempre que había que tener para ser el jede de la manada, que no el perro no salga antes, que coma después, que no se suba a las camas... no tienen mayor sentido. 

- Si tú quieres que el perro suba al sofá, pues tiene que poder subir al sofá siempre. Y si no, pues no le dejes subir al sofá nunca y lo bajas, pero de buenas maneras, con premios, etc. No vamos a luchar tampoco para bajarlo del sofá. Vamos a darle premios, le vamos a poner una cama agradable, lo premiamos por utilizarla... vamos a llegar a acuerdos pero siempre manteniendo unas normas.

-  Si hay veces que en consulta mandamos que los perros no suban a la cama o al sofá. Son situaciones muy concretas de perros que no les gusta que les molesten mientras duermen. Hay perros que si los tocas mientras duermen gruñen o se asustan y echan la boca o lo que sea... Ahí sí que preferimos que duerman en su camita y ya está para evitar riesgos.

Pero de forma general, la mayoría pueden subir al sofá. Hay que ser consistentes, si pueden subir, pueden subir siempre. Lo que no podemos hacer es bajarlos de mala manera porque un día lleguen con las patitas manchadas de barro... 

¿Cuál es el efecto real de las técnicas de educación basadas en la dominancia, el líder de la manada, etc.?

"He visto muchos casos, por desgracia, que no solo empeora mucho el vínculo perro-propietario y el perro viene peor sino que el dueño viene peor porque ha pasado por el hospital. 

Tengo muchos casos en los que estoy segura que se podía haber evitado un mordisco importante si no hubieran seguido este tipo de tratamientos.

Aquí podéis leer el posicionamiento del GrETCA sobre la dominancia en perros, del que habla Ángela en la entrevista.

Si tenemos un problema con nuestro perro hay que acudir a un etólogo y pensar siempre en métodos no punitivos, en métodos no basados en el alfa rol.

¿Cómo elegir al profesional idoneo si tienes problemas con tu perro?

"Lo ideal es buscar un veterinario etólogo clínico.

No obstante, siempre que escuchemos cosas como "tienes que ser el jefe, no lo dejes subir a la cama o a los sofás (sin tener una explicación lógica para eso), somételo, o ponlo patas arriba, o sujétale el cuello, o apriétale el hocico o utiliza castigo físico o verbal, grítale o imponte..." Si escuchamos ese tipo de cosas, no es la persona adecuada para ayudarnos sea quien sea.

Hay que buscar otro profesional. Un buen profesional generalmente te va a aconsejar sobre métodos amables que se van a basar, sobre todo al principio, en evitar los riesgos -para que no te muerda- que es lo más importante y en conseguir que el animal esté más feliz. 

La educación canina convertida en espectáculo, en entretenimiento

Pensando tanto en el nuevo programa que va a emitir Netflix en 2021 como en muchos otros que, en el pasado, fueron denunciados por la asociación que en su momento presidió Ángela Gonzalez Martínez por el peligro real de los métodos que recomendaban, esto es lo que nos comentaba Ángela:

"Un problema de comportamiento tarda mucho tiempo en solucionarse bien, en mejorar bien. Lo que hay que cambiar es una emoción casi siempre, no es una conducta. La conducta es una manifestación de lo que ocurre por dentro. Los perros sienten emociones. Eso lleva meses, igual que en las personas nosotros...

Generalmente eso en televisión es aburridísimo. Sentarse con una persona y hablar con ella una hora u dos sobre qué problemas tiene el perro... Las modificaciones de conducta, de cara la TV, son tediosas...

No es tan atractivo como poner a un perro patas arriba y que deje de hacer la conducta en ese momento. Luego lo que ocurre meses después, ¿quién sabe?", ironiza la etóloga.

Y aparte, que la agresividad vende. Ver un humano agresivo, más fuerte que su Pit Bull, eso vende. 

Otra cosa que un poco nos falta es quizá tener una educación en la ausencia del castigo. A todos nos educaron con castigo, por desgracia, y hoy se sabe que no es una educación adecuada tampoco para los niños.

Entonces claro, te educan de esa forma, la agresividad vende, lo solucionan en 0,5 segundos -cuando probablemente no sea verdad, o solo pare la conduta y el perro siga sintiendo lo mismo. "

PD: Os dejamos la charla de Dr David L Mech, el mismo que acuñó el término "macho alfa" o "lobo alfa" y el mismo que explica que los lobos, en realidad, no se comportan en la naturaleza como él pensó cuando los observó en cautiverio, igual que nos explicaba Ángela al comienzo de la entrevista.

Te puede interesar

 

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar