TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

Los perros aprenden a diferenciar nuevas palabras de forma muy similar a como lo hacen los niños pequeños

Compartir

Desde que Gregory Berns, al científico de los amores perros, decidiera intentar estudiar el cerebro de los perros enseñándoles a estar tranquilos e inmóviles dentro de un escáner funcional de imágenes de resonancia magnética (IRMf) muchos otros investigadores se han lanzado a analizar la mente de los canes.

Un nuevo estudio de investigadores del Departamento de Etología de la Universidad Eötvös Loránd (Hungría) ha mostrado, utilizando esta técnica así como un EEG, que los canes utilizan cálculos y regiones cerebrales similares a las de los humanos al aprender nuevas palabras.

Los perros aprenden, igual que los niños pequeños, a identificar palabras individuales cuando alguien está hablando -aunque no sepan lo que quieren decir esas palabras.

Esta es, explican, la primera demostración de la capacidad de utilizar estadísticas complejas para aprender acerca de la separación entre palabras en un mamífero no humano.  

Los bebés humanos pueden detectar nuevas palabras en un flujo de habla mucho antes de entender el significado de esas palabras. 

Por lo visto, según explican los investigadores de la Universidad Eötvös Loránd, para saber dónde termina una palabra y comienza otra, los bebés hacen cálculos complejos para realizar un seguimiento de los patrones de las sílabas: las sílabas que suelen aparecer juntas son probablemente palabras, y las que no lo hacen probablemente no lo son.

"Para aprender nuevas palabras a partir del habla continua no es suficiente contar la frecuencia con la que ciertas sílabas ocurren juntas. Es mucho más eficiente calcular cómo probablemente ocurren juntas esas sílabas. Así es exactamente como los humanos, incluso los bebés de 8 meses, resuelven la aparentemente difícil tarea de la segmentación de palabras: calcular estadísticas complejas sobre la probabilidad de que una sílaba siga a la otra”, explica Marianna Boros, una de las autoras del estudio e investigadora postdoctoral en el Laboratorio de Neuroetología de la Comunicación, Departamento de Etología de la Universidad Eötvös Loránd.

Esto es precisamente lo que han comprobado que también hacen los perros. Y para ello utilizan áreas del cerebro muy similares a las de los humanos.

El estudio muestra que los canes pueden aplicar cálculos complejos para segmentar un flujo de voz pero no está claro de dónde proviene esta capacidad. Podría reflejar una capacidad general de los mamíferos que no se había detectado previamente en otros mamíferos no primates o podría ser el resultado de los efectos de la exposición o la domesticación, esto está aún por determinar. 

Podéis ver el estudio completo aquí.

En esta universidad llevan ya muchos años estudiando cómo los perros aprenden y procesan el lenguaje de los humanos, analizando cómo funciona su cerebro y cómo aprenden. De hecho también están tras el proyecto del Genius Dog Challenge que se centra en los canes más inteligentes.

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar