TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

El trabajo de nariz -localizando chuches o comida oculta- fomenta el optimismo en los perros

Compartir

El trabajo de nariz, los juegos de olfato, es un ejercicio realmente positivo para los perros a muchos niveles. Ejercitan su mente, se entretienen, reducen los niveles de estrés... Y, además, hace que se sientan más optimistas, más positivos a la manera canina, según un reciente estudio liderado por la profesora Alexandra Horowitz (gran experta en todo lo relativo al poder olfativo de los canes, cuyos libros son verdaderamente entrentenidos y recomendables) junto con Charlotte Duranton, de Ethodog. Su conclusión es clara y útil: permitir a los perros pasar más rato olfateando, buscando (y encontrando) comida mejora su bienestar.

* Los perros huelen en estéreo y pueden oler el pasado y el presente

Alexandra Horowtiz y Charlotte Duranton han comparado a dos grupos de perros, 20 en total y de diferentes razas, incluyendo mestizos: unos han llevado a cabo trabajo de nariz y los otros en habilidades caninas (heelwork). En ambos casos se ha premiado a los perros con chuches, a través del refuerzo positivo, pero obviamente los canes enfocados en el trabajo de nariz las han recibido de forma distinta, ellos tenían que buscarlas activamente, tomando decisiones para poder encontrarlas.

"Cuando se enfrentan a un estímulo ambiguo, la percepción y el comportamiento de un individuo hacia la situación se ven afectados por los estados emocionales. En una nueva situación, los estados emocionales positivos conducen a reacciones optimistas; Estados emocionales negativos, a reacciones pesimistas.  Este fenómeno está relacionado con el bienestar y está bien estudiado en humanos y otros animales a través de la prueba de sesgo cognitivo."

Es, justamente, la prueba que han utilizado en este caso con los perros, empleando para ello cuencos con comida.

Primero aprendían que un cuenco en un sitio concreto siempre tendría dentro algún alimento y que otro cuenco en otro punto estaría vacío. Y entonces se colocaba un tercer recipiente (sin comida) en un lugar ambiguo. El tiempo que tardaban en acercarse -esperando encontrar comida- es lo que se llama sesgo cognitivo. Cuanto menos tiempo tardaran, más "positivos/optimistas" estaban.

Los perros participaron en clases grupales junto con sus dueños: la mitad en clases de habilidades caninas que luego tenían que practicar en casa, la otra mitad en juegos de olfato, que también practicaban posteriormente en casa.

Ambas actividades se estructuraron de igual forma para que siempre hubiera una evolución y los canes recibieran recompensas a medida que iban avanzando y superando diversos retos.

Antes de comenzar esas clases no había ninguna diferencia en los tests de sesgo cognitivo de los perros. Una vez pasadas esas dos semanas, sin embargo, los perros que habían hecho trabajo de nariz tardaron menos tiempo en ir hacia el cuenco (vacío, ojo, no contenía ningún alimento) que estaba en el punto ambiguo de la habitación.

Las responsables del estudio creen que los juegos de olfato hacen que los perros discurran, deben elegir y resolver problemas y eso es algo que tiene efectos positivos también en los canes. Es un comportamiento natural que fomenta la autonomía de los perros:

"Llegamos a la conclusión de que permitir que los perros pasen más tiempo utilizando su olfato a través de una actividad de trabajo de nariz los hace más optimistas. Al permitirles a los perros más tiempo de olfateo se mejora su bienestar."

PD Esta charla de Horowtiz sobre cómo huelen el mundo los perros seguro que os resulta interesante.

PD2 Si os estáis preguntando cómo hacer juegos de olfato con vuestro can, hay muchos juguetes interactivos, algunos los puedes hacer en casa y a veces no hace falta ni siquiera un juguete, basta con esconder chuches en algún lugar de casa... 

Pero seguro que os vendrá bien leer los consejos de Pat Educadora Educadora Canina:

Es importante, antes de nada, crear una rutina. Es decir, enseñar a nuestros perros cuándo estamos jugando a juegos de olfato y cuándo no. De lo contrario podemos provocar que busquen todo el tiempo... 

Para ello puedes tener una rutina con la que iniciar el "juego", por ejemplo decirle a tu can que se siente y se quede quieto mientras colocas la alfombra y entonces le dices "buuuusca". 

Una vez que tengan clara esa rutina, explica Patricia, podrás hacer que busquen en cualquier parte, no solo al jugar con la alfombra, también en el parque o en cualquier otro lugar.

 

Te puede interesar

Cómo hacer y cómo utilizar la alfombra de olfato para perros

Sudokus para la tercera edad canina, juegos para mejorar la salud mental de los perros

Puzzles y juguetes perrunos DIY: inventos caseros para entretener a un can

La importancia del enriquecimiento ambiental para los canes, más aún para los perros de intervención asistida

El aburrimiento crónico es perjudicial para los perros, llegando incluso a reducir el tamaño de su cerebro

Juegos y ejercicios de estimulación mental para hacer con tu perro en casa en invierno

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar