TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

El miedo y el tamaño del can es lo que, con frecuencia, explica el comportamiento agresivo de perros hacia personas

Compartir

Un estudio del Grupo de Investigación Genética de la Universidad de Helsinki ha analizado la asociación de varios factores de riesgo potenciales con el comportamiento agresivo de los perros hacia las personas. Para ello han utilizando datos de más de 9.000 canes, datos recabados a partir de casi 14.000 encuestas.

Un perro se clasificó como agresivo si gruñía con frecuencia y / o había intentado morder o había mordido a una persona al menos ocasionalmente en las situaciones descritas en la encuesta.

¿Sus conclusiones? Los perros que mostraban un comportamiento agresivo son con mayor frecuencia machos pequeños y temerosos, siendo los primeros perros de una persona y los únicos perros de la familia.

Y esto es importante tenerlo en cuenta porque las "etiquetas" que colocamos a los perros afectan a cómo son tratados (y maltratados). No es lo mismo decir que un perro es miedoso a que un perro es agresivo. Una vez que entendamos que la raíz del problema es el miedo será más fácil tener empatía y buscar soluciones adecuadas para ayudar a ese can.

El estudio liderado por Salla Mikkola revela que el miedo del perro se asoció fuertemente con un comportamiento agresivo, los canes temerosos tenían muchas más probabilidades de comportarse de forma agresiva.

Además, los perros mayores tenían más probabilidades de comportarse de forma agresiva que los perros jóvenes. Esto puede deberse, entre otras razones, al dolor debido a alguna enfermedad. O a que el debilitamiento de sus sentidos puede dificultar la detección de personas que se acercan y situaciones que antes gestionaban bien ahora los sobresaltan y pueden provocar una reacción agresiva en el perro,

Los perros pequeños tenían más probabilidades de comportarse de forma agresiva que los perros medianos o grandes, pero su comportamiento agresivo -por razónes obvias, su tamaño- puede no considerarse tan amenazante como cuando sucede en canes más grandes, por lo que muchas veces no se gestiona ese problema. 

Los machos también se comportaron de manera más agresiva que las hembras y la esterilización no tuvo ningún efecto sobre la agresividad.

Y los dueños de perro primerizos también tenían canes que eran más propensos a comportarse agresivamente que los perros cuyos dueños ya tenían experiencia previa con perros.

Finalmente, el estudio también encontró que los perros que disfrutan de la compañía de otros canes en casa se comportan de forma menos agresiva que sus compañeros que viven solos. El mismo fenómeno se ha observado en estudios anteriores, dicen los investigadores finlandeses, pero la relación de causa y efecto del fenómeno no está clara.

Además, Salla Mikkola y sus colegas también han analizado las diferencias generadas por las diferentes razas de perros puesto que esto puede indicar un componente genético. 

Según los datos analizados por este estudio, los Collie de pelo largo, los caniches (de todos los tamaños menos gigante) y los Schnauzer mini son los más agresivos. Y los menos agresivos, Labrador y Golden Retriever. 

La foto que encabeza el texto es de Toshihiro Gamo

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar