• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

Un héroe cotidiano, uno de esos humanos que no miran hacia otro lado ante el maltrato animal

Un héroe cotidiano, uno de esos humanos que no miran hacia otro lado ante el maltrato animal

A Pedro y a su perra Déesse un amigo les han dedicado la foto que encabeza este texto -y con toda la razón: ambos se han comportado como superhéroes por salvar a una perra viejita y algo enferma a la que alguien, lo de humano lo dejaremos en cuarentena, había enterrado viva. Para matarla.

Pedro Dinis es portugués, vive en Francia junto a su perra Déesse. Y hace un par de días, cuando iban paseando con su can y una amiga por las afueras de París se topó con algo indescriptible...

Justo habían decidido prolongar un poco el paseo para que Déese siguiera correteando suelta cuando de pronto se toparon con algo que, inicialmente, no supieron casi entender.

Pensaron que era un perro muerto hasta que, segundos después, se dieron cuenta de la realidad, brutal y cruel: alguien había enterrado a esta perra allí, en una zona apartada, esperando que muriera.

Ellos dieron de beber a la perrusca, llamaron a los bomberos y a la policía, y pudieron desenterrarla.  Y ojito, no sólo la habían enterrado sino que le habían atado un saco con cascotes para que le resultara aún más imposible escapar de esa trampa mortal. 

La perra, una Dogo de Burdeos que se llama Athéna, pasó unos días en el veterinario ingresada y sí, pese a la salvajada por la que ha pasado, saldrá adelante.

La perra tenía un tatuaje de identificación y eso ha permitido encontrar a su "dueño", un hombre de 21 años que insiste que no tuvo nada que ver con lo sucedido.

Su perra, dice, se escapó. La policía, menos mal, no ha dado credibilidad a su versión de los hechos: entre otras razones, la perra tiene 10 años y una artrosis bastante avanzada; no tendría la agilidad para escapar a ningún lado.

Ese individuo será juzgado por maltrato animal en marzo 2016 y hay una petición, que ya han firmado casi 400.000 personas, para que le condenen a la pena máxima contemplada por la ley en estos casos: una multa de hasta 30.000 € y 2 años de cárcel.

Ahora Athéna vive con una familia de acogida, gracias a la asociación SOS Dogue de Bordeaux: "Le cuesta comer, hay que darle el pienso a mano y las medicinas en trocitos de carne. Hasta el juicio no puede ser adoptada porque sigue siendo legalmente la propiedad de su 'verdugo'".

Pedro Dinis, el salvador de la perra, ha recibido todo tipo de piropos en su facebook. Todos ellos merecidos.  Menos mal que hay gente como él andando por el mundo para contrarrestar el efecto de los salvajes que también habitan entre nosotros.

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar