• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

Opciones vintage (y más bien poco recomendables) para viajar en coche con un perro

Opciones vintage (y más bien poco recomendables) para viajar en coche con un perro

Las normas para viajar en coche con un perro son bastante sencillas, las podéis consultar aquí: en esencia el can no debe poder interferir con el conductor. También hay diversas recomendaciones, según el tamaño del perro, para que vaya más seguro y cómodo pero ninguna de ellas incluye ir colgado del exterior, como podréis imaginar :-)

Pinterest es una mina de imágenes curiosas. Como SrPerro tiene una cuenta en la que compartimos fotos, obviamente, de canes, nos mandan sugerencias relacionadas y a través de esas alertas hemos acabado descubriendo estos anuncios tan peculiares, ambos tratando de animar a los dueños de canes de los años 30 a utilizar unos métodos de transporte perrunos tirando a peculiares.

Este primero es del año 1936 y el anuncio es real pero no se hizo realidad, por lo que cuentan, ¡menos mal, pensarán los perros!

El saco en cuestión, con un agujero para que el can saque la cabeza, explican en las instrucciones, se engancha de la ventana abierta con unos ganchos recubiertos de plástico -para no dañar la carrocería. El inventor se quedaría a gusto :-)



A mí me ha recordado a una historia que aunque pueda parecer un bulo es del todo real, la del viaje de Mitt Romney con su perro: por lo visto el aspirante a presidente de EEUU se fue de vacaciones con toda su familia, en coche, allá por 1983. Con ellos viajaba su can, un Setter llamado Seamus. 12 horas de viaje, de Boston a Ontario. Y como no había sitio para el can en el interior, decidieron colocarle dentro de un transportín en el techo del coche: literalmente, se cagó (asumimos) de miedo. 

Romney paró en una gasolinera, limpió la caca y siguió su camino


Y aquí, otro anuncio vintage sobre un método de transporte perruno tirando a peculiar y de nombre engañosamente lujoso, el Palacio. Y éste, ¡sí se llegó a comercializar! 

Por lo visto, según explican en esta web, las hacía una empresa de Missouri para Ford y había dos versiones, para uno o para dos perros.


Algo hemos avanzado desde entonces aunque... incluso en esa época había quien también se ocupaba de que su can viajara con cómodo Muy fan de este sidecar vintage.



Te puede interesar

Viajar en coche con perro: legislación y recomendaciones para una mayor seguridad
El Basset Hound más cool: Moose, con las orejas al viento


Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar