• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

¿Cómo reducir al máximo la experimentación en animales, incluyendo en perros? El (gran) ejemplo de la Universidad de Utrecht

¿Cómo reducir al máximo la experimentación en animales, incluyendo en perros? El (gran) ejemplo de la Universidad de Utrecht

Última actualización del articulo el día 08/05/2022

Tanto la Universidad de Barcelona como el Parc Científic han insistido una y otra vez que el experimento con los cachorros de Beagle encargado al (infame) laboratorio de Tres Cantos, Vivotecnia, no tenía alternativa. Todos los argumentos, la presión pública, las cartas de científicos y otras universidades, hasta las iniciativas legales se han estampado contra esa misma pared: no hay alternativa real a los experimentos con animales, dicen.

¿Es eso cierto? Como hemos podido comprobar meses atrás muchos científicos y académicos rechazan esa certidumbre.

Algunos trabajan, desde hace mucho, para lograr desterrarla. Es el caso de la Universidad de Utrecht (UU), en los Países Bajos, donde impulsan, de muy diversas maneras, una ciencia "libre de animales": desde los años 80 promueven el protocolo de las Tres R (reemplazar, reducir y perfeccionar el uso de animales en la enseñanza y la investigación) y están implementando un buen número de soluciones innovadoras que buscan encontrar alternativas viables a los animales de laboratorio e incluso tienen un curso que se llama "mejor ciencia con menos animales".

¿El resultado? Desde 2001 han reducido el uso de animales en más del 60 por ciento.

A través del 3Rs-Centre y del TPI Utrecht,esta universidad holandesa apuesta de manera decidida por un futuro en el que sea posible enseñar e investigar sin animales.

El TPI Utrecht, en concreto, es un grupo de trabajo en el que expertos de diversas disciplinas comparten conocimientos y experiencia técnica sobre cómo logran avanzar en sus investigaciones minimizando el uso de los animales y, de manera conjunta, buscan formas innovadoras de lograr ese objetivo. 

Incluso organizan "maratones de ayuda", talleres creativos que tratan de encontrar o desarrollar métodos libres de animales para investigaciones concretas. 


 

Los estudiantes de UMC Utrecht y la Facultad de Medicina Veterinaria de UU utilizan modelos anatómicos, patológicos y fisiológicos realistas creados a partir de cuerpos humanos y animales, plastinados que son duraderos y reutilizables.

Han creado, por ejemplo, la mitad trasera de una perra a tamaño real, un modelo que permite practicar diversas intervenciones con mayor tranquilidad, ahorrándole estrés a los canes y a los estudiantes. Y también tienen ratas artificiales.

También pueden apoyarse en la realidad virtual para ver con todo lujo de detalles el interior de diversos animales, para aprender y también practicar diversas operaciones todas las veces que sea necesario sin que ningún animal sufra por ello. 

Como veréis en el vídeo, en UU han desarrollado modelos tridimensionales y holográficos con este objetivo: por el momento en este particular zoo hay una rata, un ratón y un pez, pronto quieren tener un perro, un gato, una vaca y una oveja.

Los beneficios son múltiples, también en el campo de la investigación, como explica el coordinador del 3Rs-Centre, Jan van der Valk: “Un animal es una especie de caja negra. No se puede saber si un animal tiene dolor de cabeza, si se pone rojo o está confundido. Los experimentos con animales no te lo dicen todo. No sorprende que nueve de cada diez fármacos probados en animales sigan fallando en la fase clínica”.

Hay muchos otros ejemplos de cómo en UU apuestan por una ciencia libre de animales: Bart van der Zwan, profesor de neurocirugía vascular en UMC Utrecht, ha reemplazado las ratas y los cerdos que se usaban para practicar las suturas por fideos de arroz hervidos y pétalos de flores, alternativas infinitamente más baratas que, además, no implican daño a ningún animal.

Juliette Legler, profesora de toxicología en la Facultad de Medicina Veterinaria de la UU y miembro del equipo de TPI Utrecht, lidera otro proyecto increíble, VHP4Safety, la primera plataforma humana virtual del mundo para probar la seguridad de productos químicos y fármacos sin utilizar animales de laboratorio.

Ante la creciente evidencia de que las pruebas en animales tienen una capacidad limitada para predecir los efectos sobre la salud humana, esta pionera plataforma tiene el objetivo de acelerar la transición a una evaluación de seguridad sin animales. 

PD En paralelo, en la UU tratan de fomentar la adopción de los animales que han sido utilizados por los estudiantes, cientos de ratones, gallinas y hasta algunas cabras han sido adoptadas. 

 

 

Te puede interesar