TODOS LOS TEMAS
Nutrición

¿Por qué es tan importante controlar el peso de nuestros perros?

Compartir

Los perros que tienen sobrepeso u obesidad ven mermada su calidad de vida. Corren más riesgo de desarrollar una variedad de dolencias crónicas que incluyen enfermedades ortopédicas, diabetes e incluso ciertos tumores, sufren intolerancia al esfuerzo y problemas cardiorrespiratorios.

La obesidad no es una cuestión estética, es un grave problema de salud para los perros y lo malo es que, pese a que muchos veterinarios llevan años alertando sobre esta cuestión, la obesidad canina aumenta en todo el mundo -en España se calcula que podría afectar a 1 de cada 2 animales de compañía.

Por eso es tan importante tener claro cuál es el peso saludable de nuestro perro en cada momento de su vida e, igualmente, mantener hábitos saludables para evitar que pueda engordar.

Un consejo elaborado en colaboración con Royal Canin

¿Cuándo hay que controlar el peso de nuestros perros?

La respuesta es sencilla, desde el principio y siempre.

Hay que controlar el peso de nuestros canes desde que son cachorros puesto que sobrealimentar a un perro cuando es pequeño puede favorecer la obesidad de adulto. Y no solo eso, en perros de razas grandes puede conducir a un crecimiento acelerado que podría generar problemas de tipo osteoarticular.

También es importante tener en cuenta la esterilización: los cambios hormonales y en el metabolismo que se producen en ese momento se traducen, con frecuencia, en un mayor apetito y un menor gasto calórico del organismo. Por ello, aumenta el riesgo de sobrepeso.

Lógicamente, la edad también es un factor a tener en cuenta, igual que en las personas: los canes más mayores tienen unas necesidades calóricas más reducidas, su metabolismo cambia con los años y, en paralelo, su nivel de actividad se va reduciendo. Si seguimos dándoles el mismo alimento y las mismas cantidades en las raciones, pueden tender a engordar.

Además, hay razas que tienen más predisposición a tener sobrepeso. Los labradores, por ejemplo, suelen ser glotones en exceso y, además, tienen mayor proporción de tejido adiposo que otros canes de su tamaño por lo que es más fácil que acumulen el exceso de calorías como grasa corporal.

¿Qué podemos hacer para evitar que un perro engorde?

Hay cuatro hábitos fundamentales que debemos incorporar a su día a día:

- Ofrecer a nuestros perros un alimento adaptado a sus condiciones fisiológicas, su raza, tamaño y edad.

- Medir la ración diaria recomendada (a poder ser utilizando una báscula).

Y algo muy importante, si ofrecemos premios a nuestro can, deben proceder de esta cantidad diaria de alimento.

Lo ideal es utilizar parte de su ración como premio. Si utilizamos por otro tipo de opciones para premiarles, habría que descontarlo de la asignación diaria (y que esos extras no pasen del 10% de su aporte calórico).

Además, siguiendo con la alimentación, será útil usar los comederos interactivos o las alfombras de olfato porque así el momento de las comidas es mucho más estimulante para ellos y, además, al hacer que coman más lento se favorece la saciedad.

Es decir, si tu perro es de los que está pidiendo comida constantemente eso es algo que te puede ayudar, igual que repartir la ración en varias tomas. Y en paralelo puedes optar por un alimento que sea más saciante (bien por su fórmula y/o croqueta más grande) o puedes ir combinando con alimento húmedo que, al ser más voluminoso, ayuda a dar sensación de saciedad.

- Fomentar el ejercicio físico saludable y adaptado siempre a las características de cada can: paseos largos, momentos dedicados al juego -con sus congéneres o contigo-…

- Visitar periódicamente al veterinario: las consultas de revisión de peso son muy importantes para controlar la evolución de la condición corporal de un perro porque es fácil subestimar el peso de nuestros canes.

En Royal Canin cuentan con un test para poder hacerte una idea de si tu can está en el peso ideal pero para asegurarnos y cerciorarnos al 100% debemos contar con el asesoramiento del veterinario.

Se considera que un perro tiene sobrepeso cuando supera hasta en un 20% su peso ideal; por encima de ese porcentaje ya hablaríamos de obesidad.

Por aquí te dejamos algunos trucos que pueden ayudarte y orientarte para saber el estado de condición corporal de tu perro.

En el día a día se recomienda ver, sentir y pesar.

Mira a tu perro, tanto su comportamiento como su aspecto. ¿Se cansa fácilmente? ¿Le cuesta subir y bajar del sofá o de la cama? Esto podría ser un síntoma de sobrepeso.

¿Si le miras desde arriba, se le marca la cintura? Y, de lado, ¿es evidente el pliegue de su abdomen detrás de las costillas?

Tócale: ¿puedes sentir sus costillas sin más o tienes que apretar mucho para palparlas?

Pesa a tu perro, si lo haces regularmente será sencillo detectar de manera fiable cualquier cambio en su peso.

 

¿Por qué es tan importante evitar el sobrepeso?

Hay que tener presente que, según diversos estudios, solo la mitad de los perros que inician un protocolo para adelgazar logran alcanzar el peso deseado. Y muchos de los animales posteriormente vuelven a engordar.

¿Cómo evitarlo? la recomendación suele ser mantener a los perros que llegan a un peso saludable con la misma dieta de pérdida de peso pero con una ración adaptada, porque volver al alimento normal puede convertirse en un riesgo de que vuelva a engordar.

Y, además, se considera que un perro que ha sido obeso y ha adelgazado tiene unas necesidades calóricas menores que un perro de su mismo peso que nunca estuvo obeso.

Si tu veterinario te indica que tu can debe perder peso también te explicará los pasos concretos a seguir puesto que siempre será un proceso gradual.

Es importante ser constante y perseverar: hay beneficios medibles para la salud y el bienestar de un can obeso cuando logra adelgazar, mejor movilidad, más vitalidad y, en general, una mejor calidad de vida.

PD La foto que encabeza este texto es de Tony Alter.

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar