TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Es peligroso dejar a un perro dentro de un coche hasta en invierno, alerta un nuevo estudio

Compartir

Un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Animales, Rurales y Ambientales de la Universidad de Nottingham Trent, en el Reino Unido, ha monitorizado la temperatura interior de los coches durante todos los días a lo largo de dos años. Sus conclusiones son claras: incluso en invierno es peligroso dejar a los perros dentro del coche. Incluso en invierno un can, sobre todo los de razas braquicéfalas, podría sufrir un golpe de calor. Teniendo en cuenta que hablamos de un país considerablemente menos caluroso que España, su advertencia es aún más pertinente en nuestro caso: no hay que dejar a los perros dentro del coche NUNCA.

La mayoría de los perros se sienten cómodos a temperaturas entre 15-25 °C, aunque en esto también influye su raza, el tipo de pelo o su condición física. 

En términos generales, si la temperatura corporal de una perro excede los 39.4 ° C, se considera hipertérmica. El riesgo de fallo mutiorgánico y muerte llega de alcanzar la temperatura los 41.2 °C - 42.7 °C.

La temperatura más alta observada en el estudio fue de 54.5 ° C, registrada a las 4.57 p.m.en junio de 2018 y otro dato que resaltan los investigadores de Nottingham Trent es que el momento más caluroso del día dentro de un coche no es al medio día sino entre las 4 y las 5 de la tarde.

Dentro de los coches monitorizados -en aparcamientos donde no había necesariamente mucha sombra- la temperatura excedía los 25°C en todos los meses del año, lo cual es lo suficientemente alto como para causar un golpe de calor en las razas braquicefálicas (bulldogs, bulldogs franceses y pugs).

Entre abril y septiembre, la temperatura excedía los 35 °C, suficientemente alta como para que cualquier can pudiera sufrir un golpe de calor. 

Si el termómetro supera los 35 °C, los perros necesitarán jadear para controlar su temperatura, y si están atrapados en un automóvil, el jadeo deja de ser efectivo a medida que aumenta la temperatura y la humedad.

En vehículos cerrados pueden desarrollarse condiciones peligrosas de microclima debido a la falta de movimiento del aire, algo que resulta aún más peligroso para los perros dado que su forma de gestionar el calor es mucho menos eficaz que la nuestra.

"La gente asume que el riesgo es solamente al mediodía y durante el verano, cuando en realidad los automóviles pueden alcanzar temperaturas potencialmente peligrosas. durante todo el año, con el final de la tarde como el período más caluroso", recalca la Dra. Anne Carter, una de las responsables del estudio.

Por eso mismo consideran que las campañas que advierten sobre los riesgos de dejar a un perro dentro del coche deberían lanzarse mucho antes del verano. 

 

Te puede interesar

 

 

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar