TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Campaña contra el cáncer canino y consejos prácticos para proteger a nuestros perros

Compartir

Cada año, en EEUU 12 millones de perros y gatos reciben un diagnóstico que nadie quiere escuchar, tienen cáncer. En todo el mundo esta es ya la principal causa de muerte en los perros (aunque en España nos falten datos fiables al respecto).

Algunas razas son más propensas que otras pero hay estudios que señalan que los canes son más proclives a sufrir un cáncer que cualquier otro mamífero.

Desde hace 60 años la Morris Animal Foundation trata de lograr nuevas armas contra esta enfermedad: han impulsado más de 340 estudios relacionados con la prevención el diagnóstico o los tratamientos para el cáncer en los animales de compañía.

Ahora han lanzado una nueva campaña ,"Stop Cancer Furever", para recaudar más fondos que permitan seguir avanzando con estas investigaciónes. Y, en paralelo, han compartido una batería de consejos útiles para tratar de evitar riesgos innecesarios y, en la medida de lo posible, proteger a los perros.

Estos son los consejos que ofrecen los expertos de Morris Animal Foundation:

- Evita el humo de segunda mano.

¿Tu perro vive en un hogar donde hay fumadores? La evidencia sugiere que el riesgo de cáncer aumenta en las canes expuestos al humo del tabaco en el ambiente. Lo ideal es que los canes estén en zonas libres de humo. 

- Controla el peso de su perro.

Diversas investigaciones sugieren que la obesidad es un factor de riesgo de cáncer. La alimentación con una dieta de mala calidad o desequilibrada también puede estar relacionada con un aumento en el riesgo de cáncer.

- Conviértete en un experto en la(s) raza(s) de tu can

Ciertas razas de perros y gatos son más propensas a diferentes enfermedades, incluido el cáncer (es el caso de los Golden Retriever, los Setter o los Beagle, los Bóxer o los Rottweiler). Hay muchos estudios sobre diversas razas y diversos tipos de cáncer; seguro que tu veterinario te puede ayudar si quieres tener más información fiable al respecto.

Dado que la detección temprana es una herramienta clave en la lucha contra cualquier cáncer, tener esos datos y monitorizar a un can que, por su raza, pueda tener más 

- Chequeos veterinarios regulares

Una vez al año, como mínimo, para que tu veterinario pueda realizar un examen físico completo a tu can y así detectar cualquier anomalía que pueda haber. 

- Evitar la exposición prolongada a la luz solar

Al igual que en las personas, la pigmentación leve de la piel combinada con mucho tiempo al aire libre puede aumentar el riesgo de algunos cánceres.

- Evitar la exposición al amianto

De nuevo, igual que para las personas, hay todo tipo de informes que relacionan la exposición al amianto con cáncer. 

- Agrega verduras a su dieta

Hay algunos estudios que sugieren que añadir verduras a la dieta de nuestros canes podría ayudar a a disminuir el riesgo de cáncer.

No es algo que se haya probado definitivamente pero, en cualquier caso, si eliges verduras como el brócoli o la calabaza, será positivo para su salud.

- Examina a tu perro con regularidad 

Recuerda hacerlo una vez al mes, sobre todo si tu can pasa de los 7-8 años: pasa las manos por su cuerpo, mírale bien la boca y las orejas... Hay ciertos síntomas que pueden hacerte sospechar que tu can podría tener cáncer y cuanto antes lo detectes y pueda recibir tratamiento, mejor pronóstico tendrá.

- Evita la exposición a productos químicos para césped

Existe alguna evidencia de un mayor riesgo de cáncer en los animales expuestos a los químicos aplicados al césped.

- Haz ejercicio con tu can con regularidad

El ejercicio -siempre adaptado a la edad y estado físico de cada uno- es una forma de que un can esté mentalmente estimulado y ayuda a reducir el riesgo de problemas de salud. 

- Evita la exposición a pinturas y solventes

Un estudio publicado recientemente sugiere una posible asociación entre la exposición a estos químicos y el cáncer. Trata de mantener a tu can en otra habitación si tienes que usar este tipo de sustancias.  

- Conoce a tu perro

Los cambios de comportamiento a menudo indican que un can no se siente bien. Si conoces bien sus gustos, sus ritmos, su forma de comer y de dormir... cualquier cambio en la rutina o en su conducta podría ser un signo temprano de enfermedad. Consúltaselo a tu veterinario.

 

Te puede interesar

 

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar