TODOS LOS TEMAS
Perro Urbano

10 errores comunes al interactuar con los perros y humanizarlos en exceso

Compartir

Este artículo de The Conversation aborda un buen número de cuestiones interesantes para cualquier humano perruno. (profesor de comportamiento animal en la Universidad de Sydney) y (investigadora también en la Universidad de Sidney) son los autores del texto que compartimos, traduciéndolo del original: ambos también han escrito un libro igualmente pertinente, Making Dogs Happy, How to be your dog's best friend (Hacer felices a los perros, cómo ser el mejor amigo de tu perro).

Hacer felices a los perros: un documental busca mejorar la relación entre humanos y canes

Al igual que los humanos, cada perro tiene su personalidad y sus preferencias por lo que pueden diferir dramáticamente en la forma en que abordan la vida y lo que obtienen de ella.

En el libro, Making Dogs Happy, nos apoyamos en las últimas investigaciones científicas, usamos fotos ilustrativas y consejos prácticos para ayudar a los dueños de perro a entender lo que sus perros pueden estar sintiendo en cada momento y también ofrecemos estrategias para que sepan cómo ayudar a sus canes.  

Making Dogs Happy se centra en la aplicación pragmática de las actuales teorías relacionadas con los perros para mejorar nuestra relación con ellos y, por supuesto, hacer que sean más felices en ese mismo proceso. 

Hay muchas maneras en que podemos juzgar mal a los perros al asumir que son humanos peludos. Aquí hay diez conceptos erróneos comunes que surgen al asignar valores y necesidades humanas a los perros.

 

1. Compartir es vivir, para los humanos...

Los humanos pueden racionalizar y apreciar los beneficios de compartir. Por el contrario, entre los perros, la posesión es lo que cuenta. Por lo tanto, no debemos quitarles juguetes o huesos a menos que los hayamos entrenado para que acepten esta forma de intervención.

 

2. Los perros siempre disfrutan de demostraciones físicas humanas de afecto

Los humanos a menudo muestran su afecto por los demás a través de abrazos y achuchones. Los perros sencillamente no tienen las extremidades y las articulaciones para lograr esto y, por lo tanto, no han evolucionado para abrazarse con cariño.

Cuando un humano los achucha muchos pueden encontrar el gesto incómodo o incluso amenazante. Y lo mismo sucede cuando les dan palmaditas en la cabeza.  

>>  Lenguaje perruno: no a todos los canes les gusta ser acariciados / tocados / abrazados

 

3. Los perros que ladran o gruñen son siempre amenazantes o peligrosos

Estos son comportamientos cuyo objetivo es aumentar la distancia. Los perros que usan estas señales están tratando sobre todo de conseguir algo más de espacio para así sentirse más seguros.

Todos los perros, independientemente de su temperamento o entrenamiento, a veces pueden necesitar más espacio.

Por lo general, primero intentan decirlo con señales más sutiles pero muchos aprenden que las señales sutiles no funcionan y por eso pasan directamente al grito.  

 

4. Los perros recibirán perros desconocidos en su casa

Los perros evolucionaron de los lobos y, por lo tanto, están preparados para defender lo que es suyo. Tienen apego a su territorio y a los recursos dentro de él.

Los perros no tienen forma de saber que los perros y humanos que invitamos a nuestra casa en algún momento se irán.  

Para ellos puede ser comprensible pensar que esos recién llegados se quedarán para siempre. Por lo tanto, es de esperar que a menudo intenten establecer las reglas básicas y poner a los recién llegados en su lugar.


5. A los perros les gusta descansar como los humanos

Nosotros vamos al trabajo o al colegio por lo que valoramos la oportunidad de relajarnos al llegar a casa. Por el contrario, los perros pasan la mayor parte del tiempo en casa y valoran los paseos y el ejercicio fuera de casa más que el tiempo que pasan en el sofá. 

Es decir, para un perro el cambio no es que sea tan bueno como el descanso, es mucho mejor.

 

6. Un perro efusivo es un perro amistoso

"Amigable" para un perro no es amigable para todos los perros, y algunos perros usan el exceso de efusividad perruna como una forma de aliviar la ansiedad generada al conocer a otro perro o humano.

Los dueños de perros muy amigables pueden sorprenderse cuando otros canes no reciben felices a su perro pero resulta que algunos prefieren saludos más tranquilos y necesitan mucho espacio.

 

7. Los perros se acercan cuando quieren jugar

A veces los humanos se muestran desconcertados cuando un perro se acerca a una persona o a otro perro de manera amistosa y luego les gruñe o les ladra.

Estos perros pueden tener la motiviación de acercarse para obtener información, en lugar de interactuar. Algunos pueden sentirse atraídos por los desconocidos a priori pero sentirse de pronto ansiosos y abrumados.

Si reconoces este patrón, llama a tu perro para que se aleje de los humanos o canes desconocidos a los pocos segundos.  

 

8. Un gran jardín puede reemplazar un buen paseo

Debido a que los perros pasan tanto tiempo en casa, a menudo encuentran que toda esa área les resulta demasiado familiar y, a veces, bastante aburrida.

El tamaño de un jardín es mucho menos importante para los perros que lo que sucede en él.

Los perros disfrutan realmente a través del juego, con sus congéneres, con nosotros o con juguetes. Les encanta hacerlo en lugares nuevos por lo que el tiempo más allá de su jardín o de su casa es lo que más les gusta.  

 

9. Los perros son deliberadamente desafiantes cuando no hacen lo que se les dice

En lugar de decidir desobedecernos, los perros a veces simplemente no pueden hacer lo que les pedimos. O no saben realmente lo que les estamos pidiendo que hagan, o tienen cosas mucho más apremiantes que hacer en ese momento.

Los perros no son buenos a la hora de generalizar comportamientos: el hecho de que un can se siente y se quede quieto cuando se lo pedimos en la cocina de casa y con chuches en la mano no significa que automáticamente sepa lo que significa "sienta" cuando esté en el parque canino y sin correa.  

Y aunque un can pueda saber qué significa "sienta" cuando entrenamos en casa sin distracciones, pedirle que lo repita cuando hay alguien que acaba de llamar a la puerta podría ser como pedirle a un niño que se arrodille y se ponga a rezar al llegar a un parque de atracciones.

 

10. Ladrar, gruñir o lanzarse contra otro perro es la primera señal de un perro infeliz

Los perros a menudo dan señales sutiles de ansiedad, desde evitar el contacto visual con aquello que les molesta, a lamerse la boca, arrugar las cejas, levantar una pata o tensar los músculos de la cara.

Si no se hace nada para ayudar a estos perros a poder alejarse de lo que les está generando esa ansiedad, entonces estas señales sutiles pueden derivar en un comportamiento más obvio y también más preocupante, como los gruñidos o intentos de mordiscos al aire.

 

 

Te puede interesar

Hacer felices a los perros: un documental busca mejorar la relación entre humanos y canes

Tu perro te observa y recuerda lo que has hecho: "do as I do"

El vínculo entre humanos y canes: el que tu perro no te haga caso no significa que no te quiera

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar