TODOS LOS TEMAS
Educación canina

El vínculo entre humanos y canes: el que tu perro no te haga caso no significa que no te quiera

Compartir

El vínculo entre un humano y su perro no tiene porqué ser algo inmediato y tampoco es inevitable: como en cualquier relación, hay que dedicarle tiempo, hay que trabajárselo. Es algo que se construye día a día y la rapidez con la que se establece puede depender de las circunstancias en la que ese can llegó a la familia: siendo un cachorro, un adolescente trasto, un adulto, tras pasar por alguna experiencia traumática, con miedos, bien socializado, quizá cuando esa familia ha perdido a otro perro... Hay quien espera que todos los canes se comporten igual, como grandes dispensadores de amor perruno, y puede que se sientan defraudados cuando no es así.


Es útil tener en cuenta que cada can tiene su personalidad, los hay más o menos cariñosos, más o menos trastos, más o menos nerviosos y conviene manejar con información las expectativas porque, como bien sabemos, demasiados perros acaban abandonados porque sus familias no supieron entenderlos. 

Esta chica comparte una historia que, probablemente, le haya sucedido a más gente: su perra adoptada era tan tranquila y tan poco afectuosa que ella estaba convencida de que no la quería. Eso pensaba tras sólo un mes de convivencia. Porque la perra no saltaba de alegría cuando llegaban a casa, porque no le gustaba ir a perseguir la pelota que le tiraban... 

No sabemos cómo se adaptaría finalmente esa perra a esta familia pero es previsible que, con el tiempo, cambiaran de opinión: ellos estaban dispuestos a dedicarle tiempo y esfuerzo a la relación (pese a haber llegado a esa conclusión con tan poco tiempo de convivencia). 

Ricardo, el responsable de Dogguau Bilbao, habla sobre el vínculo entre humanos y canes en su blog:

"El vínculo entre tu perro y tú va más allá del hecho de convivir en un mismo lugar y salir juntos a la calle. Es crear una unión basada en el respeto, la confianza, la amistad y el cariño constituyendo la base de vuestra relación y mutuo entendimiento." Él ofrece diversos consejos para fortalecer esa relación.

Ese vínculo se fortalece, poco a poco, también a nivel neurológico: cuando un perro y su humano se miran a los ojos, ambos generan una descarga de felicidad, por así decirlo, una descarga de oxitocina que hace que se fortalezca el vínculo entre ambos.

Llámalo vínculo, llámalo cariño o llámalo como quieras: cada cual define su relación con su can a su manera pero es bueno recalcar que puede necesitar tiempo. Y no está, necesariamente o directamente relacionada con el caso que te pueda hacer tu perro o lo bueno/obediente que sea.

Hace tiempo compartimos un simpático -a la par que científico- test para saber si tu perro te quiere... unas pruebas fáciles que mucha gente ni siquiera necesitará llevar a cabo para saber que, efectivamente, sus perros les quieren. 

Pero para los que tengan esa duda, que por lo visto es más común de lo que uno pudiera sospechar, una aclaración clave: como bien explica Pat Educadora Caninahay que diferenciar entre que tu perro te haga caso y que tu perro te quiera.

"A veces", explica Pat en su blog, puedes ver perros muy adiestrados pero que no tienen buena relación con la persona que les está guiando. Y al revés, puede que tu perro no te haga ni caso cuando le pides venir, por ejemplo, pero que muera de amor por ti."

A eso me han recordado varios de estos dos vídeos en los que, con humor, nos muestran ciertos comportamientos caninos que, ejem, no son los más deseables. 

Claro que tras estos vídeos graciosos también hay un mensaje importante: No todo el mundo se informa bien antes de incorporar a un can a su vida y ese choque entre expectativas y realidad puede tener consecuencias muy tristes; el abandono. Una de las razones más citadas a la hora de entregar un perro en una protectora o perrera es que su comportamiento no es el deseado.

Seguro que Daryl no tiene ninguna duda sobre el amor de su can, de Basil. Para él es el mejor perro del mundo mundial, uno de esos canes  que nunca se mete en líos, que nunca roba comida, que nunca destroza nada... ejem, al menos eso es lo que nos quiere hacer creer Daryl :-)

 

Igual que este otro personajazo que protagonizó otro vídeo dedicado a todos los humanos que acaban teniendo que recoger la pelota que le tiraron a su perro... la misma organización -Guide Dogs for the Blind- compartió otros spots similares pero otras situaciones, por ejemplo al pasear por la calle: una cosa es lo que debería hacer tu can y otra, la realidad.

¿El hecho de que tu perro no haga caso significa que no te quiere? Pues no, quizá no le has sabido enseñar lo que debe hacer, quizá es demasiado joven para hacerlo... 

Paciencia e información junto con la constancia pueden ser las claves para establecer un vínculo fuerte con tu can, para desarrollar esa relación que tantísimas felicidades puede darle tanto a los humanos como a los perros.

 

Te puede interesar
 

 

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar