TODOS LOS TEMAS
Educación canina

Cómo la mala comunicación entre perros y personas genera problemas de comportamiento canino

Compartir
Whatsapp de SrPerro

Última actualización del articulo el día 06/12/2022

La Dra. Rachel Casey, veterinaria y etóloga, es la Directora de Comportamiento e Investigación en Dogs Trust, la gran protectora británica que también está presente en EEUU y a nivel internacional.

Esta charla que la Dra. Casey ha ofrecido a Dogs Trust EEUU contiene mucha información útil e interesante sobre cómo pueden surgir los problemas de comportamiento en los perros y cómo tratar de evitarlos, educando a los perros, sin duda, pero sobre todo a las personas para que aprendan a "leer" mejor a sus perros y a entender lo que sienten.

Problemas caninos y problemas humanos

"Problemas de comportamiento", esta es una etiqueta curiosa o peculiar, dice Rachel Casey, porque muchas veces esos problemas de comportamiento canino no son tales.

Resulta que hay comportamientos caninos perfectamente normales que resultan molestos a sus familias y entonces se consideran problemas de comportamiento.Y, por el contrario, hay multitud de comportamientos caninos que sí pueden estar generando un problema de bienestar para los perros pero, como no molestan a sus familias, pasan desapercibidos.

Por ejemplo, hay perros que sufren problemas relacionados con la separación -que están estresados- pero si no ladran o destrozan cosas, muchas veces nadie se da cuenta que lo están pasando mal.

Para ayudar a los perros -y para lograr que los perros no sean devueltos a las protectoras por problemas de comportamiento- hay dos factores clave a tener en cuenta, es importante entender cómo se comportan los canes y qué puede llevar a que hagan una cosa u otra pero también hay que identificar qué comportamientos resultan más molestos para las personas.

Según un estudio que hicieron recientemente en Dogs Trust, los cuatro comportamientos problemáticos más comunes son: ladrar, tirar de la correa, saltar sobre las personas e ignorar la llamada.

En los programas de educación y concienciación es crucial enseñar a las personas a entender a los perros: esta es la manera en la que puedes elevar su nivel de tolerancia hacia diversos comportamientos. 

Y, como explica Casey, en su experiencia es frecuente que los comportamientos más problemáticos son los que hacen que alguien se avergüence, por así decirlo, de su perro, esos comportamientos que afectan a las personas del entorno -cuando un perro por ejemplo ladra a los demás constantemente, a otros perros, etc.

Uno de los factores clave es la fortaleza del vinculo entre una persona y su perro: hay gente cuyos perros tienen múltiples problemas de comportamiento pero como su vínculo es tan sólido, harán lo que sea necesario, pondrán su vida patas arriba, para que sus canes estén mejor. Otros, que no tienen ese tipo de relación, no tolerarán que un perro suelte demasiado pelo y serán capaces de devolverlo a la protectora solo por esa "razón".

 

Los perros aprenden constantemente

Tanto su experiencia como estudios desarrollados por Dogs Trust les han demostrado que los perros no se rigen por una estructura social rígida sino que tienen relaciones más fluidas: es decir, pretender explicar los comportamientos de los perros diciendo que son dominantes o que pelean por escalar puestos en la jerarquía, etc., sería del todo incorrectos.

Los perros se comportan como lo hacen porque van aprendiendo, como lo hacen las personas, a través de su experiencia. Y esto sucede constantemente.

Sus experiencias cuando son cachorros son clave, por eso, recuerda la Dra. Casey, se le da tanta importancia a las clases de cachorros en Dogs Trust: si se puede trabajar con un cachorrote, podremos influir en cómo se comportará siendo un adulto, podremos incluso influir en cómo se desarrollará su cerebro.

Y dado que los perros también pueden ser adolescentes más que problemáticos -y a veces de forma inesperada, sobre todo para personas sin experiencia- en Dogs Trust también recomiendan ofrecer clases específicas para canes jovenzuelos, porque así ayudan a sus familias a entenderlos mejor y se evita que los problemas se consoliden.

Todas las experiencias positivas que haya tenido un perro previamente serán importantes para que pueda afrontar experiencias más complicadas o negativas a lo largo de su vida.

De esa manera, a través de diferentes y múltiples experiencias positivas, estarás ayudando a un perro a ser más flexible, más resiliente en el futuro.

Controlar el entorno para lograr que un perro aprenda lo que queremos que aprenda es otra clave, tanto cuando son cachorros como cuando se trata de un trabajo de rehabilitación. El objetivo es crear una situación que se lo ponga más fácil al can, que le haga fácil aprender eso que queremos que aprenda. 

Los estados emocionales

Los perros, igual que las personas, pueden tener dos tipos de estados emocionales, positivos o negativos. 

Los negativos serían por ejemplo la ansiedad, el miedo o la frustración y se traducen en comportamientos que tratan de evitar eso que les hace sentir mal, desde alejarse a mostrar señales de calma o agresividad, para que sea el otro quien se aleje. Y los positivos, como el placer, la felicidad, la excitación, que se traducen en comportamientos como acercarse, buscar el contacto social, buscar comida...

Dado que el estado emocional en el que se encuentra un can está relacionado con el tipo de comportamiento que va a mostrar., a la hora de plantear un programa de rehabilitación o de prevención de problemas, en Dogs Trust lo tienen muy presente porque el objetivo, siempre, es lograr que los perros pasen de estados negativos a estados emocionales positivos.

La Dra. Casey ofrece un ejemplo concreto para explicar cómo puede surgir un problema: una perra que estando en su jardín escucha el estruendo de un petardo y queda aterrorizada. Días después, cuando la sacan de noche al jardín, vuelve a escuchar algún ruido fuerte y trata de entrar, pero su familia no la deja entrar porque quieren que haga sus necesidades, como siempre...

La siguiente vez que traten de sacarla al jardín, ella puede que se esconda. Si pese a eso, la cogen y la sacan al jardín, llegará un momento en que la perra sienta que su único recurso es gruñir, para que entiendan que no quiere salir. Entonces, su familia se sorprenderá y pararán de intentar sacarla, y quizá así la perra aprenderá que... esos gruñidos funcionan, que es lo mejor que puede hacer. 

Por eso mismo, porque demasiados problemas surgen por esa mala comunicación, o más bien porque las personas no somos capaces de entender lo que los perros están comunicando, los programas de prevención que llevan a cabo en Dogs Trust se centran en traducir el lenguaje de los perros, en enseñar a las personas a entender el lenguaje corporal y las señales de calma.

 

¿Cómo lograr reconducir un comportamiento no deseado?

Resumieno mucho, explica la Dra. Casey, lo que hacen es tratar de identificar el estado emocional y el contexto en el que se produjo, es decir las causas del comportamiento, para así poder modificarlo, para pasar a un estado emocional positivo. 

El camino es modificar el entorno y las consecuencias del comportamiento para finalmente enseñar al perro un nuevo comportamiento, incompatible con el anterior, relacionado ya con un estado emocional positivo.

El trabajo de rehabilitación en los centros de Dogs Trust, resume la Dra. Casey, se centra en identificar a qué está reaccionando un perro, cuál es su estado emocional, cuál es el contexto en el que sucede y ver cómo enseñarle algo diferente en ese contexto.

 

 Podéis escuchar la charla completa aquí:

Te puede interesar