TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

¿Cuántos años humanos tiene tu perro? Si es joven, probablemente muchos más de los que piensas

Compartir

Traducir la edad canina a años humanos parece no ser tan sencillo como se pensaba. Siempre se dijo que había que multiplicar por siete la edad de un can para saber sus "años humanos" pero hace ya tiempo que esa sencilla fórmula se ha descartado porque, entre otras razones, en el caso de los perros, su tamaño influye considerablemente en su envejecimiento. Ya hay nuevas "calculadoras" que tienen en cuenta muchos otros factores y ahora llega un nuevo estudio a nivel celular que demuestra que nuestros canes envejecen de una manera diferente: mucho más rápido en su juventud y más lentamente en la edad adulta.

Los perros comparten el mismo ambiente que sus dueños y reciben casi el mismo nivel de atención médica que los humanos, lo que brinda una oportunidad única para que los científicos entiendan el envejecimiento entre las especies. Al igual que los humanos, los perros siguen trayectorias de desarrollo similares que incluyen el desarrollo de canas junto con una mayor susceptibilidad a desarrollar enfermedades relacionadas con la edad.

Un estudio, cuyos resultados han sido pubicados el 2 de julio 2020, en la revista Cell Systems ofrece una fórmula más precisa para calcular la edad de un perro en función de los cambios químicos en el ADN a medida que los organismos envejecen.

La diferencia clave está en que los perros envejecen a nivel molecular a otro ritmo: muy rápidamente al principio y mucho más lentamente según se hacen mayores.  

"En términos de cuán fisiológicamente maduro es un perro de 1 año, un perro de 9 meses ya puede tener descendencia. Así que obviamente está claro que su edad humana no se puede calcular con la regla de multiplicar por siete", explica el responsable del estudio, Trey Ideker, de la Universidad de California, San Diego. "Ese perro de un año es como un humano de 30 años".

El ADN humano y del perro, que codifica quiénes somos, no cambia mucho a lo largo de la vida, pero las marcas químicas en el ADN, llamadas marcas de metilación, sí. Ideker considera estas marcas como arrugas en el genoma. 

Los investigadores han estudiado a 104 Labrador retrievers (incluyendo cachorros de pocas semanas hasta canes senior de 16 años)  y fueron comparando los cambios en el patrón de metilación con los humanos.

Esto reveló una nueva fórmula que se adapta mejor a las etapas de la vida canina-humana: edad humana = 16 ln (edad del perro) + 31.

Aquí "ln" representa una función matemática conocida como el logaritmo natural. Un atajo útil, explica Christian Yates en The Conversation, es recordar que el primer año del perro se corresponde con 31 años humanos. Luego, a partir de ahí, cada vez que la edad cronológica del perro se duplica, el número de años humanos equivalentes aumenta en 11. Por lo tanto, ocho años representan tres "duplicaciones" (de uno a dos, de dos a cuatro y luego de cuatro a ocho) por lo que la edad equivalente del perro sería de 64 (eso es 31 + 3x11).

Según la nueva función, un perro de 8 semanas tiene aproximadamente la edad de un bebé de 9 meses, ambos en la etapa infantil donde los cachorros y los bebés desarrollan dientes. El promedio de 12 años de vida de los labradores también corresponde a la esperanza de vida mundial de los humanos, 70 años.

Centrándose en los genes de desarrollo latentes, el equipo desarrolló un reloj que puede medir la edad y los estados fisiológicos en diferentes especies, mientras que otros métodos de predicción de la edad que cuantifican la metilación solo funcionan bien en una especie.

Aún así, los investigadores señalan que sería importante investigar esta cuestión con respecto a diferentes razas caninas para así afinar este reloj del envejecimiento, una herramienta que puede ser útil para que los veterinarios puedan tomar medidas proactivas para cuidar de los animales.

De nuevo, esta es la fórmula que sugieren los investigadores para calcular la edad de un perro: edad humana = 16 ln (edad del perro) + 31.

Hay, por supuesto, otras calculadoras alternativas para saber los años humanos de nuestros perros porque es importante tener en cuenta su raza y su tamaño además, por lo que seguro que aparecerán nuevas fórmulas para seguir afinando este traductor tan particular de años.  

Lo que está claro es que multiplicar por siete es un error, algo que queda bien claro en este otro gráfico, de Christian Yates en The Conversation, donde comparan las diferentes maneras de calcular la edad de un can, incluyendo la fórmula ideada por el equipo de Ideker (la fórmula logarítmica).

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar