• Compartir

VioCan: perros de terapia adiestrados por la Policía Local de Salamanca ayudan a víctimas de violencia de género

Una iniciativa realmente interesante y novedosa: el proyecto VioCan, que se ha presentado hoy en Barcelona, durante la celebración del Congreso Internacional de Guías Caninos, se basa en los beneficios que suponen los animales de compañía para trabajar aspectos emocionales de las mujeres víctimas de violencia de género. Tener un animal implica que la mujer vuelve a tener rutinas, comienza a salir a la calle, se relaciona con otras personas que tienen perros...

"No son perros de defensa, no están adiestrados para el ataque, pero todas ellas aseguran que se sienten seguras cuando están con su perro. En definitiva, y en sus propias palabras, vuelven a sentirse queridas," explica la Concejala de Familia, Igualdad de Oportunidades y Oficina de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Salamanca, Ana Suárez Otero.

VioCan se puso en marcha en el año 2017: busca apoyar el proceso rehabilitador de las mujeres víctimas de violencia de género con las que se trabaja en el Centro de Información y Asesoramiento a la Mujer (CIAM), a través de un innovador programa de terapia con perros, para contribuir a la reconstrucción de la personalidad de estas mujeres.

En esta iniciativa convergen la intervención psicológica, -desarrollada por parte del equipo de psicólogas del CIAM-, y el adiestramiento de cada perro por parte de los cinco integrantes de la Unidad Canina de la Policía Local de Salamanca de tal modo que estos animales se convierten en un apoyo fundamental para las víctimas.

El objetivo principal del proyecto es facilitar la recuperación integral de las mujeres víctimas de violencia de género, contribuir a aumentar la seguridad de las víctimas y propiciar que las mujeres que participan aumenten su nivel de confianza y bienestar.

Es decir, a diferencia de otros programas aquí los perros no están para defender a estas mujeres, no son perros entrenados para atacar, sino para acompañar, como podréis ver en este reportaje (pinchando sobre la foto)

Hay cinco mujeres víctimas de violencia de género que se benefician actualmente del programa Viocan: "Es impactante oírlas hablar de cómo el perro que ha llegado a sus vidas ha conseguido que volvieran a sonreír", comentaba al respecto Ana Suárez Otero.

Se sienten más seguras, vuelven a salir a la calle, hablan con otras personas y tejen nuevas redes sociales, y poco a poco van perdiendo el miedo que han sufrido como consecuencia de la situación de violencia. 

‘VioCan’ está destinado, en un principio, a mujeres residentes en el municipio de Salamanca que sufren o han sufrido algún tipo de violencia de género independientemente de que exista denuncia o que hayan obtenido medidas de protección.

Para ser beneficiaria de VioCan es necesario que la víctima cumpla una serie de requisitos, como no convivir con el agresor, presentar sintomatología relacionada con la violencia sufrida (miedo, inseguridad, baja autoestima, temor a nueva agresión…), y que tanto la víctima como los hijos e hijas que puedan convivir con ella asuman la responsabilidad que implican las necesarias atenciones hacia el perro (disponibilidad de tiempo, afecto hacia los animales, vivienda adecuada…).

En el caso de la que mujer que forme parte del proyecto ya tenga perro, este puede ser entrenado por los adiestradores de la Unidad canina de la Policía Local para su inclusión en el proyecto. En el caso de que no tenga perro, entonces se selecciona un can que cumpla las condiciones adecuadas tanto por tamaño, edad, etc. como por su comportamiento, ya que es necesario que el animal sea equilibrado, sociable, y presente una serie de características etológicas apropiadas para su entrenamiento.

El animal seleccionado es adoptado por la propia mujer, añadiendo al proyecto el valor añadido del fomento de las adopciones de animales abandonados.

El procedimiento se inicia con la valoración técnica de las profesionales del CIAM, que analizan los beneficios que el Proyecto puede tener para la situación psicológica o social de cada mujer. Cuando tras la valoración se concluye que la mujer puede formar parte del proyecto con garantías de éxito, el caso es derivado a Policía Local.

Los profesionales de la Unidad Canina de este servicio proceden a trabajar la conducta del animal, en aproximadamente 40 sesiones al año, de tres horas de duración cada sesión. En las sesiones, que se realizan con la mujer y el perro de manera conjunta, se trabajan aspectos como la obediencia y agilidad, fomentando el vínculo con el animal.  

Además, las mujeres llevan a cabo ejercicios dirigidos que realizan en su ámbito personal y que permite un progreso mayor en las sesiones presenciales. De manera paralela la mujer continúa con su programa de intervención en el CIAM, que contempla la atención psicológica a cuyas sesiones acuden la mujer y su perro.

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar