• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

Una familia descubre con vida a la perra que cuya eutanasia habían solicitado seis meses antes

Una familia descubre con vida a la perra que cuya eutanasia habían solicitado seis meses antes

Este relato es todo menos blanco y negro, está lleno de áreas grises, de decisiones muy complicadas y dolorosas, alguna probablemente ilegal pero no por ello inhumana: lo sucedido es tan improbable que parece una película pero no, es real... A ver qué opináis vosotros. El resultado es que una familia que creía haber perdido a su perra -porque ellos mismos habían solicitado su eutanasia- la han recuperado, sin ningún tipo de enfermedad terminal, seis meses después.

Zoey, una Bóxer de unos 9 años, empezó a tener convulsiones y en su lomo crecía y crecía un bulto. Todo parecía indicar que era un tumor. 

Su familia pasaba por un momento complicado: se habían quedado sin hogar y el padre estaba en la cárcel. 

Por eso, para evitarle más sufrimiento a sus hijos, Tawny Coates pensó que lo mejor sería que no vieran sufrir a Zoey; ella estaba convencida de que lo que tenía era cáncar.

Coates no tuvo fuerzas para hacerlo pero le pidió a su padre, Larry, que fuera al veterinario y que pidiera que sacrificaran a la perra. 

Su padre fue a Bayview Animal Hospital y tras hablar con una veterinaria y pagar $ 215 volvió a casa, sin Zoey. En teoría la perra había sido eutanasiada e incinerada.

Aquí es donde los relatos ya no coinciden, como comentan en la prensa y en este reportaje en vídeo que os dejamos a continuación donde han entrevistado a todos los involucrados en la historia.

La veterinaria que atendió a Larry explica que a ella le quedó claro que esa familia no quería a la perra: trató de explicarles queZoey podría aún vivir muchos años más y ofreció diversas alternativas pero, según ella, el padre de Coates insistía en que la perra debía ser sacrificada. 

Esto no es lo que cuenta Larry Coates: él dice que en la clínica no le propusieron ninguna opción más allá de la eutanasia.

Entonces, la veterinaria le cobró los $215 previstos pero en vez de sacrificar a la perra lo que hizo fue contactar con una protectora para saber si podrían hacerse cargo de la perra e invertir el dinero en operarla para quitarle la masa que había crecido en su lomo.

Y la perra se recuperó, sin problema. Tal y como admite la propia veterinaria, sí, debería haber contactado con la familia pero... no lo hizo. En vez de eso, el can, bajo la tutela de una protectora, entró a formar parte de la lista de perros adoptables. 

Ahí fue donde la encontró su familia: pasados unos meses Tawny Coates pensó que podrían adoptar a otra Bóxer, sus hijos lo agradecerían... Al mirar en el facebook de una protectora dedicada a los bóxer vio a una perra que se parecía mucho a Zoey.

Podéis ver el resto de la historia en el vídeo.

Aunque no sea el caso de la familia Coates y de Zoey, esta historia también puede servir para ilustrar la importancia de cambiar el estatus legal de los perros: si son cosas, su dueño es quien tiene todo el derecho de decidir qué hacer con ellos y un veterinario no puede, en teoría, optar por no sacrificar a un animal aunque considere que ese perro, como Zoey, no tiene una enfermedad terminal. Por eso es legal -tanto en España como en EEUU o el Reino Unido- la eutanasia por comodidad.

 

 

Te puede interesar

La "eutanasia por comodidad", una realidad chocante, un caso con final feliz

La mayoría de veterinarios en UK reciben peticiones para sacrificar a perros sanos

El anuncio más triste a favor del sacrificio cero

Un vídeo-poema dedicado a los perros y a los veterinarios que se desviven por ellos

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar