• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

Una adopción extra feliz y viral, en peligro porque el perro "parece" un Pit Bull

Una adopción extra feliz y viral, en peligro porque el perro

Esta historia es de las que irritan mucho, por usar un término para todos los públicos. Aún hay esperanza de que se resuelva de forma positiva, lo contrario sería un despropósito. Es una historia más sobre leyes injustas, sobre normativas que parecen ir contra el sentido común: tras adoptar a un perro y mostrarse extra feliz con él en redes sociales y lograr que su historia se hiciera viral, algo que siempre es positivo porque sirve para fomentar nuevas adopciones, un joven músico se enfrenta ahora con la posibilidad de que le quiten a su can ¡porque parece un Pit Bull! Sí, porque aunque el can es un Bulldog Americano según sus papeles, las autoridades dicen que parece un Pit Bull y en la localidad donde viven están prohibidos.

En EEUU la legislación sobre los PPP, (los Perros Potencialmente Peligrosos, como se conocen en España), es extrema en algunas localidades y afecta, casi siempre, a la raza más vilipendiada, a los Pit Bull. Hay cientos de ciudades donde está prohibido tener Pit Bulls.

Es el caso de Waterford Township, donde viven Dan Tillery y su novia.

Hace una semana, ellos decidieron adoptar a un perro. Fueron a Detroit Dog Rescue y allí se enamoraron de un can que en la prote llamaban Sir. Wiggleton y que llevaba muchos días, más de 100, esperando un nuevo hogar.

Ahora, tras entrar a formar parte de la familia de este joven músico, ha pasado a llamarse Diggy. Como veréis, está más que contento e integrado en su nueva vida.

Los papeles del perro dicen que es un Bulldog Americano así que, en teoría, no había ningún problema. Y ellos estaban encantados con Diggy.

Entonces Dan compartió varias fotos de su nuevo compi, entre otras este selfie que captó la atención de los medios y se hizo viral.

Normal, ¡no se sabe quién está más feliz tras la adopción, el can o el humano!

Muchos blogs y periódicos hablaron de esta sonriente pareja, publicidad positiva para atraer a futuros adoptantes a Detroit Dog Rescue o a cualquier otra protectora.

Pero la fama les ha traído un problema inesperado y surrealista: pese a que Diggy es un Bulldog Americano -algo que queda claro en su cartilla y en los informes veterinarios que tenían en la protectora- hay quien ha denunciado a las autoridades que se trata de un Pit Bull. Sí, siempre hay gente encantada de fastidiarle la vida al vecino. 

El resultado es que dado que en Waterford Township está prohibido tener Pit Bulls, la policía ha ido a visitar a Dan y a su novia para evaluar a Diggy.

Su dictamen es que el perro parece un Pit Bull y que, por tanto, no puede quedarse en la localidad.  

Es decir, han decidido que lo que habían avalado los veterinarios no es cierto y que lo que cuenta es su examinación visual, algo que sucede con demasiada frecuencia en EEUU: se sabe que cada año miles de perros son catalogados por error como Pit Bulls sin serlo, algo que afecta seriamente sus posibilidades de ser adoptados.

Miles se han movilizado, tanto desde la protectora como en redes sociales. Hay una petición en marcha que ya han firmado más de 30.000 personas y, como veréis en el vídeo, se está haciendo lo imposible para que las autoridades revisen su decisión y permitan a Diggy quedarse con su nueva familia.

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar