• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

Los bohemios caninos y el SrPerro original: las historias de Perro Paco en Madrid

Los bohemios caninos y el SrPerro original: las historias de Perro Paco en Madrid

Última actualización del articulo el día 06/10/2019

A finales del siglo XIX ya había un can con afición por entrar en los cafés de Madrid, un SrPerro callejero que podría haber servido de inspiración a todos los canes que hoy en día quieren acompañar a sus humanos de tapas y de cañas tanto en la capital como en cualquier localidad. Pero lo que muchos quizá desconozcan es que el pobre Perro Paco tuvo un triste final.

Madrid Dog Friendly: el libro de SrPerro con las mejores direcciones y cientos de pistas en la web de SrPerro

El Perro Paco era negro y sin cola, de tamaño entre mediano y chico, un chucho con muchos recursos, espabilado y simpático. De él se dijo que era el fundador de una nueva clase, los bohemios caninos.

Según cuentan, acostumbraba a colarse en los locales cercanos a la Puerta del Sol y la carrera de San Jerónimo. Un día tuvo la suerte de entrar en el Café Fornos -un establecimiento ya desaparecido y en cuyo lugar, por ironías del destino, hoy hay un Starbucks...- cuando estaba allí comiendo el Marqués de Bogaraya, quien más adelante sería el Alcalde de Madrid.

Le cayó en gracia y el aristócrata no sólo le dio algo de comer sino que acabó por bautizarle, Francisco... Paco para los amigos. 

 

A partir de ahí se puso de moda invitar al can a comer o a cenar. Le reconocían cuando paseaba por la calle -sólo o en compañía de sus nuevos amigos humanos- y la prensa se hizo eco de sus aventuras, que eran muchas...

Por lo visto el Perro Paco iba al teatro, al circo, acompañaba a algunos caballeros en sus paseos por El Retiro y seguía frecuentando muchos otros cafés, incluso a Lhardy. El can acompañaba a sus benefactores a sus casas pero no a dormir, el siempre volvía a la calle.

Incluso, según se publicó en un curioso relato hace ya años, el rey Alfonso XII se interesó por Paco, al que había visto más de una vez en Madrid, y llegó a escribir un pequeño librito titulado “Memorias autobiográficas de don Paco

Le dedicaron canciones y todo tipo de chascarrillos. Normal que dijeran que era el fundador de los bohemios de raza canina.

Según cuentan en la wikipedia y en otras páginas sobre la historia de Madrid al Perro Paco le gustaba mucho ir a los toros, incluso se subía en el tranvía para ir por su cuenta a la plaza, que en esa época estaba donde ahora está el Palacio de los deportes.

El día 21 de junio de 1882, saltó al ruedo... Parece que la faena no estaba gustando al público y no sólo eso, el novillero se tropezó con Paco y, enfadado, le clavó la espada, hiriéndole. 

Se montó una bronca de campeonato pero pese a que trataron de curar a Paco, el can no se recuperó.

 

 

Murió a los pocos días y fue disecado. Le iban a hacer una estatua pero... también le afectó la crisis al Perro Paco. Al final fue enterrado -no se sabe bien donde- en el Parque del Retiro. Pero hubo hasta esquela por su muerte... la del eminente perro público.

El Perro Paco es ya parte de la leyenda de Madrid y es, en cierta medida, el padrino y mentor de todos los SrsPerros urbanos.

Aquí podéis ver la historia del Perro Paco estupendamente ilustrada por los responsables de Antiguos Cafés de Madrid:

Y otra versión de la historia de este perro tan famoso y peculiar, repleta de más anécdotas sobre esa época:

La foto que encabeza el texto es parte del relato sobre El Perro Paco que aparece en el blog de Javier Barreiro.

 

Te puede interesar

14 cafés agradables en Madrid los que dejar pasar el tiempo (con tu perro al lado)

De tapas con perro en Madrid: depende del dueño de cada local

10 opciones con arte para dar un paseo por Chueca con tu perro

El Día Mundial de la Tapa... junto a tu perro: selección SrPerro de bares de tapas dog friendly