• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

"Las Vidas de Marona", premiada y exuberante película de animación sobre el amor y el alma de los perros


Última actualización del articulo el día 15/06/2020

Nueve, Sara, Ana, Marona... son los distintos nombres que distintos humanos dan a una vivaz, expresiva y pequeña perra a lo largo de su vida. Una perra de grandes ojos y trufa en forma de corazón, con una cola y unas orejas que parecen hablar, como lo hacen las de los perros reales porque aunque Marona - Ana - Sara - Nueve sea una animación, cobra vida en esta película dirigida por Anca Damian que ha conseguido numerosos premios, incluido el Gran Premio del público en Gijón y excelentes críticas en todo el mundo.

"Los humanos siempre quieren lo que no tienen. Lo llaman soñar. Yo lo llamo no saber cómo ser feliz ", dice Marona, la pequeña perra sabia.

Las Vidas de Marona, o su más apropiado y poético título original, en francés, El extraordinario viaje de Marona, es una espectacular extravagancia visual que juega con colores y formas que bailan para relatar la vida de esta pequeña, hasta el final.

Una cinta que nos recuerda, desde los ojos de un can, la importancia de vivir el momento y de querer, como quieren los perros.

O, como explica la directora, Anca Damian:

El destino de Marona es simple y esencial, individual y universal. Vive en el presente; disfruta las cosas pequeñas; conecta profundamente con los demás: estas son las "lecciones de felicidad" de los perros para los humanos. La canción que escuchamos al final explica este mensaje:

"La felicidad es una cosa pequeña,
Casi nada,
Un cuenco de leche
Una gran lengua húmeda
Una siesta,
Un lugar para enterrar un hueso
Una mano,
Una sonrisa"

Las Vidas de Marona explora las felicidades de una perra a lo largo de su vida, pero también sus tristezas. Es una cinta -que podéis ver en Filmin- refleja con sencillez y poesía cómo quieren los perros, dándolo todo, y cómo lo hacen los humanos, demasiadas veces a medias.

El extraordinario viaje de Marona es una historia preciosa que no esquiva el dolor más profundo porque todos sabemos que cuando quieres a un perro, sin querer te romperá el corazón.

 

Te puede interesar