• Compartir

La gran aventura de Fred, repartiendo "obstinación positiva" desde Afganistán a EEUU

Fred es un mestizo simpático, guapo y buenazo que adoptó a su humano en Afganistán: sí, tal y como cuenta en el vídeo que tenéis un poco más abajo, veréis que este can callejero y cariñoso decidió quedarse junto a Craig Grossi, el marine que le había acariciado, pese a tener que enfrentarse a momentos tan aterradores para un perro como la llegada de un helicóptero. Ahora juntos comparten un mensaje de "obstinación positiva" y cosechan nuevas amistades allá por donde van. Hay algo en Fred, en su peculiar aspecto y en su historia, que generan buen humor. Su vida ha cambiado radicalmente como también lo ha hecho la de Grossi, que ha dejado el ejército y está decidido a seguir fomentando cambios de vida como el suyo.

Aunque en teoría los soldados tenían prohibido acercarse a los perros callejeros en Afganistán, Grossi fue incapaz de resistir la tentación cuando vio a un perro que, a diferencia de otros con los que se había cruzado, parecía no formar parte de ninguna manada, un can de aspecto gracioso y aire tranquilo. 


Fred se convirtió en su compañero inseparable: iba con ellos cuando salían de misión y de alguna manera intuyó que no debía ladrar, que eso podría ser peligroso. 


Cuando llegó el momento de dejar la zona en la que estaban Fred tampoco lo dudó: pese a estar temblando de miedo por el atronador ruido del helicóptero que venía a llevarse a los Marines, el can se pegó a Craig. Así comenzó su nueva vida juntos.

Craig claro que quería llevarse al can de vuelta a EEUU y lo consiguió casi contra todo pronóstico: fue herido y tuvo que pasar días en el hospital pero cuando salió pudo reencontrarse con Fred y, con ayuda, "obstinación positiva" y suerte, logró concluir el proceso que hizo posible su viaje.


En la web de "Fred el Afgano" lo dejan claro: su objetivo es demostrar que lo importante no es lo que te sucede sino cómo reaccionas ante esos sucesos. Fred tenía muchas papeletas para ser un perro arisco, para temer a los hombres... y sin embargo en cuanto le demostraron un poco de cariño no lo dudó. 

Ahora Craig Grossi se dedica a compartir ese mensaje, esa inocencia positiva y obstinada que permitió a Fred escapar de un destino incierto y empezara a formar parte de una familia. Está también preparando un libro sobre su historia y sus nuevas aventuras para seguir compartiendo ese mensaje positivo.


Podéis seguir sus nuevas aventuras en instagram o facebook, difícil no sonreír al ver lo feliz que es Fred el Afgano.



Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar