TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Tormentas, viento, frío: el tiempo también afecta a los perros

Compartir

El cambio de estación no sólo nos afecta a los humanos: cuando se acaba el buen tiempo, se acortan los días y empieza a llegar el frío, cuando hay tormentas o llueve sin parar... todo esto también puede afectar considerablemente a los perros.

Un consejo patrocinado por Bayer

 

La llegada del otoño y del invierno significa que de pronto hay juguetes gratis por doquier: todas esas pilas de hojas, las piñas... Por no hablar de esos tentadores charcos, el barro, etc. Para ciertos canes, estas son las estaciones más divertidas.

Pero no está de más tener presente cómo otras características del otoño pueden afectar negativamente a nuestros perros.

 

El viento

Puede llegar a ser un fenómeno traumático para algunos canes: suele provocar ruidos anormales, puede mover objetos como bolsas de plástico u hojas de los árboles de manera inesperada... Esto hace que el perro esté en estado de alerta, incluso demasiado excitado.

Cuando aumentan los estímulos visuales y olfativos no todos los perros lo gestionan bien.

Tenlo en cuenta cuando salgas a pasear en  en días muy ventosos porque algunos perros se asustan y puedan pegar un tirón de la correa, otros pueden tener comportamientos inesperados, estar más "irritables" con sus congéneres, etc. debido a esa excitación causada por el tiempo. 

 

Las tormentas

Gracias a su olfato, los perros pueden predecir las tormentas mucho antes que nosotros, incluso antes que todas esas personas que se resienten de las articulaciones cuando va a cambiar el tiempo.

Dado que los perros tienen un oído mucho más fino que nosotros, para ellos una tormenta con truenos puede desatar miedos similares a los que sienten ante los petardos. 

Es decir, ten las mismas precauciones que en épocas de petardos: ojo con el collar y la correa para que no pueda soltarse si pega un tirón, transmite tranquilidad sin agobiar... estos consejos más extensos al respecto te pueden ser útiles.

 

El frío

Para muchos perros no es ningún problema ya que su pelo les protege del frío y están encantados paseando. Otros, sobre todo si están enfermos, son naturalmente frioleros o tienen una cierta edad, pueden necesitar alguna prenda de abrigo adicional. Lo importante, siempre, es atender a las necesidades del can, no a los deseos estéticos del humano... muchos perros no necesitan ningún jersey incluso cuando hace mucho frío.

- Estado de ánimo: es posible que se muestren más apáticos en los días más fríos del año.

- Dolores articulares: los perros que sufren artrosis suelen padecer la bajada de la temperatura. ¿El motivo? El frío disminuye la flexibilidad de los cartílagos y ligamientos, dificultando la movilidad de las articulaciones.

- Bajadas de defensas: si su sistema inmunológico baja la guardia la leishmaniosis podría encontrar una víctima perfecta; es cuando la enfermedad, latente hasta entonces, puede desarrollarse en un perro parecía perfectamente sano. Habla con tu veterinario para saber cómo mantener protegido a tu can.

- "Resfriados": la disminución de las temperaturas y el aumento de humedad, sobre todo en otoño que podemos pasar de 25ºC a 15ºC grados en el exterior, dificulta la función correcta del sistema inmunológico. Por eso son más frecuentes las faringitis, rinitis, traqueítis y otras inflamaciones de las vías respiratorias. No dejes que se compliquen en algo más grave, de nuevo acude a tu veterinario si crees que tu can puede tener alguna de estas infecciones.
 

La lluvia

No afecta a todos por igual, está claro: igual que con el frío, ciertos canes no tienen problema en mojarse mientras que otros sacan el hocico por la puerta y ya están tirando de vuelta hacia su cama calentita...

Es importante secar bien a tu perro al volver del paseo para evitar, justamente, que pueda contraer alguna enfermedad de las vías respiratorias.

Limpiale y seca bien las patas y las orejas también, la humedad puede causar diversas infecciones.

Cuando se reducen los paseos puedes sustituir el ejercicio físico por ejercicio mental, en casa: hay todo tipo de ejercicios divertidos que puedes poner en práctica.

Algunos perros pasan mucho más rato olisqueándolo todo cuando ha llovido: es perfectamente normal, la humedad crea nuevos y atractivos olores que ellos disfrutan.

 

Te puede interesar

Nieve, frío y perros: algunos consejos básicos para los paseos de invierno

Enfermedades y dolencias que afectan a los perros en los meses de más frío

 

 

 

 

 

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar