TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

¿Cómo afecta el frío a los perros, dependiendo de su edad, raza o tamaño?

Compartir
Whatsapp de SrPerro

Última actualización del articulo el día 24/11/2022

Los perros también se ven afectados por los cambios drásticos de temperatura y sufren el frío, pero no lo hacen todos de la misma manera y tampoco igual que las personas.

No hay una regla exacta para saber cuándo hace demasiado frío para nuestro can pero sí hay una herramienta que suelen usar de guía veterinarios de todo el mundo: la Escala Tufts Animal Care and Condition, la misma que se resume en el gráfico preparado por la Dirección General de Derechos de los Animales que podéis ver a continuación.

La guía tiene en cuenta el tamaño de los canes pero también su raza y muchas otras cuestiones adicionales que pasamos a detallar a continuación, en colaboración con los expertos de Tiendanimal y Clinicanimal.

Nuria Gómez Constanzo, veterinaria de Clinicanimal, la red de centros veterinarios de Tiendanimal, aclara:

Los perros a los que más conviene proteger cuando bajan las temperaturas, abrigándolos y reduciendo los paseos son los cachorros y los perros de avanzada edad, así como los que tienen enfermedades preexistentes o un sistema inmunitario débil.

Además, hay que tener en cuenta el pelaje del animal: los perros más pequeños con una sola capa de pelo pueden llegar a soportar mejor el calor, pero estar menos equipados ante el frío.

Por el contrario, perros de mayor tamaño con pelajes más gruesos, como pueden ser el husky siberiano, el san bernardo, o el chow chow, pueden permanecer al exterior durante más tiempo ya que el pelaje les protege de estas temperaturas.

Además es muy importante tener en cuenta los factores que pueden agravar el frío para nuestros perros: la humedad, el viento, si están mojados porque ha llovido o se han metido en algún lago, si están debidamente protegidos o no, 

¿Cuánto resiste al frío cada tipología de perro?

Según afirma la experta de Tiendanimal, se puede decir que prácticamente todos los canes aguantan bien hasta los 7 grados centígrados. No obstante, las razas más grandes y medianas pueden aguantar hasta los 4 grados de temperatura, que ya empieza a resultar peligrosa para la gran mayoría de perros.

- Perros pequeños o mini, como chihuahuas, fox terrier, carlinos o bichones; o las razas chatas o de nariz corta (llamadas braquiocefálicas) como bulldogs o los bostons, presentan menor tolerancia a las temperaturas gélidas por su tamaño y corto pelaje.

Es a partir de los 12 grados cuando empiezan a acusar la bajada de temperaturas y padecer los riesgos asociados al frío. Por eso, sus salidas cuando las temperaturas bajen de 0 grados centígrados se deben limitar a un máximo de 10 o 15 minutos por trayecto.

- En el caso de las razas de perro más grandes, sufren las consecuencias del frío a partir de los 10 u 8 grados centígrados y será desde los 4 grados cuando el riesgo de salud empiece a aparecer.

Por eso, cuando el termómetro esté a cero grados no deben salir más de media hora o una hora. Algo que no ocurre en el caso de las razas árticas, que pueden permanecer afuera en el frío de forma indefinida, siempre que estén aclimatadas.

- A los perros medianos, en el caso de los de pelaje corto, les ocurre similar a los perros pequeños. Por su parte, para aquellos en los que su pelaje sea más largo, presentan una resistencia al frío similar a la de los perros grandes.

- Perros de pelo largo, ya sean grandes o pequeños, por lo general presentan mejor resistencia al frío, ya que la presencia del pelo les ayuda a protegerse del frío. Por eso, en este tipo de perros la temperatura que toleran suele ser en torno a los 2 o 3 grados menos de cada categoría.

Dado que los paseos a la calle son básicos para el bienestar de los canes, si tu perro es de los que puede sufrir las consecuencias del frío una alternativa es algún tipo de jersey o abrigo que pueda ayudarle a mantener su calor corporal. 

No obstante, la experta de Tiendanimal llama al sentido común y concluye que “si hace demasiado frío para ti, probablemente también lo sea para tu perro. Así que cuida cómo lo abrigas, así como las horas de los paseos, para que nuestro compañero salga en las horas más cálidas posibles; y atiende en todo momento a las señales de frío que nos pueda enviar. Por ejemplo, la forma de acurrucarse como un ovillo para mantener su cuerpo caliente, las orejas frías, la piel o los ojos secos o el estado de sus almohadillas, que pueden agrietarse”.

El objetivo es garantizar el bienestar de los canes y, sobre todo, evitar que puedan llegar a sufrir hipotermia, que es lo contrario al golpe de calor, por entendernos: la hipotermia es el descenso involuntario de la temperatura corporal. 

En el caso de los perros sucede cuando un can pierde calor con demasiada rapidez, bajando del rango considerado normal hasta los 37-36ºC y su cuerpo no puede gestionarlo. Los síntomas incluyen temblores, letargo, rigidiez muscular, extremidades frías, encías pálidas, dificultad para caminar...

Estos síntomas son peligrosos, si crees que tu perro puede sufrir hipotermia hay que ir de inmediato al veterinario tras tratar de, gradualmente, elevar su temperatura corporal con mantas, etc.

 

Te puede interesar