TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

¿Son peligrosas para los perros las Flores de Pascua? ¿Qué otras plantas navideñas es mejor evitar en casa?

Compartir
Whatsapp de SrPerro

Última actualización del articulo el día 29/11/2023

Las Flores de Pascua tienen bastante mala fama entre las personas perrunas y gatunas porque suelen encabezar muchas de las listas que se comparten en Navidad sobre peligros para los animales. Y resulta que no es una fama merecida, es un mito: su grado de toxicidad es leve, según confirman diversos estudios.

Es prudente evitar que los perros la coman, sin duda, pero no sería grave si sucede: hay otras plantas, flores (o alimentos / objetos) que sí podrían darnos un susto considerable si nuestro can es de los curiosos o glotones, de esos que se comen o mordisquean lo que pillan por delante.

Si un perro llega a ingerir las hojas de una Flor de Pascua "rara vez es necesario tratamiento médico", aclaran desde el American Kennel Club.

DesdePet Poison Helpline recalcan: Las plantas de Flor de Pascua (Euphorbia pulcherrima) son sólo levemente tóxicas para perros y gatos.Si se ingiere podría generar vómitos, babeo o, en raras ocasiones, diarrea. Todos los síntomas son leves y desaparecerían por sí solos.

"Aunque comúnmente se supone que son tóxicas para los animales, las plantas de Poinsettia no son dañinas para perros y gatos a menos que las hojas y brácteas se coman en cantidades muy grandes. Algunos gatos que mastican las hojas pueden salivar y vomitar si se tragan las hojas. Como los cachorritos y gatitos pueden tener tendencia a mordisquear las plantas nuevas que llegan al hogar, ¡es prudente colocarlas fuera de su alcance!", recomiendan en la Universidad de Colorado.

Un estudio sobre la toxicidad para los animales de plantas de interior en Europa ofrece este resumen sobre las poinsettias: 

"Aunque esta planta se considera de baja toxicidad y nunca se han reportado muertes por su ingestión en pequeños animales, la flor de pascua tiene un alto potencial como agente de envenenamiento de plantas en Europa, debido a su difusión y atractivo. El Servicio de Información sobre Toxicología Veterinaria (VPIS) recibe cada año (principalmente durante la temporada de invierno) llamadas por ingestión de poinsettia por parte de perros y gatos, pero en general sólo se informan efectos gastrointestinales leves, incluso si se conoce el caso de un gatito birmano que se ha descrito que ingirió una hoja grande y desarrolló irritación oral y esofágica grave"

Por el contrario, hay otras plantas que sí podrían ser mucho más peligrosas:

  1. Azalea (Rhododendron): Alto nivel de peligrosidad.

    Contiene toxinas que pueden causar vómitos, diarrea y, en casos graves, problemas cardíacos en los perros.

  2. Acebo (Ilex): Moderado a alto nivel de peligrosidad.

    Las bayas pueden causar malestar estomacal, vómitos y diarrea.

  3. Muérdago (Viscum album): Moderado a alto nivel de peligrosidad.

    Las bayas y las hojas son tóxicas y pueden afectar el sistema gastrointestinal y cardiovascular.

  4. Amaryllis: Moderado a alto nivel de peligrosidad.

    Todas las partes de la planta son tóxicas y pueden causar vómitos, diarrea y problemas cardíacos.

  5. Crisantemo: Moderado nivel de peligrosidad.

    Contiene piretrinas que pueden causar irritación gastrointestinal y cutánea.

Entre los otros alimentos y objetos con los que conviene tener cuidado:

  1. Chocolate y dulces navideños:

    Muchos dulces de Navidad contienen chocolate, que contiene teobromina, una sustancia tóxica para los perros. El consumo puede provocar vómitos, diarrea, aumento de la frecuencia cardíaca e, incluso, convulsiones. Cuanto más oscuro sea el chocolate, mayor será la concentración de teobromina y, por lo tanto, más peligroso.

  2. Nueces y frutas con hueso duro:

    Algunas nueces, como las nueces de macadamia, y frutas con huesos duros, como ciruelas y duraznos, contienen sustancias tóxicas para los perros. Además, los huesos pueden representar un riesgo de obstrucción intestinal o daño interno si se ingieren.

  3. Bolas de adorno o decoraciones pequeñas:

    Las bolas de adorno navideñas, cintas y otros objetos pequeños y brillantes pueden resultar atractivos para los perros, pero también representan un riesgo de ingestión y obstrucción intestinal. Además, algunos elementos decorativos pueden contener materiales tóxicos.

  4. Cables eléctricos y luces navideñas:

    Los cables eléctricos y las luces navideñas pueden ser masticables y representar un riesgo de electrocución o lesiones en la boca. Además, la ingestión de cables eléctricos puede causar problemas digestivos graves.

  5. Alcohol:

    Durante las festividades, es posible que haya bebidas alcohólicas accesibles para los perros. El alcohol es tóxico para los perros y puede causar vómitos, diarrea, dificultad respiratoria y, en casos graves, coma.

 

Te puede interesar