TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

¿Qué es el síndrome del cachorro nadador y cómo se puede tratar?

Compartir
Whatsapp de SrPerro

El síndrome del perro nadador o del cachorro nadador es un trastorno musculoesquelético poco frecuente cuyas causas no están del todo claras: cachorros que parecen sanos al nacer, muestran síntomas de esta enfermedad cuando llegan a las dos o tres semanas de vida, que es cuando deberían ponerse de pie y comenzar a andar.

Estos perretes no pueden hacerlo y en vez de andar, baten sus extremidades de forma que parecen estar nadando (de ahí, obviamente, el nombre).

Es clave un diagnóstico temprano y comenzar el tratamiento lo antes posible: si tu cachorro no anda bien, si se arrastra y no se pone en pie con tres semanas, habla lo antes posible con tu veterinario.

Hay pocos estudios al respecto pero el más extenso muestra que algunas razas son más propensas a sufrir este trastorno, como los Bulldogs Ingles (otros mencionan a los Shih Tzu, Lhasa Apso, o Yorkshire). El número de cachorros por camada podría estar relacionado, siendo más frecuente en cachorros de camadas más pequeñas. La consanguinidad y la cría irresponsable podría, de nuevo, ser un factor determinante según otro estudio.  

El problema puede surgir o empeorarse si el cachorro esté sobrealimentado o el área donde esta su cama es lisa, de manera que las patas del perro se resbalen cuando intenta moverse.

Esto aclaran desde la Clínica Veterinaria San Francisco: "¿qué ocurre si no hay fijación al suelo y las pata resbalan? Pues que el músculo no coge fuerza y los aductores, que están sin tensión, no pueden cerrar las patitas débiles. Pero el perro sigue creciendo y cada vez pesa más.Entramos en un círculo vicioso en el que el perro que pesa mucho no se puede mantener en pie en una posición natural en la que los músculos vayan cogiendo fuerza gracias al mantenimiento de unas angulaciones naturales."

El tratamiento para el síndrome del cachorro nadador

La buena noticia es que esta dolencia es, normalmente, tratable: los cachorros se recuperan bien después del diagnóstico temprano, la rehabilitación física y, en algunos casos, la realineación de las extremidades.

Tu veterinario te indicará el tratamiento concreto para tu cachorro porque cada caso se debe afrontar de manera individual pero, en general, las recomendaciones suelen ser evitar las superficies resbaladizas que impiden que el cachorro gane tracción, para evitar que se resbale, masajes, evitar a toda costa el sobrepeso, limpiarlo bien (como no puede levantarse, se hará sus necesidades encima) y tener mucho cuidado para que no se haga rozaduras en las patas o el abdomen.

Aquí podéis ver cómo Backy, un perrete con el síndrome del cachorro nadador, ha logrado recuperarse por completo.

Tras ser adoptado por una estupenda familia y con el apoyo del Hospital Veterinario Privet, han trabajado día a día para que el can pudiera fortalecer los músculos de sus patas y aprender a andar correctamente.

A través de ejercicios en casa, con túneles creados especialmente para él y también gracias a la terapia en piscina, meses después, Backy está estupendo: corre y juega con normalidad.

Un perrete con mucha suerte:

En el caso de esta otra cachorra la rehabilitación fue similar pero ella tuvo, además, una intervención quirúrgica:

Hace años estos perros eran eutanasiados porque se consideraba que su rehabilitarlos era inviable o muy costosa: ya no es así, si crees que tu cachorro puede tener este trastorno, habla con tu veterinario para que pueda valorar su caso y poner en marcha su tratamiento lo antes posible.

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar