TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Problemas urinarios en perros: cuáles son, cómo detectarlos y qué hacer en cada caso

Compartir

Las cistitis son un problema muy frecuente en gatos pero también bastante común en perros, sobre todo si son mayores.

Los veterinarios de Barkibu reciben muchas consultas al respecto -es fácil alarmarse, por ejemplo, si de pronto tu perro hace pis con sangre- y por eso han querido compartir con nosotros las claves de este tipo de dolencias.

Los problemas urinarios pueden afectar a las vías bajas (uretra y vejiga) o a las vías altas (riñones y uréteres). También puede haber enfermedades generales que afecten al tracto urinario como problemas endocrinos o del sistema reproductor.

 

¿Cómo sé si mi perro tiene un problema urinario?

 


En el caso de problemas urinarios, los síntomas que podemos observar son los siguientes:

1. Cambios de color en la orina. Puede ser normal que esté más oscura si está muy concentrada, pero más vale consultar con el veterinario. Podría ser indicativo de un sangrado (rojizo-marrón) o de un aumento de bilirrubina (marrón-verdoso).

2. Cambios en el olor de la orina.

3. Cambios en la frecuencia con la que orina.

  • a. Orina demasiado frecuente. A veces es difícil decirlo en machos, ya que tienden a marcar de forma constante.
     
  • b. Orina poco frecuente. También es difícil de determinar, pero puede indicar que está ocurriendo algo grave.


4. Dificultad para orinar. Suele ir asociada a cambios de frecuencia. El perro se pone a orinar muchas veces pero no consigue expulsar nada o muy poco. Esta situación es urgente, ya que puede indicar que hay una obstrucción.

5. Orina en sitios inapropiados.

6. Dolor o molestia al orinar.

7. Otros síntomas generales como apatía, fiebre, temblores...

 

¿Cuáles son los problemas urinarios más frecuentes en perros?

 

1. Infecciones. Para saber si hay o no infección hay que hacer pruebas (un cultivo).

2. Sangrados. Pueden venir de las vías altas, bajas o del sistema reproductor. El momento en el que se ve la sangre nos da pistas de dónde se localiza el sangrado:

- Al inicio: uretra o genitales
 

- Toda la duración: vías altas, problemas de la coagulación, vejiga con lesiones amplias o próstata.
 

- Al final: lesión localizada en vejiga, pólipos en la vejiga o cálculos vesicales.
 

- Independientes del momento de orinar: próstata en perros y celo o sangrados vaginales en hembras.
 

3. Cálculos. Pueden ser de distintos materiales y estar localizados en distintos puntos. Lo más peligroso es que queden bloqueados en la uretra, ya que impiden que el animal orine y la orina es muy tóxica.


4. Inflamación de causa desconocida. Parece una cistitis pero no hay infección.


5. Poliuria y polidipsia. Significa que son animales que beben demasiado y orinan demasiado. Ocurre especialmente en problemas endocrinos como la diabetes y el Cushing.


¿Qué pruebas me puede recomendar el veterinario?

 


Las más comunes son tiras de orina y sedimentos urinarios. Son básicas e imprescindibles para decidirse por un tratamiento u otro.

Si hay infección, se debe enviar un cultivo de una muestra extraída preferiblemente por cistopunción (la muestra se obtiene pinchando la vejiga con la guía de una ecografía).

La ecografía y la radiografía son complementarias y se suelen hacer unidas. La primera es muy buena midiendo tamaños, observando si hay inflamación o tumores y la segunda detecta muchos de los cálculos (aunque no todos).

La UPC es una prueba que se hace para valorar la función del riñón y detecta la pérdida de proteínas.

Los cálculos se deben enviar analizar siempre para tratarlos según de cuál se trate.

Otras pruebas útiles pero no tan comunes son los TACs o resonancias magnéticas, que permiten usar contrastes y encontrar malformaciones anatómicas o tumores, sobre todo en las zonas cubiertas por hueso donde la ecografía no puede penetrar.


¿Qué tratamientos hay contra los problemas urinarios?

 


Son tan variados como los problemas… Lo más común son tratamientos antibióticos y los productos para prevenir las cistitis idiopáticas (las que no tienen infección y pueden ser debidas al estrés).

Hay muchos productos destinados a prevenir o tratar los cálculos. Es muy útil para evitar la cirugía aunque no siempre es posible. Pueden ser dietas especiales, comprimidos o incluso chucherías.


Razas propensas a problemas urinarios

 


Es importante prestar especial atención a las siguientes razas: Dálmata, Bulldog inglés, Terrier ruso, Schnauzer miniatura, Ihasa apso, Yorkshire terrier, Cocker, Bichón y Caniche. También en animales con leishmania tratados con alopurinol, que tienen tendencia a presentar cálculos.

Es recomendable realizar ecografías periódicas para saber si los tienen, ya que no van a dar la cara si no se obstruyen, pero si ocurre es muy grave.

En resumen, tanto la cistitis como otros problemas urinarios no siempre están causados por infecciones, por lo que a veces no es necesario dar antibióticos. Es fundamental hacer pruebas para conocer el problema.

Si nuestro can tiene dificultad para orinar, es siempre una urgencia, ya que la orina se acumula y es tóxica, pudiendo llegar a dañar los riñones para siempre.

Los cálculos no son todos iguales y hay que saber cuál es su composición, ya que muchos se pueden tratar con dietas u otros productos y otros necesitan cirugía.

PD: Si tienes dudas sobre la salud de tu perro, puedes consultar a los expertos de Barkibu a través de la web.

 

Un consejo patrocinado por Barkibu

 

La foto que encabeza el texto es de Arcadius via Wikipedia.

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar