TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Las claves sobre la filariosis canina o el gusano del corazón

Compartir

La dirofilariasis o filariosis canina es una enfermedad parasitaria causada por un gusano llamado Dirofilaria immitis que se instala en el corazón y vasos pulmonares de los perros causando problemas que pueden ser de marcada gravedad, llegando a ser mortales. El uso de antiparasitarios, tanto externos como internos, es la mejor prevención y en caso de contagio, es crucial tener un diagnóstico temprano.

¿Cómo se transmite y cuáles son sus síntomas?

La filariosis se transmite por la picadura de algunos mosquitos que, al picar, inoculan las formas inmaduras o microfilarias de un perro infectado a un perro sano.

Como explican con todo detalle en la web de la American Heartworm Society, los gusanos del corazón hembras adultas que viven en un perro, zorro, coyote o lobo infectados producen gusanos bebés microscópicos llamados microfilarias que circulan en el torrente sanguíneo.

Cuando un mosquito pica y se alimenta de sangre de un animal infectado, recoge estos gusanos bebés, que se desarrollan y maduran en larvas en "etapa infecciosa" durante un período de 10 a 14 días. Luego, cuando el mosquito infectado pica a otro perro, gato o animal salvaje susceptible, las larvas infecciosas se depositan en la superficie de la piel del animal y entran en el nuevo huésped a través de la picadura del mosquito.

Una vez dentro de un nuevo huésped, las larvas tardan aproximadamente 6 meses en convertirse en gusanos del corazón adultos sexualmente maduros. Una vez maduros, los gusanos del corazón pueden vivir de 5 a 7 años en los perros y hasta 2 o 3 años en los gatos.  

Aunque en un principio pueden pasar desapercibidas, las formas adultas de este gusano pueden llegar a medir hasta 30 cm de largo, por lo que su presencia en estos órganos vitales de los perros ocasiona daños importantes que suelen evolucionar de forma grave si no se toman medidas, pudiendo causar incluso la muerte del animal.

Los síntomas que podemos ver en un perro afectado por filariosis son variados, como detallan los expertos de Mi Mascota y yo:

Tos

Tu perro puede toser de vez en cuando, especialmente tras una situación de mayor actividad. Esta tos podría indicar una enfermedad menos grave, como la tos de las perreras, de manera que una visita al veterinario te puede ayudar a descartar el gusano del corazón.

Letargo o inactividad

Dado que ataca al corazón y los pulmones, el gusano del corazón en perros puede hacer que actividades normales, como caminar o jugar, resulten difíciles para tu mascota. Si observas una reducción en su energía o nivel de actividad, una visita al veterinario está justificada.

Reducción del apetito o pérdida de peso

Como en las personas, una pérdida de peso o de apetito importante y repentina puede ser signo de un problema de salud grave. Este signo tiende a aparecer a medida que los gusanos del corazón maduran.

Insuficiencia cardíaca

Como persona que convive con un animal, es posible que no puedas reconocer los signos clínicos de una insuficiencia cardíaca en tu perro. Sin embargo, tu veterinario puede detectar signos como soplos cardíacos o una distensión abdominal por la acumulación de líquido en el abdomen (conocida como ascitis) para ayudar a diagnosticar y tratar a tu perro.

Es importante estar atentos ante cualquiera de estos síntomas porque cuanto antes traten a nuestro perro, más probabilidades hay de que el parásito no afecte a su calidad de vida.

De hecho, incluso si no hay síntomas se recomienda un análisis de sangre anual para descartar que nuestro perro pueda tener el gusano del corazón.

¿Dónde y cuándo debo estar alerta?

La filariosis es una enfermedad endémica en muchos países del sur y este de Europa, también en EEUU sobre todo en ciertas zonas.

Las temperaturas suaves y la humedad de nuestra geografía hacen de nuestro país un sitio ideal para que vivan los mosquitos transmisores de la enfermedad y, con ellos, el parásito. 

Según Animal's Health, es endémica en las regiones de Valencia, Islas Baleares, Andalucía, Aragón y las Islas Canarias con prevalencias de entre el 6,3% y el 67,02%, aproximadamente. También hay referencias a infecciones por este parásito en animales de Madrid y de Barcelona.

 

Si bien la prevalencia de la enfermedad varía entre regiones, el aumento de los viajes con nuestras mascotas y el cambio climático hacen que su distribución sea cada vez más amplia.

La época de más riesgo de contagio de la filariosis coincide con la mayor actividad de los mosquitos que la transmiten, que generalmente abarca desde abril hasta octubre pero dado que el cambio climático ha suavizado los inviernos y ha hecho que aumente la temperatura media en los meses tradicionalmente más fríos, puede que esta franja de tiempo sea mayor, por lo es ideal estar alerta todo el año.

 

¿Se puede evitar la enfermedad?

El uso de antiparasitarios, tanto externos como internos, es la mejor manera de prevenir la infección. 

Actualmente existen varios productos idóneos para la prevención de la filariosis. Los fármacos disponibles se dirigen a eliminar las formas inmaduras (microfilarias) que puedan haber entrado en el torrente sanguíneo del perro, evitando su desarrollo y llegada al corazón.

Pregunta a tu veterinario sobre las diversas opciones, antiparasitarios orales así como las pipetas que, aplicadas cada mes, evitan el desarrollo de las larvas que entren a la circulación sanguínea del animal. Igualmente, los collares antiparasitarios son eficaces e este sentido.

COMENTARIOS

Mi perro fue diagnosticado de filaria hace dos años en estado muy muy avanzado ...comenzamos tratamiento con antibioticos porque la opcion de inyeciones era imposible por la cantidad de parasitos ...a los tres meses suspendimos el tratamiento porque el perro cada vez estaba peor...le dio por el tratamiento una trombosis en las patas traseras y no podia caminar se arrastraba ...el tratamienti en vez de mejorarlo lo fastidio mas pues por la trombosis que le provoco el antibiotico al matar los parasitos pequeños casi lo deja invalido de echo ya se quedo muy flojo de sus patas traseras....pues lo vimos invalido decidimos sacrificarlo ..pero por la proximidad de la navidad esperamos unos 20 dias a que pasaran las fiestas...pues desde que deje de darle las pastillas el perro empezo a mejorar y ya se mantenia en sus patas traseras podia salir a la calle y caminar...por todo ello decidimos no hacer nada mas y dejar el perro tranquilo....pues de esto hace ya dos años ...lucas que ea como se llama a seguido haciendo una vida normal hasta ayer que comenzo a toser de forma mas fuerte y seguida fuimos a otro veterinario pensando que lo unico que se podia hacer era datñe un aerosol para que respirara yn poco mejor ..pero la veterinaria me hizo otro tes de finaliria y salio NEGATIVO!!! Yo no dido del primer diagnostico pues vi las radiografias y se veia que habian gusanos en los pulmones de lucas...pero nunca pense que la filaria pudiera desaparecer por si misma sin hacer nada...solo los tres mese de antibioticos que creo no mata al gusano grande y el strongol que eso si la pipeta se la e seguido poniendo rodos los meses aun sabiendo que estaba infectado para que no se reinfectara...mi pregunta es ....Es esto posible que la fialaria tan avanzada desaparezca por si misma???? Por favor a ver si algun veterinario me puede ayudar

None

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar