TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Dermatitis Atópica Canina: qué es y cómo se trata

Compartir

La Dermatitis Atópica Canina (DAC) es una enfermedad inflamatoria de la piel de nuestros canes, causada por una hipersensibilidad o alergia a algunos componentes ambientales que llamamos alérgenos, entre los que se encuentran los ácaros del polvo o del almacenamiento de alimentos, pólenes y mohos. Su origen es desconocido, pero se sabe que existe un componente genético importante y que el estado de la piel es un factor determinante en su aparición.

¿Quién la sufre?

La DAC es una enfermedad de perros jóvenes: se presenta mayormente entre el primer y tercer año de vida y la enfermedad suele persistir durante toda la vida del animal.

En un porcentaje inferior al 25% es estacional y los síntomas se presentan únicamente durante unos meses al año, generalmente en primavera o verano.

Aunque no se conoce la causa exacta de la Dermatitis Atópica, se sabe que existen factores genéticos determinantes, por lo que encontramos una elevada predisposición racial.

Estas son las razas más predispuestas:


West Highland White Terrier 
Boxer
Labrador 
Dálmata
Setter 
Pastor Alemán
Shar Pei 
Bulldog Francés

¿Cómo la identificamos?

La característica fundamental de la Dermatitis Atópica Canina es el picor. Las lesiones primarias causadas por la reacción alérgica suelen localizarse en las zonas donde la piel es más sensible: cara, cara interna de los pabellones auriculares, cuello, axilas, ingles, abdomen, periné, cara ventral de la cola, zonas de flexión de las extremidades y espacios interdigitales.

Al principio encontraremos zonas enrojecidas, granitos, descamación e irritación de la piel, pero si el problema avanza y el rascado persiste, las lesiones se agravan, convirtiéndose en  piel endurecida y ennegrecida, y zonas sin pelo más o menos extensas. A menudo podemos encontrar perros con otitis externa bilateral, conjuntivitis bilateral o infecciones secundarias por bacterianas o levaduras.

¿Podemos tratar la Dermatitis Atópica Canina?

Hay que tener muy presente que se trata de una enfermedad crónica con un origen en el sistema inmunológico de nuestro perro que, por causas desconocidas, funciona de forma descontrolada. No existe una “curación” de la enfermedad, pero sí varias medidas que mejoran el cuadro clínico del animal.

Tratamiento de soporte:

   - Control estricto de parásitos externos para evitar complicaciones como por ejemplo la Dermatitis Atópica por Picadura de Pulga (DAPP).
    - Baños frecuentes con champú adecuado.
    - Alimentación de calidad, para garantizar una nutrición excepcional de la piel.

Medidas terapéuticas:

Cada caso debe ser estudiado de forma específica por un profesional veterinario, quien te podrá recomendar, entre otros tratamientos, la Inmunoterapia alérgeno específica o la administración de fármacos como los corticoides.

Un consejo de Advantix

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar