TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Cómo evitar que tu perro engorde tras la esterilización

Compartir

Uno de los problemas que más nos preocupa es el aumento de peso que puede sufrir nuestro perro después de la esterilización. Por este motivo, en Advantix han hablado con Fernando Valera, veterinario de la Clínica Gandhi Bailén, para saber cómo podemos evitar que nuestro fiel amigo acabe con sobrepeso y para conocer más a fondo las consecuencias reales de la esterilización.

El primer elemento que puede verse afectado tras esterilizar a un canino es su comportamiento o conducta; sin embargo, no hay una verdad absoluta al respecto, según Fernando Valera. Sí que se puede hablar de cambios en el metabolismo pero no se tiene que traducir necesariamente en un cambio de conducta. De todos modos, en los perros machos cabe la posibilidad de que su comportamiento sea más tranquilo después de ser esterilizados.

En el caso del peso, tampoco se puede afirmar que exista una relación directa e infalible entre el aumento de peso y la esterilización. Se trata, más bien, del cambio de metabolismo, que puede inducir a que nuestro amigo peludo gane más peso de lo normal. En cualquier caso, si se diera esta situación, el veterinario Valera recomienda manejar los hábitos de la mascota para garantizarle un buen estado de salud siempre. Una buena alimentación para nuestro perro debe tener en cuenta la cantidad de la ración y evitar todos aquellos alimentos que incentiven la obesidad o que sean tóxicos.

Una manera de controlar estos hábitos y cuidar la línea de nuestro perro es darle piensos para caninos esterilizados o incluso piensos “light”.

De esta manera, se reducirán las calorías aportadas sin alterar el contenido nutricional. Respecto a la administración de este pienso, es recomendable que un perro acabado de esterilizar coma dos veces al día y la cantidad justa para cubrir sus necesidades alimentarias.

Tampoco no se puede abusar de las “chuches” o premios que le damos como recompensa a un buen comportamiento, aunque sí que lo podemos premiar cuando busquemos un cambio de conducta positivo. Existen “snacks” hechos con productos naturales que pueden servir como premio.

Otra opción válida y a tener en cuenta es el ejercicio físico. Según Fernando Valera, la mayoría de perros que pasan por su clínica realizan menos ejercicio físico del necesario, tanto los que están esterilizados como los que no. Así que aunque depende del perro en cuestión, todos tendrían que tener al menos una hora de actividad física al día para garantizar un buen estado de forma y evitar engordar demasiado.

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar