TODOS LOS TEMAS
Perro Urbano

Miedo a petardos y ansiedad por separación: pautas de comportamiento y productos naturales para superarlos

Compartir

Naia es una perra adoptada que ha pasado por varias casas de acogida y Pongo es un perro que ha sido comprado y procede de un criadero de fuera de España. Sus historias son claramente diferentes pero tienen un denominador común: el miedo a los ruidos fuertes y la ansiedad al quedarse solos que sufren ambos animales. Ambos problemas son lamentablemente frecuentes y por eso desde Herbolario para animales Sol de Invierno han querido compartir consejos fruto de su experiencia y de multitud de charlas con etólogos y educadores caninos.

Contenido patrocinado por Herbolario para animales Sol de invierno

Miedo a los petardos, tormentas y otros ruidos fuertes

Nochevieja, Fallas o San Juan son fechas sinónimo de alegría para muchas personas, y un verdadero calvario para muchos canes.

El miedo al ruido de petardos, fuegos artificiales, tormentas… es común a gran cantidad de perros. ¿Por qué? Pues “simplemente” porque su capacidad auditiva es enorme, mucho mayor que la de los humanos. Mientras que los humanos podemos escuchar sonidos de hasta 20.000 hertzios, ellos oyen hasta 50.000 hertzios. De ahí que al escuchar sonidos tan altos y no conocer el motivo, sientan pánico, tú también lo harías, pensarías que se trata de un bombardeo, un terremoto… el fin de mundo...  

Ese pavor a los ruidos fuertes puede provocarles temblores, jadeos, vómitos, diarreas o incluso taquicardias. Y también les genera un impulso desesperado de huir…

 

¿Cómo ayudarles a superar su miedo o, al menos, aliviar su sufrimiento?

En nuestra opinión, en primer lugar, anticipándonos, no esperando a las épocas en las que se producen esas celebraciones, por ejemplo, para buscar soluciones.

El miedo a los ruidos de petardos es a veces una verdadera fobia y debe tratarse de manera anticipada con pautas de comportamiento a cargo de profesionales (siempre educadores en positivo que respeten el bienestar de los perros) y suplementos nutricionales, aceites esenciales o flores de Bach que puedan ayudar a que el proceso sea más rápido y efectivo.

Y para los días en los que sabes que se producirán esos ruidos fuertes, nuestros consejos serían:

  • No dejes a tu perro solo en casa cuando va a ver petardos, fuegos artificiales, etc.
  • Cierra todas las ventanas y puertas.
  • Prepara una zona donde tu perro pueda refugiarse y quédate a su lado y actúa con serenidad.
  • Pon música clásica relajante, pero haz que se acostumbre previamente a ella para que no la asocie a la pirotecnia.
  • Dale un calmante natural a base de plantas medicionales para que se relaje, los tienes en formato de galletas o suplementos que puedes añadir a su comida.
  • Echa unas gotas de aceites esenciales en su cama o un difusor en la estancia donde se encuentre.

¿Realmente es ansiedad por separación?

Los perros son animales gregarios, por lo que hasta cierto punto es comprensible que les cueste estar solos. Sin embargo, lo que no es normal es que no puedan permanecer en soledad varias horas sin ladrar, llorar o destrozar cosas.

A veces se habla de ansiedad por separación canina y lo que realmente provoca que un perro destroce objetos, no pare de ladrar, etc. es que sufra un miedo extremo, reaccione frente a ruidos o tenga un hiperapego hacia sus dueños. Para ello, poner una cámara grabando mientras el perro se queda solo en casa, sería el primer paso para analizar su comportamiento.

Puede que incluso el problema realmente esté en nosotros, que no hemos sido capaces de crear una relación equilibrada con nuestro perro y sufrimos un hiperapego hacia él… o simplemente es cuestión de que ese perro tiene demasiada energía que no está canalizando.

Para saber cómo actuar es muy útil contar con el apoyo de un buen etólogo o educador canino.

Si realmente ansiedad por separación, la cuestión es analizar las causas que pueden haberla provocado: abandono, la desaparición de una persona importante en su vida, cambios de horarios o residencia, y una muy habitual desgraciadamente: demasiadas horas solo.

¿Qué se puede hacer? Lo primero, reequilibrar la relación persona-animal y, sobre todo, considerar las necesidades físicas y emocionales específicas del perro. Pero la prioridad en el tratamiento es reducir el nivel de estrés del perro, por supuesto, con un enfoque positivo, sin castigos.

Normalmente, se trata de ejercicios encaminados a que el animal vaya confiando en tu vuelta y se acostumbre a ciertas rutinas y asociaciones. La cuestión es trabajar a nivel emocional con el perro, además de enseñarle pautas.

Tras casi siete de años, nuestra experiencia es que solo esto último no da buenos resultados. En este sentido, terapias naturales como terapia floral o la aromaterapia o la zoofarmacognosis aplicada permiten acelerar el proceso y disminuir el nivel de estrés, algo fundamental para desarrollar el aprendizaje.

Por supuesto, la involucración del compañero humano es imprescindible, sin ella la labor de etólogos y educadores caninos no tendrá éxito. Recuerda que tu perro, como cualquier otro miembro de la familia que sufriera problemas emocionales, requiere ayuda. ¡Vale la pena cuidarle, vivir con un perro es algo maravilloso, una fuente diaria de alegría!

 

Más información: Herbolario para animales Sol de invierno

 

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar