TODOS LOS TEMAS
Perro Urbano

Lecciones de etiqueta y consejos útiles para las visitas al parque canino

Compartir

Hablamos con mucha frecuencia de las señales de calma, el lenguaje de los perros: es muy importante saber identificar cuándo un can no está a gusto, cuándo está ansioso o estresado, pasándolo mal... Y también, cuando está sobreexcitado o cuándo está incomodando a otros perros. Todas estas situaciones se ven exacerbadas en los parques caninos o pipicanes, más aún cuando el espacio es reducido. Por eso mismo en estos lugares hay que prestar atención extra a nuestros canes y no al contrario, como hacen algunos, desentenderse de ellos según les quitan la correa.

Una comedia sobre los humanos en el parque canino: versión despistado, sabelotodo, persigue cacas, fardona...

Hacer ejercicio, socializar y hacer nuevos amigos, pasear, jugar, olfatear... razones por las que muchos perros, sobre todo los más jóvenes, adoran las visitas al parque canino -especialmente si se trata de un espacio amplio y bien cuidado.

Pero no todos, hay perros a los que les agobia mucho estar en ese tipo de areas cerradas con tanta presión "perrográfica".

Para las primeras visitas a un parque canino mejor elegir un horario en el que no haya aglomeración perruna: así podrás valorar y ver si tu can lo pasa bien y está a gusto. Si es un cachorrote, así no se verá acosado por demasiados canes al mismo tiempo.

Igual que hay ciertas reglas de etiqueta que todos los humanos, tanto los perrunos como los no perrunos, deberían respetar al interactuar con perros ajenos, también hay ciertas normas y consejos básicos que pueden hacer que la visita al parque canino sea más agradable.

- No todo vale cuando soltamos a nuestros perros en un área apta para ello. 

Hay dueños de canes que se ponen a mirar su móvil o a charlar y se desentienden: no ven cuando deben recoger las cacas de su perro -por mucho que estés en un pipican, hay que recogerlas- y tampoco están atentos en caso de que su can necesite ayuda o, lo contrario, en caso de que su perro se esté molestando a otros. Es un clásico.

En resumen, no pierdas de vista a tu can aunque estés de charla con otros dueños de perro. 

- Es clave prestar atención al lenguaje corporal, a las señales de calma de los perros, también cuando están jugando. A veces puede que tengas que intervenir.

La misma educadora canina responsable de este útil vídeo, Jill Breitner, describe en este otro artículo un incidente muy típico, el acoso por parte de un perro a otro, cuando un can entra en modo "cazador". 

En este caso eran sus propios perros, todos iban de paseo por el campo junto con la perra, algo tímida, de una clienta: de no ser por su atenta mirada- el incidente podría haber terminado mal porque uno de sus perros empezó a acosar a la perra. 

Breitner vuelve a recalcar la importancia de prestar atención, siempre, a nuestros perros: aunque tú conozcas el comportamiento de tu can puede haber algo que cambie la dinámica de un grupo perruno en cualquier momento. Y esto sucede naturalmente en los parques caninos, todos los días.

El habitual juego de ¡a ver si me pillas! de pronto ya no es algo divertido: todo depende del lenguaje corporal

En el vídeo anterior y en esta ilustración de Lily Chin que es parte de una app (Dog Decoder) queda claro: el can perseguido lo está pasando mal. El otro ha entrado en modo "cazador". 

Ahí lo ideal sería intervenir.

Tía, por ejemplo, es feliz de ser perseguida, sean perros grandes o chicos. De hecho, es lo que más le gusta. Pero, por el contrario, cuando no lo consigue, ejem, puede ponerse considerablemente pesada, algo en lo que aún estamos trabajando.

 

- También hay "abusones" en el mundo canino

Un perro abusón no tiene porqué ser agresivo, puede ser sencillamente "maleducado", perrunamente hablando: desconoce cómo relacionarse con otros canes en momentos de juego e ignora las señales de calma que le hacen. Se pasa de la raya.

Puede ser por falta de socialización temprana o por cuestiones genéticas pero es un comportamiento que se puede (y se debe) reconducir. Dejar que los perros lo solucionen entre ellos, sin más, no es buena idea.

 

Otra de las razones para que un perro deje de atender a las señales que le envían los demás canes es la sobreexcitación.

 

La recomendación de Santi Vidal es evitar que el juego intenso dure más de 10-12 minutos: lo mejor es parar a los perros y darles tiempo para que se calmen un rato.  

¿Cómo saber si tu perro se está pasando de la raya? Un consejo fácil: llámalo y que venga a tu lado y entonces mira a ver qué hacen los demás canes... si le buscan para seguir jugando, entonces estaban en la misma onda.

 

 

- Puede que llevar juguetes o comida a los parques caninos no sea buena idea

La razón es sencilla, podría ser fuente de conflicto entre los perros si no todos han aprendido a respetar los juguetes ajenos y a soltarlos cuando se lo pedimos.

Si vas a a tirarle la pelota a tu perro, entiende que puede que otros canes se apunten a vuestro juego. Puede ser un plan divertido, es lo ideal, pero con según qué perros, la pelota puede convertirse en "objeto de deseo" para varios canes y... sí, acabar en conflicto. O puede que otro perro aún no haya aprendido a soltar los juguetes ajenos y te quedes sin pelota.

La recomendación de la Dra. Sophia Yin, como siempre en el caso de esta estupenda profesional, tristemente fallecida, en positivo: asumiendo que sí habrá juguetes en el parque canino, lo importante es saber que tu can siempre atenderá a tu llamada para que puedas así recuperar el juguete que haya "robado" y devolvérselo a sus dueños.

Etiqueta en el parque canino

 

 

PD: En nuestros libros de Madrid, Barcelona o Gijón ahora también encontráis pistas prácticas para perros urbanos, consejos de educación canina (en colaboración con Santi Vidal de Más que Guau y Alba Benítez de Simiperrohablara.com) que ayudan a saber cómo ir enseñando a los perros a estar en lugares públicos y cómo mejorar los paseos por la ciudad o, algo también crucial, las visitas al parque canino. 

 

 

Te puede interesar


Un parque canino ofrece consejos didácticos y visuales para humanos: las señales de calma en acción

Las señales de calma: el lenguaje universal de los perros

Reglas de etiqueta para humanos perrunos y urbanos

Los cachorros crecen: no culpes a un can adulto de lo que tú le enseñaste de pequeño

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar