TODOS LOS TEMAS
Perro Urbano

La higiene de los perros en casa: mucho más que el cepillado y el baño

Compartir

El cepillado y la higiene previenen posibles enfermedades de la piel en nuestros perros y también los parásitos. Es muy útil acostumbrar a nuestros canes, desde cachorros si es posible, a las sesiones de aseo, para que asocien el cepillado y los baños a algo positivo y agradable. Siempre con calma y con premios.

Compartimos aquí unos consejos elaborados junto con los expertos de Mi Mascota y Yo que resultan de lo más útiles para afrontar con éxito el aseo de nuestros canes en casa.

La importancia y utilidad del cepillado

Todos los canes necesitan un cepillado regular con un cepillo específico para su tipo de pelo. Las razas de pelo largo, como los Golden Retriever y los Collies, necesitan un cepillado más frecuente (al menos una vez a la semana) y las de pelo corto, como los galgos o los labradores, requieren un buen cepillado cada dos semanas.

En el caso de los perros con pelo largo, un cepillado regular evita el apelmazamiento, y en los perros con pelo corto, el cepillado también es útil, ya que elimina el pelo muerto, la suciedad y la caspa. Así también se puede espaciar el intervalo entre baños, otra ventaja.

Durante el cepillado hay que revisar bien la piel de nuestro can: este "examen" casero, pasando bien los dedos por su pelaje, nos permite ver si tiene cualquier bultito o herida inesperados. Puedes explorar a fondo, apartando el pelo para examinar la piel más de cerca y ver así si pudiera tener cualquier lesión, alguna zona sin pelos o indicio de parásitos.  

Por otro lado, si en tu familia hay alguien con alergia al pelo de perro, puedes utilizar Vetriderm® Loción Tópica para reducir los casos de alergia. Normalmente basta con una aplicación a la semana pero antes de la primera aplicación es conveniente cepillar o peinar meticulosamente a tu can.

¿Recortar el pelo?  

Lo normal es llevar al perro a la peluquería, por supuesto, pero sí puedes recortar en casa, con cuidado, el pelo que le crece alrededor de los ojos o en la base de las patas, si notas que le resulta molesto. 

Eso sí, si eres una persona nerviosa o temes, por accidente, hacer daño a tu perro, entonces es mejor que siempre acudas a vuestra peluquería canina de siempre.

Para recortar el pelo de tu can en casa, espera a que tu perro esté calmado y aprovecha cuando esté tumbado: siempre con calma y moviéndote lentamente. 

Recortar el pelo que crece en el interior de las orejas ayuda a mantener limpia y ventilada la zona y a prevenir infecciones de oído en perros. Sin embargo, es mejor que se encargue de ello el profesional de la peluquería o de la consulta veterinaria.

Y, hablando de orejas... Es muy importante revisar bien las orejas de tu perro con regularidad.

Las infecciones de oído en perros pueden ser dolorosas, así que, en caso de observar alguno de los siguientes indicios, lleva tu perro al veterinario:

  • El interior de las orejas está inflamado o muy húmedo.
  • Las orejas desprenden un olor raro (olor dulzón, algo frecuente en las otitis caninas).
  • Tu perro agita la cabeza o se rasca las orejas con insistencia.
  • Las orejas presentan más cera de lo normal o esta es distinta (un poco de cera es normal).
  • El perro se queja o gime cuando le revisas las orejas.

Recortar las uñas

Corta las uñas de tu perro cuando oigas que, al caminar, las uñas rascan el suelo. Esto permitirá aliviar el malestar que le provoca tenerlas demasiado largas.

Antes de que le cortes las uñas por primera vez, te vendrán bien estos consejos para hacer de manera segura.

¿Cuándo hay que bañar a los perros?

La mayoría de perros con piel sana necesita bañarse cada dos meses, con fines de higiene y para evitar olores desagradables. Bañar a los perros más frecuentemente puede eliminar los aceites y grasas naturales de la piel y el pelaje, así como resecar su piel.

Si tu perro huele mal, pero no porque se haya ensuciado, deberías hablarlo con tu veterinario. El mal olor podría deberse a una infección cutánea o enfermedad dental. 

Y si huele mal porque se ha ensuciado puedes limpiarlo utilizando toallitas higiénicas entre un baño y otro.

El momento del baño

La piel de los perros está formada por dos capas: una superficial, en la que encontramos la capa lipídica, y otra, más profunda, donde se encuentran las glándulas, los vasos sanguíneos, las terminaciones nerviosas, etc. Los perros casi no poseen glándulas sudoríparas, lo que sí tienen son glándulas sebáceas que se encargan de fabricar y regular la grasa de la piel (capa lipídica).

El champú que utilices para bañar a tu perro no debe dañar su capa lipídica. Nunca debes usar un champú de bebés o de personas porque el pH de los canes es diferente.

El shampoo para perros Neutrolor de Sano&Bello, que es el que usa Tía, elimina las partículas del mal olor manteniendo el pH natural de su piel.

Empapa a tu perro con agua tibia hasta que todo el pelaje esté bien húmedo: idealmente deja la cabeza para el final porque en cuanto se moje la cabeza... ¡se sacudirá todo el cuerpo!

Después, aplica el shampoo Neutrolor y, mediante un masaje, espárcelo por todo el pelaje. Evita que el shampoo le entre en los ojos, la boca y el interior de las orejas. Enjuaga bien el shampoo con agua templada y entonces sí, deja que tu perro se sacuda bien y, si hace bueno, que se seque al aire. Si hace frío, sécale bien con una toalla o inténtalo con el secador, pero a la mínima potencia y sin utilizar aire caliente.

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar