TODOS LOS TEMAS
Perro Urbano

La ansiedad por separación no decrece en hogares donde convive más de un perro, sino todo lo contrario

Compartir

La ansiedad por separación es un trastorno demasiado común en los perros urbanos, propiciado seguramente por el frenético ritmo de vida de las personas que pasan tantas horas fuera de casa. Los datos de la RSPCA revelan que 8 de cada 10 perros lo pasan mal cuando se quedan solos aunque la mitad no mostrará signos evidentes de ansiedad. Es decir, solo algunos canes desarrollan ansiedad por separación.

Es importante trabajar con un etólogo o un educador canino ante un problema de ansiedad por separación. No es algo que deba tomarse a la ligera ya que, como explican desde ANAA, en primer lugar, el perro sufre cuando la padece y, en segundo lugar, puede llegar a manifestarse de muchas formas, algunas molestas como que el perro ladre, aúlle o rasque las puertas, pero otras pueden ser más perjudiciales para el can, como estereotipias u otros comportamientos compulsivos que pueden dejar secuelas físicas o incluso la auto mutilación.

Ahora un nuevo estudio viene a desmontar un mito al respecto: la ansiedad por separación no es menor en hogares donde conviven varios perros, más bien todo lo contrario.

Investigadores de la Academia de Naturopatía Animal en Dürnten, Suiza, querían analizar lo que sucede cuando los perros se quedan solos, tanto en hogares donde solamente hay un can como en otros en los que conviven varios animales. 

Grabaron en video 32 perros en hogares con un solo perro y 45 perros en hogares con varios perros. La rutina en ambos casos era que los animales pasaban parte del día solos. 

Se realizó un muestreo continuo de ubicación, postura, vocalización y varios otros comportamientos, teniendo en cuenta también el sexo de los canes así como si estaban castrados. 

La buena noticia es que en este caso, en general, los perros mostraron poca actividad física así como una baja actividad vocal, independientemente del tiempo que estuvieran solos.

Pero el resto de datos generados por este interesante estudio revelan algo que nos podría resultar contraintuitivo: los machos en hogares con varios perros mostraron una actividad vocal significativamente mayor (aullidos y ladridos). Y los gimoteos no se redujeron por la presencia de sus congéneres.

Estar con congéneres familiares conduce a un mayor nivel de actividad, mientras que las interacciones obvias entre perros fueron notablemente raras.

Los machos se mostraron más propensos a quedarse cerca de la puerta de la casa que las hembras.

 

Y en este estudio no han encontrado ninguna diferencia marcada entre perros castrados o no castrados.

En general, en aquellos hogares donde solamente había un perro los canes se mostraron más tranquilos.

Es por ello que los investigadores concluyen: "No podemos apoyar la opinión de que los conespecíficos familiares puedan facilitar el afrontamiento del estrés por separación. Aunque se necesita más investigación, nuestros datos sugieren más bien lo contrario."

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar