TODOS LOS TEMAS
Perro Urbano

IKEA y los perros: prohibido hasta en Suecia

Compartir

Nos han llegado varios mails de personas quejándose del trato recibido en IKEA al intentar entrar con perro en tiendas de la marca en diferentes puntos de España.

Malos modos y contestaciones un poco extrañas del tipo: "No, no puede entrar porque no lleva al perro en un transportín homologado" (¿?)

Dado que no hay transportines 'homologados' así, en general, -sólo medidas a las que hay que ajustarse para poder subir a un tren o a un avión- ese requisito es imposible de cumplir. Catch 22.

Así que decidimos escribir a IKEA Suecia para aclarar la cuestión. Y esta ha sido su contestación:

No permitimos a nuestros clientes que entren con animales en nuestras tiendas de IKEA. La razón es, entre otras cuestiones, reducir los riesgos de alergia. La única excepción son las personas que necesitan un perro guía.

Pues eso, que si no permiten la entrada de canes en Suecia alegando una razón tan peculiar y manida, entendemos que en el resto del mundo la política de la empresa sueca sea la misma. Aunque hemos encontrado alguna notable y feliz excepción por lo que... seguiremos soñando con que en España, algún día, también nos dejen entrar.

Es, por el momento, solo un sueño porque en IKEA España alegan cuestiones de higiene y "salud alimentaria" para la prohibición: 

"En nuestras tiendas IKEA solamente está permitido el acceso a perros guía (usuarios con discapacidad visual), perros de servicio (usuarios con discapacidades físicas), perros señal (usuarios con discapacidad auditiva) o perros de aviso (dan alerta médica a usuarios que sufran enfermedades como la diabetes o epilepsia, entre otras) que estén debidamente certificados. 

Los perros son tiernos y adorables, pero nuestras instalaciones cuentan con un espacio dedicado a la hostelería, por lo que en nuestra política concurren motivos de higiene y seguridad alimentaria."

Esta última frase contiene algún que otro error de base: la normativa de la hostelería no prohibe la entrada de perros, es normativa municipal habitualmente y lo que suele indicar es que es el dueño del establecimiento quien elige si permite o prohibe el acceso de canes. Y con total facilidad, además, podrían permitir el acceso a la zona de tienda pero no al restaurante, como hacen justamente en Italia.

Porque sí, resulta que en Italia sí se puede ir a Ikea con perro. En Roma, Cagliari, Catania, etc. canes bienvenidos. Esta es la normativa de la tienda de Catania, la misma que se ha hecho famosa porque parece que acoge a algunos canes callejeros en sus instalaciones para que no pasen frío o calor :-)

PD: La foto que encabeza el texto es de Berlín, en Alemania IKEA ha instalado un 'parking para perros' en la puerta de varias tiendas. Una especie de intento por alcanzar un imposible término medio entre prohibido perros y somos dog friendly, algo que en Alemania se da por sentado.

COMENTARIOS

YA TENÍA MANÍA A IKEA, NUNCA HE COMPRADO ALLÍ....PERO AHORA NI ME LO PLANTEARÉ !!

Ikea Alcorcón. Chihuahua asomando la cabeza de su transportín. Me han echado 3 veces. Sólo quería esperar 5 minutos en la línea de caja. Malas formas. Discusiones. Cartel de prohibición enano y NO en todos los accesos. Ahora mismo poniendo una reclamación por su mal trato. Que un amable muchacho entrarà a poner por mi. Dado que yo no puedo pisar su local. Ni volveré a hacerlo ni en esta vida ni en futuras reencarnaciones. Ah. El personal de Securitas se declara "amante de los animales" mientras se comporta como tal.

El otro día (2-Junio - 2017) pude pasear con mi perro y con correa por supuesto, por el IKEA de Verniel - Ginebra, Suiza. Luego de pasear por la tienda, donde vi numerosos canes en la misma situación sin problema alguno, nos dirigimos a la zona de restauración y hice lo mismo que el resto del personal, dejar el perro con mi acompañante junto a la mesa elegida y no pasas con el, a la zona de autoservicio. Justo a mi lado estaba sentada una familia con dos niños que lanzaron alguna patata frita y algún trozo de pan al perro, de lo que deduzco que no era algo extraño para ellos lo del perro. En otras mesas se encontraba personal en las mismas condiciones, con perros de diferentes tamaños. Antes de entrar preguntamos que si se podía acceder con el perro y nos dijeron con cara de asombro que, ¡por supuesto. que si!. Ya he comido en Alemania, Suiza, Francia en restaurantes con mi perro junto a la mesa sin ningún problema, España parece que es diferente y yo pago mi iva reglamentario en la comida del perro, en el veterinario, en la peluquería canina, etc, por cierto en mayor porcentaje que en otros paises. Si la tienda tiene el mismo dueño, vende los mismos productos y los clientes somos lo mismo, solo se me ocurre pensar que el permiso lo da el pagar en Suiza con francos suizos, algo totalmente absurdo. Yo ya he rellenado mi hoja de reclamación y pienso restringir mis compras en IKEA lo máximo posible, espero que cuando seamos mas civilizados pueda viajar en el autobús o en el metro o entrar en una tienda con mi perro, aquí en España, mientras tanto seguiré rellenando hojas de reclamaciones y pagando con disgusto mis impuestos.

Hay que tener poca vergüenza para atraer clientes utilizando el gancho de los perros, cuando en ningún centro IKIEA de España te dejan entrar con ellos. Tras presentar una reclamación del ¿porqué? no puedo entrar en España con ellos cuando me he paseado por IKEA Vernier - Ginebra Suiza con mi perrita e incluso he comido en el restaurante junto a mas personas en la misma situación. La respuesta exacta es, copio literalmente: "Le informamos que cada tienda puede establecer su propia normativa al respecto de la entrada de animales a la misma, en nuestro caso y en todas las tiendas de la península, la normativa es que no se permite animales en los establecimientos" Me pregunto, ¿Cómo habrán hecho la foto del anuncio?, el perro que han utilizado es de cartón. Mi respuesta es: Yo con mi dinero hago lo que me plazca y ustedes no me chulean, la Comunidad Europea ya ha quitado el roaming y si puedo utilizar mi telefono en cualquier pais de Europa libremente, ustedes no me van a tratar como si fuera ciudadano de Expañistán, con su pan se lo coman, la próxima vez que entre en Ikea (España) será con mi perrita en esta o en una futura reencanación. http://www.ikea.com/ms/media/roomsettings/ideas/hallway/201512_idha01a/201512_idha01a_01_PH122470.jpg

None

Ayer, 3 de septiembre, acudía al IKEA de S.S. de los Reyes con mi perro en brazos (tiene menos de 5 Kg) y tras superar unas puertas giratorias en las que había representados unos caballitos muy amigables, subí una escalera mecánica. Cuando llegué arriba, una señora de la empresa de seguridad me dijo que no podía acceder al centro con el perro, ni en brazos, no con trasportín, ni de ninguna otra manera. Le pedí que me indicara donde estaba el lugar para presentar una reclamación y me indicó que en la planta baja al fondo. Descendí, siempre con ella detrás controlando mis movimientos. Según avanzaba, hacia el lugar de reclamaciones, todos y cada uno de los señores de seguridad estaban pendientes de mí, no de otra cosa (no parecía importante la seguridad de las personas ni de las cosas, lo importante era que yo no me distrajera de mi camino). Cogí número para hacer la reclamación, me quedaba un rato, había 15 personas para reclamar por delante de mí. Enseguida llegó un señor de seguridad y me indicó que sacásemos el perro fuera. Le dije que cuando hiciéramos la reclamación saldríamos el perro y nosotros. A los cinco minutos aproximadamente, acudió otra persona que se identificó como el jefe de seguridad del centro y me dijo que sacase al perro, le indique lo mismo, que saldría del lugar de reclamaciones cuando hubiera presentado la reclamación. Tras una agria charla, mi hija salió a la puerta con el perro y esperé a hacer la reclamación. IKEA, pretende dar una imagen de centro amigable, compatible con las ideas de protección del medio, amor a los animales y tolerancia. Pues todo esto es pura imagen: acciones nada acordes con estos conceptos es su modo de proceder. Si una mascota en brazos de su dueño, no es admitida en una tienda de muebles, que sensibilidad se puede esperar de ellos con el medio ambiente y la naturaleza. IKEA debe ser incluido en la lista de centros no amigables con los animales, y que se dejen de pamplinas de armonía, tolerancia y buen rollo. Su propaganda es pura fachada, su actos demuestran su intolerancia y su actitud autoritaria. ¡Actuad en consecuencia!

Mi experiencia al acudir con mi perro a un Ikea: Tengo un perro de 8 kg. No hace falta indicar que tiene un buen comportamiento, de lo contrario no lo llevaría conmigo a ningún establecimiento. Pues me decidí a llevarlo a la tienda Ikea. Para ello lo metí en su transportín y además en un carro de compra. De esta forma no podría ni morder, ni orinar, ni molestar a ningún comprador. Nada más cruzar la entrada el personal de seguridad me indicó la prohibición de entrar con mi mascota. Le pedí que me diera una alternativa, pues yo venía desde lejos y no tenía dónde dejarlo, pero no obtuve respuesta. Dejé al perro con mi pareja, que abandonó inmediatamente las instalaciones y yo me dirigí a escribir la queja correspondiente. Es sorprendente, puesto que además días atrás, había acudido con mi perro a otra gran superficie del bricolaje y no tuve ningún problema, y en esta ocasión lo llevaba sólo con la correa. En fin, me gustaría que se aplicara la tolerancia animal que sería indicativo de una madurez social, me parece que en los tiempos que corremos ya debería estar implantada.

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar