TODOS LOS TEMAS
Perro Urbano

Dormir o no dormir con tu perro, esa es la cuestión

Compartir

Compartir la cama con un perro no es, precisamente, una costumbre moderna (algo que descubrimos gracias a The New York Times): En “Cynegeticus,” un tratado de caza, el historiador y filosofo griego Flavio Arriano, que vivió en el Siglo II, escribió, “No hay nada como una cama calentita y suave para los galgos; pero es mejor que duerman con los hombres -así se encariñan y se sienten felices de estar en contacto con el cuerpo humano."

Eso sí, es evidente que el tamaño importa, y mucho: no es lo mismo compartir el espacio limitado de tu colchón con un Chihuahua que con un Gran Danés, no es igual dormir con un perro que con ocho :-) 

Compartir la cama con un can no es, en sí mismo, ni bueno ni malo. No tiene porqué ser un error y no tiene nada que ver con maleducar al can, debería de ser una elección personal y no, como aún insisten en decir algunos, algo que pondrá en riesgo tu (presunto) liderazgo en la (presunta) manada de tu familia.  

Hay quien prefiere que su can duerma en otra zona de la casa, en su propia cama. Hay quien elige que su perro duerma en el dormitorio, pero de nuevo en su propia cama o incluso dentro de su jaula-transportín. Y hay quien solo está realmente a gusto cuando tiene a uno -o a varios- canes cerquita, sobre la cama aunque eso se traduzca en alguna que otra limitación de espacio :-)

Todas las opciones son igual de correctas, cada cual elige la que más le conviene.

En EEUU acaban de compartir los datos de una encuesta en la que han participado 10.000 humanos perrunos: un 53% duerme con sus canes en la cama y de ellos, 25% dejan que los perros se metan bajo el edredón. Y casi la mitad de los perros... ronca, eso es así.


Para poder elegir, siempre es útil tener información así que aquí repasamos las teorías sobre lo que implica dormir en la cama con nuestro perro.

1. En el pasado, diversos estudios indicaban que dormir con un perro -o varios- podía tener efectos negativos para el sueño de los humanos: generalmente no por una cuestión de alergias, gérmenes o salud, como pudiéramos sospechar, la razón que se suele citar es más prosaica: los perros pueden despertar hasta 23 veces por noche. 

Estos son los datos de un estudio concreto:

30 % de los que duermen con su can se despiertan al menos una vez por culpa del perro, 63% duermen mal y un 5% aceptan que les cuesta volver a conciliar el sueño cuando su can les despierta.

Es decir, si duermes peor, puede ser sencillamente porque tu can te despierta al moverse, al despertarse, etc. Si tienes un sueño tranquilo, puede ser porque tu can no se mueve demasiado o porque, incluso si lo hace, eso a ti no te desvela sino todo lo contrario, te aporta seguridad y calma, como parece sucederle a esta pareja :-)

Y esa fue, precisamente, la conclusión de otro estudio llevado a cabo en mayo 2015 por la clínica Mayo (un centro de estudio del sueño): dormir con tu perro no sólo no es perjudicial para el sueño sino que puede ser beneficioso.

"La presencia de mascotas en el dormitorio puede alterar el entorno en formas que afectarían al sueño. Se recogieron datos a través de cuestionarios y entrevistas a más de 150 pacientes en la el Centro para la Medicina del Sueño de Mayo Clinic en Arizon. 49% tenían animal de compañía y un 41% tenían varios. Más de la mitad (56%) dormían con ellos. De ellos, 20% consideraban que sus perros/gatos les despertaban pero un 41% tenía la opinión contraria: no les causaban ninguna molestia por la noche, más bien lo contrario, dormir con ellos les resultaba beneficioso.

Los pacientes indicaron que dormir con sus animales de compañía les permitía sentirse acompañados, seguros y relajados. 

Esta información no puede ser ignorada: la calidad del sueño está relacionada tanto con los estados físicos como mentales."

 

2. Por supuesto, también hay expertos que desaconsejan dormir con los perros porque pueden ser un foco de zoonosis, de enfermedades que los animales pueden transmitir a los humanos.

Normalmente también explican que, en el caso de perros sanos, es infrecuente pero, aún así, es un riesgo y por lo tanto no conviene obviarlo. Los niños pequeños, las personas que estén enfermas, etc. hay ciertos patógenos transmitidos por los perros que podrían ser peligrosos

Es muy fácil que los canes tenga bacterias y también hongos en sus patas, en algunos casos se han detectado trazas de E.Coli, una bacteria normalmente inofensiva pero que puede producir enfermedades y causar diarrea.

Ante la duda, consulta con tu veterinario.

 

3. Luego están los que justifican la prohibición porque siguen insistiendo en aplicar en la teoría de la dominancia: según ellos, permitir a un perro dormir en la cama es un error porque la cama es el lugar más cómodo de la casa y por tanto está reservado para el líder de la manadaTu perro, advierten, te puede "perder el respeto" porque ya no te verá como su jefe supremo si le permites subir a la cama y dormir contigo.

No es algo del pasado, hace no tanto en SrPerro.com recibimos una nota de prensa en la que se explicaba esto mismo:

"También existe el riesgo de que al dormir con el dueño, la mascota confunda su jerarquía en el hogar, considerándose líder y trate de defender la cama como propia a la hora de querer bajarle o si nos acercamos a él."

Tal y como aclara Alba, responsable de Simiperrohablara.com:

"Dejar dormir a un perro en la cama no tiene nada que ver con perder el liderazgo. Un propietario que comparte cama con su perro no tiene por qué ser un propietario más permisivo ni menos hábil en la educación de su perro.

La proximidad y el contacto físico en momentos de relax es una de las conductas afiliativas (afectivas) que contribuye a reforzar los lazos entre individuos de un grupo social. Hablo tanto de relaciones intraespecíficas (perro-perro) como interespecíficas (perro-persona)."

Ella misma también aclara que en dos casos concretos puede ser desaconsejable dejar al can subir a la cama: perros con hiperapego hacia su dueño o perros que presentan problemas de agresividad por protección de recursos, cuestiones importantes a tener en cuenta (aquí podéis leer la explicación completa en la web de Simiperrohablara.com) pero que no tienen nada que ver con la teoría del líder de la manada.

También nos lo aclara Mary Montero, de Companys Educación Canina:

"Si tuvieras que elegir entre dormir en un trozo de espuma de 5 cm de grueso puesta en el suelo y un colchón de látex con un mullido edredón nórdico encima ¿qué elegirías?. Tu perro no es tonto y siempre buscará dormir en el sitio más cómodo posible. Si puede, siempre elegirá por este orden: la cama, el sofá, su cojín.

 

4. Otro argumento en contra está relacionado con Cupido y es el que esgrimen algunos terapeutas de pareja: si tú tenías perro y después llegó tu pareja y sigues compartiendo la cama con tu perro: es fácil que tu pareja sienta que celos. 

Esta ilustración de Kelly Angel representa con humor las noches para algún que otro humano :-)

 

Como veréis por esta tabla el porcentaje de gente que duerme con su perro va desde el 14% en el Reino Unido al 45% en Holanda... pero estos datos son de hace ya unos años, indudablemente ahora serán mucho mayores.

PD Y en cualquier caso, hay que ver lo que relaja ver a un perro y a un niño dormir así... 

Theo y Beau (luego también acompañados por Evie) cautivaron a medio mundo con sus siestas cotidianas y adorables.

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar