TODOS LOS TEMAS
Educación canina

Perros detectores de cáncer de mama demuestran una eficacia cercana al 100%

Compartir

Desarrollar una técnica de detección del cáncer de mama sencilla, económica y no invasiva: ese es el objetivo del proyecto KDOG que, desde hace ya unos cuantos años, entrena a perros para que puedan lograrlo a través del olfato.

Y es que se ha comprobado que la piel de las mujeres afectadas por cáncer de mama desprende olores específicos, unos compuestos orgánicos volátiles (COV) cuya composición cambia por la presencia del tumor. Los canes entrenados pueden detectar la presencia de un tumor simplemente olfateando toallitas que han estado en contacto con la piel y el sudor de las mujeres.

Tras las primeras pruebas, cuyos resultados fueron tremendamente positivos, como podréis ver un poco más abajo, el proyecto sigue en marcha: ahora hay cinco perros que forman parte de KDOG, dos ya entrenados y tres que están en proceso de serlo en colaboración, siempre, con el l’Institut Curie.

Como parte del estudio preliminar lde KDOG llevado a cabo en el Instituto Curie de París, dos perros, dos Malinois, fueron entrenados para detectar el cáncer de mama a través de su olfato. Tras seis meses de pruebas, en 2017 se presentaron los resultados: la eficacia en la detección ha sido superior al 90% en una pasada y cercano al 100% tras dos pasadas. 

El estudio inicial seha ampliado con más perros y más pacientes y está previsto que ofrezcan nuevos datos en 2022.

Es, explica Isabelle Fromantin, la principal impulsora del proyecto, algo que sería de gran utilidad en países en vías de desarrollo donde no hay medios y donde un perro debidamente entrenado permitiría detectar cánceres de manera precoz y, así, salvar vidas.

 

Las células cancerígenas de un tumor de mama generan un olor particular, por eso es posible -como en otros tipos de cáncer- entrenar a perros para que enfoquen su potente olfato y puedan distinguir ese olor concreto.

Es lo que han comprobado en la práctica en el Instituto Curie a través de un estudio con 130 voluntarias

Las pacientes debían poner una toallita contra su cuerpo durante una noche y al día siguiente Thor y Nikios, los dos canes que participan en el programa Kdog, tenían que oler esas toallitas y determinar si esa persona tenía cáncer.

 

Se trata de una técnica sencilla, barata no invasiva y, además, particularmente fiable: las narices perrunas han logrado, tras dos "pasadas", una eficacia del 100%. 

Como explican en facebook los responsables del estudio, tras los seis meses de prueba se ha confirmado que, efectivamente, el cáncer de mama tiene un olor concreto y esos compuestos atraviesan la piel e impregnan la toallita, que es lo que los perros olfatean, puesto que ellos no han estado nunca en contacto con las mujeres que han participado en el estudio.

Resultados

 

El estudio clínico continúa en marcha. La idea es que participen 1000 mujeres entre 2018 y 2021. Y ya son 5 los perros que participan en total. Los resultados estarían disponibles en 2022.

 

Como explican los responsables de KDOG: la segunda etapa busca que este método de detección tan fiable y simple, además de económico, pueda ser utilizado en países donde no hay acceso a hospitales con grandes medios, donde una mamografía es inviable. 

Los perros harían posible la detección de un cáncer de manera temprana, algo que siempre redunda en que el tratamiento sea viable: los perros y su poderoso olfato serían clave para salvar vidas humanas. Podéis seguir las novedades sobre KDOG en su facebook.

 

 

Te puede interesar

¿Cómo puede un perro detectar el cáncer?

 

 

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar