TODOS LOS TEMAS
Educación canina

Educando perros y humanos: el refuerzo positivo

Compartir

En SrPerro tratamos de fomentar al máximo la educación canina en positivo, incluso la educación humana en positivo, que así a lo mejor lo entenderemos todos por aquello de la empatía. Premiando los comportamientos que queremos fomentar en nuestros canes y, ejem, ya puestos en ciertos humanos, conseguimos que se repitan en el futuro.

Juegos nada recomendables: no utilices un puntero láser para "cansar" a tu perro

Esa es la idea. Aunque también viene bien recordar que lo que no se puede reforzar es aquel comportamiento que nunca se ha producido, vamos que no es magia. No puedes conseguir que alguien te regale rosas si lo más que ha hecho en el pasado es decirte hola. Y los canes aprenden por etapas, igualmente.

Sólo puedes premiar algo que sucede, aunque sea el primer paso hacia un algo más grande.

El refuerzo positivo como técnica le debe mucho al trabajo de Skinner. Es un método de adiestramiento que no sólo funciona con los canes...

Mirad, si no, las aventuras de Sheldon con Penny en este viejo episodio de Big Bang Theory (aquí podéis ver la versión doblada).

Los bombones surten efecto. El sexo, evidente, aún más rápido. Aunque no siempre y no con todo el mundo, que igual que en el universo canino, no todos somos sensibles a según qué premio, según qué refuerzo positivo. Los bombones llegan a empalagar y hay individuos con los que no te juntarías ni en una isla desierta.

La clave -como bien saben los buenos educadores caninos- está en encontrar el mejor incentivo para cada uno y en saber dosificarlo en el momento preciso, tanto con los perros como con los humanos.

Algunos responden antes si el premio es comestible, otros prefieren un juguete y los hay que son felices con unas caricias o las alabanzas ante el trabajo bien hecho. Y no sólo los perros.

El cumplido de tu pareja cuando recuerdas una fecha señalada, la palmada en la espalda de tu jefe en el trabajo, la chuche para el niño que se ha portado bien... son refuerzos positivos en potencia, pequeños incentivos para que eso mismo vuelva a suceder.

Manipular, dirán muchos, y hasta cierto punto es cierto. Pero lo hacemos de forma inconsciente todos los días, incluso a nosotros mismos (esos pequeños o grandes premios que nos hacemos al conseguir esto o aquello...). Casi mejor entender las reglas.

Para ello, nada cómo leer el libro de Karen Pryor ¡No lo mates... enséñale!: El arte de enseñar y adiestrar.  Lo podéis encontrar, entre otros sitios, en la web de Tiendanimal.

Es tan divertido como útil. Ofrece pistas prácticas para los que están educando a un cachorro o para los que querrían enseñar a su can a hacer trucos como los de Uggie, para los que quieren conseguir que su hijo adolescente meta la ropa en la lavadora o ayude a poner la mesa.

Pryor es una de las mayores expertas en el uso del clicker para educar a los animales con refuerzo positivo. Ha creado escuela.

Eso sí, ella misma admite que utiliza sus conocimientos constantemente en el día a día, hasta para conseguir que las charlas con su madre sean más amenas. El libro contiene incontables pistas sobre cómo motivarnos a nosotros mismos o a los demás.

De hecho, el trabajo de Karen Pryor marcó un antes y un después en la educación canina pero su influencia no ha podido contrarrestar el efecto de la TV y de ciertos programas que han vuelto a relanzar la teoría de la dominancia con fuerza, nunca mejor dicho.

En este vídeo Victoria Stilwell y Jennifer Arnold hablan sobre la importancia del refuerzo positivo y explican los peligros de otros métodos que, por el contrario, deberían pasar a la historia pero que aún, por desgracia se utilizan, incluso en programas de TV.
 

En este otro artículo -en inglés- de Pat Miller explica el proceso, incluyendo todo lo relativo a la dominancia y al macho alfa.

PD: Aunque la teoría que explica Pryor es relativamente sencilla, la práctica no lo es tanto así que siempre se puede recurrir -en el caso de los perros- a los servicios de algún profesional, de un educador canino en positivo.

Esta charla de Pat Educadora canina habla de muchas otras cosas pero seguro que os resulta interesante:

 

 

PD: En la foto, Tía posa ante un mural de Dingo Perro Mudo. Ella ha aprendido a posar con mucha chuche de por medio :-)

Te puede interesar

Educación canina en TVE: profesionales de la etología muestran su preocupación ante los métodos y consejos de Borja Capponi

¿Cuánto rato al día dedicas a jugar con tu can? La importancia del juego para los perros, y los humanos

Los juegos felices de un perro ciego (y cómo ayudar a canes que han perdido la vista)

El tamaño no importa si hablamos de educación canina: El Síndrome del Perro Pequeño

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar