TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

Tu perro te quiere (ayudar): la empatía y la conducta prosocial en los canes

Compartir

La empatía de los perros hacia sus humanos no es nueva pero el reciente estudio que han llevado a cabo Emily M. Sanford de la Universidad Johns Hopkins y Julia Meyers-Manor de Ripon College muestra que los canes son capaces de pasar a la acción -para intentar ayudar o consolar a su dueño- además de demostrar empatía. Es decir, muestran un comportamiento prosocial hacia sus humanos.

La empatía perruna en acción: diversos experimentos muestran cómo nos leen los canes

El objetivo de este estudio en el que han participado 34 binomios de perro-humano era comprobar si los perros tienen una naturaleza prosocial y empática. 

16 de esos perros eran perros de terapia y una de las conclusiones tiene que ver con ellos: resulta que estos canes que han sido debidamente entrenados para ayudar a los humanos ¡tienen la misma probabilidad de demostrar empatía que los demás perros!

Los experimentos se desarrollaron en dos habitaciones contiguas separadas por una puerta transparente que estaba cerrada (pero que, como veréis en el vídeo) se podía abrir si los perros empujaban.

Los investigadores indicaban a las personas que gimotearan y lloraran, pidiendo ayuda con angustia. Y en el segundo experimento, que que tararearan una canción y dijeran con mucha calma la palabra ayuda.

Durante todo el proceso se monitorizó el ritmo cardiaco de los perros así como otras constantes.

Lógicamente, lo que llevó a los perros a abrir la puerta con más rapidez fue el llanto de sus dueños.

"Esperábamos encontrar que los perros abrirían la puerta más a menudo si su dueño lloraba que si estaba cantando. Pero no fue así: aproximadamente la mitad de los perros abrieron la puerta, independientemente de la condición en la que se encontraban, lo que nos dice que los perros en ambas condiciones querían estar cerca de sus dueños", explica Julia Meyers-Manor.

"Pero cuando analizamos la rapidez de los perros que sí abrieron la puerta encontramos una gran diferencia: en la condición de llanto, los perros tardaron un promedio de 23 segundos para abrir la puerta, mientras que en el control, tomaron más de un minuto y medio."

Y los investigadores pudieron comprobar que los canes que abrieron la puerta estaban, de hecho, menos estresados ​​de lo que estaban durante las mediciones iniciales, lo que indica que aquellos que podían suprimir su propia angustia eran los que podían entrar en acción.

Por lo tanto, el estudio muestra que los perros no solo sienten empatía hacia las personas, sino que en algunos casos también actúan sobre esta empatía y que esto sucede especialmente cuando son capaces de suprimir su propio nerviiosismo y pueden centrarse en la angustia del ser humano involucrado.  

"Parece que adoptar el estado emocional de otra persona a través del contagio emocional no es suficiente para motivar una respuesta de ayuda empática, de lo contrario, los perros más estresados ​​también podrían haber abierto la puerta", explica Meyers-Manor.

Tal y como aclara esta profesora asociada de psicología, para comportarse con empatía hacia otro individuo, uno no solo debe ser consciente de la angustia de otra persona, sino que también ha de reprimir su propio estrés lo suficiente como para ayudar. Este patrón se ha visto en los niños: los más empáticos son los que tienen la habilidad de regular sus propios estados emocionales lo suficiente como para brindar ayuda. Y es justamente lo que hicieron los canes.

Ls dieciséis perros de terapia en el estudio ofrecieron un comportamiento muy similar al de los demás perros. Según Meyers-Manor, esto puede deberse a que los perros de terapia, a pesar de lo que la gente pueda pensar, no poseen rasgos que los hagan más atentos o receptivos a los estados emocionales humanos pero sí requieren habilidades basadas más en la obediencia que en la vinculación entre humanos y animales.

 

Te puede interesar

Los perros se "contagian" de los estados emocionales de sus dueños

¿Cómo nos quieren los perros? Un test de cinco pruebas y las claves científicas

Los perros reconocen la felicidad en las caras humanas más que cualquier otra emoción

Los perros huelen el miedo y la felicidad de los humanos y esto afecta su comportamiento

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar